Adhara Pérez, la niña genio mexicana y el misterio del coeficiente intelectual

En la escuela a Adhara la llamaban rara, la encerraban y sus maestros se quejaban de ella, pero no es que fuera floja, simplemente se aburría. “Cuando Albert Einstein era joven no creían en él, sus ideas les parecen tontas, pero con el tiempo las comprobó, y esa es la razón por la que Maite se ha aferrado a este personaje”, dice su madre. 

La niña genio mexicana tiene un coeficiente intelectual de 162, mayor al de Albert Einstein y Stephen Hawking, pero ¿qué significa ese número?

¿Cómo se obtiene el número de coeficientes intelectuales?

El doctor Andrew Almazán Anaya, director del Departamento de Psicología y de Investigación del Centro de Atención al Talento (CEDAT) explica a Tangible: “El IQ es la base estadística que nos dice el talento o el potencial de un niño, joven o adulto”.

Tener un IQ alto no es una garantía de que sea una niño genio, es sólo un potencial que se tiene que desarrollar.

El CEDAT es un centro mexicano especializado en brindar atención a los niños y jóvenes con sobrecapacidad intelectual.

adhra-la-nina-mexicana-que-es-mas-inteligente-que-einstein.png
Adhara Pérez Sánchez en un evento en la Universidad CNCI | Captura de pantalla

Las también llamadas pruebas de inteligencia son la base para detectar a personas superdotadas. “Un niño sobredotado requiere un IQ arriba de 130 puntos, el puntaje es lo que determina la capacidad de una persona”, explica Almazán.

Estas pruebas las debe hacer un psicólogo certificado en la evaluación de inteligencia. El primer filtro es el perfil del sobredotado y si califica entonces se le realiza la escala de Wesley ampliada (la que arroja el IQ). “Se realiza el primer filtro porque si hiciéramos pruebas masivas solo encontraríamos 3 por cada 100”, explica el experto de CEDAT.

La escala David Wechsler ampliada es un instrumento clínico de aplicación individual que evalúa la inteligencia de niños y adolescentes. Permite ver un IQ arriba de 160 y hasta 200, en este test se evalúan cuatro inteligencias básicas:

1. Verbal: comprensión semántica, comprensión, memoria lingüística
2. Razonamiento perceptual: habilidades lógico matemáticas, juicio ético-moral, resolución de problemas
3. Memoria de trabajo de corto plazo: auditiva y visual
4. Coordinación fina: velocidad mental

La inteligencia cambia con el tiempo, “lo que se espera es que el puntaje sea diferente dependiendo de las oportunidades que se le dieron a niño y de cómo usó su inteligencia en ese tiempo”, explica Almazán. 

Para calificar como superdotado, el evaluado requiere que todas las áreas arrojen un resultado encima del promedio, pueden estar en 130, pero alguna debe ser arriba de 130 para que el IQ sobrepase a la media. “La confirmación de inteligencia nos va a decir qué áreas hay que enfocarse con el niño y también qué tipo de clases va a requerir”, dice el Dr. Andrew Almazán.

¿Son confiables las pruebas de inteligencia? La Organización Mundial de la Salud avala estas pruebas y son un estándar básico para las escuelas en Estados Unidos de América. “El estándar de confianza de estas pruebas es del 99% con una variación de 4-5 puntos”, agrega Almazán.

adhara.jpg
Adhara en la Ciudad de las Ideas | Foto: Especial

¿Qué significa tener un IQ alto?

La inteligencia cambia con el tiempo, “lo que se espera es que el puntaje sea diferente dependiendo de las oportunidades que se le dieron a niño y de cómo usó su inteligencia en ese tiempo”, explica Almazán.

El número de IQ no es definitivo hasta que se cumplen los 18 años, en esa edad el número se estabiliza. “Por ello en el CEDAT hacemos pruebas cada medio año para evaluar cómo está avanzando. Se espera que ese número se mantenga o aumente”, explica.

“Si alguien tiene un coeficiente alto y no llega a nada, el número solo es un adorno. Lo más importante es la utilidad de la inteligencia. Hay niños con 180,190 y hasta 200, el número te dice el potencial, pero no que ya ganó la batalla. Es como un boxeador, aunque tenga más fuerza no significa que ya ganó la pelea, tiene que ver con más elementos”, concluye Almazán.

Así que, tener un IQ alto no es una garantía de que sea una niño genio, es sólo un potencial que se tiene que desarrollar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir