Cuerpo

¿Qué es la inmunoterapia? ¿Qué tan tóxica puede resultar?

David G. Vallejo Escamilla 05 / Oct / 18
Esta terapia ha revolucionado el tratamiento de múltiples tipos de cáncer, que recientemente fue galardonada con un premio Nobel de Medicina

La última entrega de los premios nobel ha dejado a todos con una pregunta: ¿Qué es la inmunoterapia? La inmunoterapia son las técnicas que facilitan a nuestro sistema inmune el reconocer y eliminar las células tumorales en nuestro cuerpo. Los trabajos de los Dres. James Allison y Tasuku Honko han desencadenado el potencial de estas terapias con casos de éxito que cada día suman a más personas. Aunque la inmunoterapia está revolucionado el tratamiento de múltiples tipos de cáncer, aún es una terapia en experimentación. Actualmente, sólo el 20% de los pacientes responde a las inmunoterapias y los efectos secundarios pueden ser altamente tóxicos. Por lo que es importante entender de qué depende el éxito de estas terapias. A continuación, detallamos los puntos más relevantes y las barreras para estas terapias.

1. La capacidad de nuestras células inmune para detectar células tumorales
La respuesta a la inmunoterapia depende en gran parte de la capacidad de nuestras células para detectar el tumor que crece en el cuerpo. Una vez que el tumor ha sido detectado, las células del sistema inmune emplean diferentes mecanismos para eliminar a las células dañadas. Pero, el cáncer siempre va unos pasos más adelante. Debido a que las células tumorales son nuestras células (pero dañadas) es muy complicado para el sistema inmune detectarlas como un peligro para el cuerpo. Es necesario que existan diferencias entre las células sanas y las células tumorales para darle un blanco al sistema inmune. Diversos grupos de estudio en el mundo están buscando estas diferencias, con el objetivo de dirigir al sistema inmune contra el tumor y eliminarlo.

2. Las células inmunes deben superar un ambiente de supresión y competencia
Una vez establecidas, las células tumorales establecen un “espacio libre” de células inmunes activadas. Esto lo llamamos supresión. Esta supresión evita que las células tumorales sean eliminadas por las células inmunes mediante diversos mecanismos. Uno de los mecanismos que más conocemos es el “agotamiento” de nuestras células inmunes.
Imaginemos que el tumor es una fiesta, nosotros somos las células inmunes. Salimos de nuestras casas preparados y frescos, tomamos la vía más rápida hasta donde se ubica el tumor. Al llegar, podemos percibir una diferencia en el aire lo que nos hace difícil respirar. Nos acercamos a dónde se encuentra toda la gente, pero no podemos reconocer a nadie por lo que decidimos ir hacia la barra y pedir una bebida. Al terminar la bebida, decidimos entrar al grupo de gente. Sin embargo, con cada paso, nos sentimos más pesados y desorientados. Probablemente, la bebida tenía algo que nos está afectando. Para el momento en que entramos al grupo de gente, ya no entendemos que hacemos ahí.
 

James Allison y Tasuku Honko ganaron el premio Nobel de Medicina 2018, sus investigaciones han desencadenado el potencial de estas terapias con casos de éxito que cada día suman a más personas
Foto: James Allison / EFE

A modo de analogía, el párrafo anterior explica por lo que pasan nuestras células al entrar al tumor. El ambiente que rodea al tumor se encuentra privado de oxígeno y nutrientes debido a la rápida división de las células tumorales. Además, la matriz extracelular -el líquido que rodea a las células- del tumor tiene una alta concentración de moléculas que bloquean los receptores de las células inmunes e impiden que estás puedan eliminar las células dañadas. La competencia por oxigeno y nutrientes y los mecanismos de supresión son dos barreras importantes a superar para aumentar la efectividad de las inmunoterapias.

3. Las variaciones en los factores individuales de cada paciente
El control del cáncer por inmunoterapia depende y es regulado por diversos factores individuales como el estado general del sistema inmune del paciente o la presencia de mutaciones que afecten el reconocimiento de las células tumorales. Las aplicaciones de la inmunoterapia han revelado un nivel inesperado de variabilidad entre individuos. Esto indica que el éxito de la terapia depende de factores heredables (genética) y ambientales (epigenéticos). Por ejemplo, la presencia de bacterias específicas en el intestino se asocia a una mejor respuesta a la terapia. Enfermedades del sistema inmune como SIDA o un estado de inmunodepresión (baja respuesta del sistema inmune) afectan también la respuesta de un paciente a este tipo de terapia. Muchos esfuerzos se han dedicado para identificar señales o indicadores para pronosticar los efectos de la inmunoterapia en cada paciente. Estas investigaciones revelaron una gran cantidad de obstáculos que dificultan la distribución de nuevos medicamentos y protocolos para toma de decisiones. Aún resta enfrentarnos a la alta diversidad genética, epigenética e inmunológica de los tumores y a su inquietante capacidad de evolucionar.

En conclusión, la búsqueda por nuevas alternativas de tratamiento aún continúa. Aunque existe un progreso considerable, aún es necesario desarrollar herramientas que nos permitan obtener mayor información sobre cada paciente, con el objetivo de brindarle el mejor tratamiento.

Temas relacionados
Autor: David G. Vallejo Escamilla
Estudiante de la Licenciatura en Investigación Biomédica Básica con experiencia de siete años en diversos laboratorios de la Universidad Nacional Autónoma de México. Asistente de la Dirección de Investigación del Instituto Nacional de Cancerología y miembro activo del Colegio Mexicano para la Investigación del Cáncer (C-MIC).
Referencias:
1. Galluzi, L. Chan, T. Kroemer, G. Wolchok. J. López-Soto, A, The hallmarks of successful anticancer immunotherapy. Science Translational Medicine. (2018),2. Yan, Y, Cancer immunotherapy: harnessing the immune system to battle cancer. The Journal of Clinical Investigation. (2015)
Rizvi, N.Hellmann, M. Snyder, A,Kvistborg, P. Makarov, V. Havel, J. Lee, W.Yuan, J. Wong, P. Ho, T. Miller, M. Rekhtman, N. Moreira, A. Ibrahim, F. Bruggeman, C. Gasmi, B. Zappasodi, R. Maeda, Y. Sander, C. Garon, E. Merghoub, T. Wolchok, J. Schumacher, T. Chan, T, Mutational landscape determines sensitivity to PD-1 blockade in non–small cell lung cancer. Cancer Immunology (2015).