5 cosas sorprendentes que no sabías de la Tabla Periódica

También sucedió que, al respetar el parecido químico quedaron algunos huecos. Por ejemplo, en la cuarta columna, después del Zn con masa igual a 65.2 debería seguir el arsénico, As, con masa 75. Sin embargo, el As no se parece ni a los del renglón del boro, B, y el aluminio, Al, ni a los del renglón del carbono, C, y el silicio, Si.
 
Mendeléiev simplemente dejó los huecos y acomodó al arsénico en el renglón del nitrógeno, N, y el fósforo, P, que a esos sí se parece. Además, Mendeléiev se dio el lujo de estimar la posible masa atómica del elemento faltante en el renglón del carbono y el silicio: sumó las masas de los dos de al lado y el resultado lo dividió entre dos.

                               ¿Cuál era el objetivo de la Tabla Periódica de los Elementos?

Mendeléiev incluyó esta tabla en su libro de texto Principles of Chemistry precisamente como una herramienta pedagógica que ayudara a sus alumnos a predecir la reactividad de los elementos (con cuáles era más probable que reaccionara, con cuáles no, qué formulas tendrían las sustancias así producidas, etcétera). 

Lo que ocurrió fue que no solo ayudó a sus alumnos de aquel entonces, sino que sirvió para que todos los estudiosos de la química también de las siguientes generaciones (hasta la fecha y para siempre) pudiéramos darnos una idea de cómo van a reaccionar las sustancias con solo voltear a ver la tabla periódica y ubicar los elementos que nos interesan. Esta es la verdadera aportación de Mendeléiev y la real trascendencia histórica de la tabla periódica.

Mendeleev abrió un enorme horizonte de investigación: dio tanta información y tanta claridad que todo el mundo se puso a investigar y a tratar de entender las reacciones químicas; es decir, generó una revolución científica. A la fecha, no hay un solo químico que no tenga a la mano una Tabla Periódica para hacer su trabajo. Esta herramienta, tan útil, es nuestro faro. En su momento sirvió para organizar la Química que se conocía y, después, para proyectar la investigación y el conocimiento en esta ciencia.

a12im1.jpg
Viñeta de Mendelèiev | Crédito: Woodrow Wilson National Fellowship Foundation

                             ¿Cuántas sustancias químicas existen?

El propio Mendeléiev menciona que el concepto elemento químico tiene dos significados. En efecto, tiene el de sustancia simple (o sustancia elemental), pero también tiene el de entidad simbólica que sirve para representar a átomos del mismo tipo.

En la actualidad se tienen registradas más de 145 millones de sustancias químicas. De todas ellas, solo 118 son sustancias elementales, es decir, sustancias que solo están constituidas por átomos del mismo tipo, o sea, del mismo elemento. Todas las demás son sustancias compuestas por átomos diferentes o, dicho de otro modo, compuestas por distintos elementos. 

Probablemente, tú, amable lector, ahora que lees este artículo, si miras a tu alrededor, te encontrarás con que todo lo que hay (excepto tú y el aire que respiras), todo lo que observas, está hecho de algún material artificial, es decir, hecho por el ser humano:  la pantalla de tu celular, la tela de tu ropa, los pigmentos de las cosas coloridas, el plástico de varios objetos, el metal de otros tantos, etcétera. Todos esos materiales y sustancias fueron fabricados en la industria mediante la aplicación de las reglas del juego de la química.

                            ¿Cuál es el campo de estudio de la química?

La química es la ciencia que estudia todo lo relacionado con aquellos procesos en los que se obtienen unas sustancias a partir de otras. Es decir, mediante la química, hemos aprendido a fabricar nuestras propias sustancias y materiales. La química nos proporciona los conocimientos para saber qué sustancias hay que poner en contacto, qué disolventes se deben utilizar, qué temperatura, qué presión, qué pH son los más adecuados. Y la industria química es la actividad económica y comercial donde se manufacturan todos esos diversos materiales y sustancias. Para adquirir el know how de la química, el qué hacer y cómo hacer, las reglas del juego de la obtención de sustancias, la Tabla Periódica de los Elementos ha jugado, indiscutiblemente, un papel fundamental.

Ninguna otra ciencia cuenta con algo parecido: no lo tiene la Biología ni la Física, por ejemplo. Tener, en una sola tabla, la información que puede permitir crear cientos de millones de sustancias es sumamente relevante. Por eso, algo que tiene esta importancia histórica, científica, tecnológica e industrial se tiene que celebrar por todo lo alto: ¡con alfombra roja y caravanas!

Nosotros en Tangible nos sumamos a la celebración del Año Internacional de la Tabla Periódica de los Elementos establecido por las Naciones Unidas y, por ello, estaremos publicando varios artículos sobre este mismo tema durante todo el 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir