Cosmos

2069: Así se celebrarán los 100 años del alunizaje de Armstrong

Federico Kukso 19 / Jul / 19
Los festejos por el aniversario de la llegada del ser humano a la Luna impulsaron la nostalgia. Pero también motivaron la imaginación: así piensan ingenieros y científicos que será la vida lunar en cincuenta años

Comienza un nuevo día en el siglo XXI. La más reciente estimación de la población mundial ronda las 12 mil millones de personas y mil millones de robots. Los blancos son una minoría en Estados Unidos. El cambio climático se agudiza hora a hora: los ciclones tropicales están causando estragos en el Mediterráneo. En Nueva York, se levantan barrera contra las inundaciones

Casi la mitad de la selva amazónica ha sido ya arrasada. La intensidad de las precipitaciones se ha incrementado un 20 por ciento y las temperaturas medias globales han aumentado en tres grados. Los refugiados climáticos se desplazan en masa buscando nuevos sitios a los cuales llamar hogar.

Hace décadas que China se alzó como la nueva potencia mundial gracias al increíble poder de la inteligencia artificial. Los vehículos autónomos dominan las carreteras. Las operaciones mineras en el océano profundo se han multiplicado. 

Los humanos se están fusionando íntimamente con las máquinas —implantes cerebrales, prótesis biomecánicas, órganos cultivados en laboratorios— a tal ritmo que no se sabe ya cuánto hay de artificial y cuánto de natural en un individuo. 

whatsapp_image_2019-07-19_at_5.11.10_pm.jpeg
Base lunar | Ilustración: ESA

Gracias a la popularización de la edición genética, parejas de millonarios eligen cómo quieren que sean sus hijos antes de nacer: superatletas (para competir en los Juegos Olímpicos Transhumanos), longevos, resistentes a enfermedades.

Han pasado exactamente cien años desde que Neil Armstrong se empujó de la escalinata del módulo Aguila y estampó la huella de su bota izquierda en la superficie lunar. Todos saben que no es un aniversario cualquiera por lo que será celebrado en las colonias lunares con raciones extra del plato más popular: hamburguesas de carne in vitro. 

La población local —adaptada hace tiempo con bioimplantes para soportar la gravedad lunar— espera un aluvión de turistas que recorrerán el sitio de aterrizaje de la Apolo 11, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. 

Los visitantes caminarán alrededor del módulo lunar y verán las famosas huellas dejadas por los astronautas, así como las bolsas de comida, orina y excrementos. Sin embargo, aunque la nave espacial está perfectamente conservada, algunos se decepcionarán: la bandera estadounidense ha sido blanqueada desde hace mucho tiempo por la radiación UV en la superficie lunar.

whatsapp_image_2019-07-19_at_5.18.25_pm.jpeg
Base lunar | Ilustración: ESA

La colonización lunar

Nadie puede realmente garantizar el futuro”, dijo alguna vez Henry Ford II, nieto del famoso magnate de la industria automotriz. “Lo mejor que podemos hacer es evaluar las posibilidades, calcular los riesgos involucrados, estimar nuestra capacidad para lidiar con ellos y luego hacer nuestros planes con confianza".

Los aniversarios tienen cierto efecto hipnótico en los seres humanos. Todos los días se celebra un nuevo año de una hazaña, un hito, un logro que cambió para bien o para mal el camino histórico de la humanidad. Aunque son los aniversarios “redondos” —aquellos terminados en cero- los que más nos conmueven: sirven no solo para recordar lo conseguido —y a la distancia ver el evento en perspectiva— sino también para dejar suelta la imaginación y trazar una especie de ruta hacia lo que está por venir, por ejemplo vislumbrar cómo será el año 2069.

luna3_0.jpeg
Paseo en la Luna | Foto: ESA

Hoy, a medio siglo del alunizaje, se aceleran —otra vez— los sueños expansivos de la humanidad. Agencias espaciales y empresas privadas apuntan una vez más a la Luna, preparando el escenario para viajes más ambiciosos hacia el espacio profundo. 

Los grandes proyectos de exploración no solo se concretan con dinero e intrépidos que desafían los límites de lo posibles. También sos impulsados por sueños desatados e ideas ambiciosas. Y el espacio siempre convoca. 
 

David Parker, director de exploración humana y robótica de la Agencia Espacial Europea, por ejemplo, prevé que para el aniversario número cien de la misión Apollo 11 ya habrá bases instaladas en la Luna. Y compara la próxima colonización lunar con la exploración antártica a comienzos del siglo XX: "Ahora nos estamos preparando para establecer bases científicas en la Luna, al igual que tenemos bases en la Antártida".

Es decir, colonias frecuentadas tanto por científicos como turistas de un gran número países, un sitio difícil de llegar como el continente blanco, pero no imposible si se cuenta con el dinero o el respaldo del gobierno adecuado.

Pero la Luna no es solo vista como el séptimo continente, una nuevo territorio a conquistar. "La Luna es como un museo del pasado Sistema Solar", dice Parker. "Su superficie probablemente está compuesta por materiales que datan de la formación de nuestro vecindario cósmico. La última vez fuimos a la tienda de regalos, la próxima vez nos quedaremos a explorar".

Mira nuestra galería de las fotografías de la Luna tomada por la misión Apolo 17:
Alt
Panorámica de la Luna tomada por la misión Apolo 17 | Foto: NASA
Alt
Panorámica de la Luna tomada por la misión Apolo 17 | Foto: NASA
Alt
Panorámica de la Luna tomada por la misión Apolo 17 | Foto: NASA
Alt
Panorámica de la Luna tomada por la misión Apolo 17 | Foto: NASA
Alt
Panorámica de la Luna tomada por la misión Apolo 17 | Foto: NASA

Un pueblito en la Luna

Cuando, hace 50 años, Neil Armstrong dejó caer su humanidad en la desolada superficie lunar infectó al mundo de asombro, orgullo y fascinación ante las posibilidades que por entonces se creía que se abrían. Medios como The Economist escribieron: “El hombre, desde este día en adelante, puede ir a donde quiera que en el universo su mente lo desee y su ingenio lo consiga... a los planetas, más temprano que tarde, el hombre ahora está seguro de ir”. 

Pero nada de eso ocurrió. Le dimos la espalda al espacio. Y los ratings se desplomaron alunizaje tras alunizaje. Sólo 571 personas han viajado al espacio; y desde 1972 nadie se ha aventurado mucho más lejos que las diversas estaciones espaciales que han orbitado el planeta (Skylab, Mir, la Estación Espacial Internacional, las estaciones chinas Tiangong).

El desarrollo de nuevas tecnologías, el desplome de los costos y el despertar de nuevas ambiciones chinas e indias y de una nueva generación de empresarios megalómanos se combinan para abrir un nuevo panorama. 

En un momento en que la crisis climática se agudiza, el espacio ofrece una razón sorprendente para el optimismo. Estados Unidos planea volver a la Luna en 2024 con su programa Artemisa. Otras agencias como la europea, la india, la japonesa y la rusa tienen pensado bombardear a nuestra vecina con sondas robot. “El futuro de la exploración espacial es robótico”, señala Anatoly Petrukovich de la Academia Rusa de Ciencias. “Incluir al humano aumenta el precio 10 veces”.

Las empresas privadas no quieren quedarse afuera de la nueva megalópolis lunar. Como confirmó el ingeniero Johann Dietrich Wörner, director general de la Agencia Espacial Europea, ya hay conversaciones para la construcción de lo que llama un "Pueblo lunar".

whatsapp_image_2019-07-19_at_5.16.20_pm.jpeg
Base lunar | Ilustración: ESA

Incluso ya se discute dónde se instalará: como escribió el ingeniero espacial estadounidense Robert Zubrin en su libro The Case For Space, debería ser en uno de los polos lunares, donde las cimas de las montañas son permanentemente bañadas por la luz del sol, fundamental para el abastecimiento de energía. El agua potable se podría extraer del hielo que albergan los cráteres, producto de miles de millones de años de impactos de cometas.

Y también podría usarse para regar cultivos en invernaderos lunares. Un estudio realizado por científicos holandeses en 2014 demostró que las zanahorias y los tomates pueden crecer en un suelo similar al suelo rocoso y polvoriento que cubre la luna.

Los cálculos de Zubrin sugieren que la primera base lunar tendría un costo de construcción de siete mil millones de años y tardaría siete años en desarrollarse. A partir de entonces, se necesitarían 250 millones al año para mantenerla.

plantaslunares.jpeg
Base lunar donde se aprencian los invernaderos lunares | Ilustración: ESA

Bernard Foing, científico de la Agencia Espacial Europea y líder del concepto de base lunar "Moon Village" (Pueblo lunar), sueña con que para 2030 haya hasta 10 astronautas en la Luna, cada uno de los cuales pasará seis meses antes de regresar a la Tierra.

Por su parte, la Agencia Espacial Rusa Roscosmos ha confirmado que planea imprimir en 3D estructuras en la superficie de la Luna para el año 2040. El plan es utilizar material en el lugar, como el regolito lunar que cubre la superficie de la Luna.

Eventualmente, la Luna podría llegar a tener hasta ciudades subterráneas dentro de los tubos de lava recientemente descubiertos que podrían proteger a los colonos de la radiación espacial.

whatsapp_image_2019-07-19_at_5.17.34_pm.jpeg
Base lunar | Ilustración: ESA

Una puerta a las estrellas

Las iniciativas se multiplican día a día. La NASA, la ESA y el resto de agencias que cooperan actualmente en la International Space Station desplegarán la Deep Space Gateway, una estación que orbitará la Luna.
 
Al igual que un refugio de montaña, brindará un lugar para abastecerse de suministros para astronautas en ruta a destinos más distantes. Los primeros de los seis módulos se lanzarían en 2022 y se piensa que funcionará también como laboratorio para realizar investigaciones científicas, un depósito para abastecerse de suministros y combustible, un centro de transmisión de comunicaciones e incluso como parada o lanzadera para una futura misión tripulada a Marte.

whatsapp_image_2019-07-19_at_5.13.05_pm.jpeg
Ilstración de la estación que orbitará la Luna | Foto: ESA

Turistas en el espacio
 

Con las décadas la Luna se irá poblando. Con qué tipo de personas no se sabe muy bien.

"Hombre rehecho para vivir en el espacio", imaginaba un artículo publicado en la revista Life el 11 de julio de 1960 en el que se detallaba cómo los próximos exploradores espaciales serían cyborgs, individuos parte humanos, parte máquinas, más adaptados para pasar largos períodos de tiempo en las difíciles condiciones de la superficie lunar.

David Parker de la ESA no cree que sea algo descabellado: "En 50 años, humanos, robots y cyborgs viajaremos a la Luna: la fusión de la tecnología con nuestro cuerpo (transhumanismo) será crucial para la exploración espacial". 

whatsapp_image_2019-07-19_at_5.14.16_pm_0.jpeg
Ilustración del transhumanismo | Foto: Especial

A Thomas Zurbuchen, administrador de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, le agrada la idea de tener un traductor universal al estilo de Star Trek pegado al oído de una persona. 

La analista Namrata Goswami predice que para 2069 una base lunar china estará completamente funcional: "Unos 50 habitantes permanentes supervisarán a miles de robots trabajadores y a cientos de turistas lunares. China enviará sondas desde la base lunar a Marte y más allá, así como al cinturón de asteroides de los cuales extraerá metales concentrados".

No es algo tan disparatado. La compañía SpaceX ya vendió los primeros tickets para su viaje lunar: el multimillonario japonés Yusaku Maezawa, fundador de la cadena de ropa Zozotown, planea llevar a un grupo de artistas para un proyecto que bautizó "Dear Moon".

Consistiría en un viaje de ida y vuelta pero sin aterrizar ni entrar en órbita. SpaceX dice que podría suceder alrededor de 2023 usando la nave espacial Starship que están construyendo.

"En 50 años, la gente viajará a la Luna de vacaciones y volverá a la Tierra", dice Wu Ji, ex director general del Centro Nacional de Ciencias del Espacio de la Academia de Ciencias de China, quien concibe a nuestro satélite natural como nuevo centro turístico.

whatsapp_image_2019-07-19_at_5.15.15_pm_0.jpeg
Rumbi a la Luna | Foto: ESA

Según este investigador, el principal objetivo de China en el espacio durante la próxima década consiste en construir una estación espacial propia en órbita alrededor Tierra. "Terminará en 2022 y durará 10 años. No contemplamos enviar un astronauta en el corto plazo. Aunque creemos que para el año 2035, habrá un chino en la Luna", asegura. "No tenemos prisa. No estamos en competencia con nadie. Así que vamos paso a paso".

Ni los Estados Unidos ni China firmaron el llamado "Acuerdo de la Luna" de 1979, que incluye el compromiso de que todos los recursos lunares —como los de los fondos marinos de la Tierra— son parte del "patrimonio común de la humanidad". Sin embargo, ambas naciones renunciaron a la apropiación del territorio extraterrestre y el uso de armas en el espacio, bajo el "Tratado del Espacio Exterior" de 1967, un acuerdo considerado frágil y que en cualquier momento podría romperse.

Aún así, la Luna será en unas décadas un espacio culturalmente diverso. "En la Tierra, seguiremos por redes sociales lo que los habitantes hacen en la Luna", imagina la arqueóloga espacial Alice Gorman. "Podríamos cansarnos de escuchar a las personas contar sus anécdotas lunares. La Luna será como pensar en la Antártida. Un lugar remoto, pero que sigue siendo parte de nuestro mundo".

Autor: Federico Kukso
Periodista científico independiente. 2015-16 Knight Science Journalism Fellow at MIT. Escribe sobre ciencia, tecnología y cultura para publicaciones como La Nación (Argentina), Undark (MIT), Muy Interesante Argentina, Agencia Sinc (España), Scientific American (Estados Unidos), Brando, Le Monde Diplomatique, Suplemento Soy de Página 12 (Argentina), Bank Magazine, entre otras. Fue editor de las secciones de ciencia en diarios como Página 12, diario Crítica de la Argentina y subeditor de la sección Ideas en la Revista Ñ (Clarín). Autor de los libros: Todo lo que necesitás saber sobre Ciencia y Dinosaurios del fin del mundo, entre otros.