Sociedad

Afromexicanos: ¿Quiénes son, cómo llegaron y cómo viven en el siglo XXI?

Fabián Durán A y Mariana Dolores 21 / Mar / 19
Los afrodescendientes mexicanos llegaron a la Nueva España como mano de obra forzada en cifras que alcanzan los cientos de miles. Con ellos llegó un riquísimo legado cultural e histórico que permanece hasta nuestros días

Forzados, heridos y enfermos, arribaron cerca de 250 mil esclavos africanos en la época colonial a México, en ese entonces, conocido como la Nueva España. La llegada de las poblaciones africanas se dio, en gran medida, por la drástica disminución de los indígenas que frente a la conquista morían a causa de las enfermedades y los malos tratos. Aunque esta cifra es un aproximado, la verdad es que se desconoce el número exacto de africanos que llegaron por otras vías como el contrabando o en distintas olas migratorias. 

 Aquellas poblaciones de esclavos que se quedaron en México a trabajar en las minas, en las haciendas agrícolas, o realizando servicios domésticos tarde que temprano se mezclaron con la población nativa y con los españoles, pues a diferencia de Estados Unidos en donde existían leyes antimestizaje que prohibían el matrimonio interracial, en la Nueva España no fue así. 
Una de las ventajas que brindó este mestizaje a las poblaciones africanas fue la libertad, es decir, cuando un esclavo conseguía casarse o tener descendencia con indígenas u otro grupo étnico terminaba con su condición de esclavo.  De tal modo que los nacidos de éstas relaciones se conocen hoy como afromexicanos o afrodescendientes, quienes han pasado de la esclavitud a la invisibilización.

Negación del pasado
La invisibilización hacia la presencia de los afromexicanos comienza al silenciar no solo su presencia sino su historia. “El principio de la discriminación hacia los afromexicanos está en negarles el conocimiento de su historia. Es decir, muchos habitantes en Veracruz no saben porque tienen ese color de piel (…) creen que es por el Sol”, comentó María Elisa Velázquez, antropóloga mexicana para el programa Foro Tangible.  

En México, hasta hace 4 años, los afromexicanos no formaban parte en los censos poblacionales o encuestas como los indígenas lo hacen, por lo que no se sabía cuántos había ni dónde habitaban. Durante el censo de 2015 realizado por el INEGI, se incluyó una pregunta para reconocerse como afrodescendientes. Expertos en el tema afirman que debido al proceso de invisibilización muchos pudieron malinterpretar esta pregunta y el resultado del censo arrojó una población de 1.38 millones de mexicanos que se autoreconocieron como negros o afromexicanos, lo cual correspondió al 1.8 de la población.

 

Dos años después, en la Encuesta Nacional de Discriminación 2017, realizada por el Consejo Nacional para la Prevención de la Discriminación (CONAPRED), se estimó cerca de 3 millones de afromexicanos, más del doble que lo reportado por el INEGI, la diferencia se atribuyó a campañas de sensiblización previas y un tratamiento diferente al cuestionamiento. El perfil sociodemográfico sobre las poblaciones afrodescendientes en México (INEGI, CONAPRED, CNDH)  reportó presencia de comunidades afromexicanas a lo largo de todo el territorio nacional, en donde el Estado de México, Veracruz, Guerrero y Oaxaca cuentan con la mayor densidad de esta población. 

Sin Reconocimiento Constitucional
En materia de legislación, el Dr. Said Jalife, investigador de la Oficina de Información Científica y Tecnológica para el Congreso de la Unión (INCyTU) señaló que nuestro país se reconoce en la constitución mexicana como una nación pluricultural. Sin embargo, pese a que en el artículo 1º se establecen los derechos de todas las personas así como los establecidos por los tratados internacionales de los que México sea parte  —y el cual condena todo tipo de discriminación racial o étnica—, esto está lejos de la realidad para los afromexicanos. 

Además, México tiene el compromiso internacional del “Decenio Internacional para los Afrodescendientes (2015-2024)” cuyo lema es: reconocimiento, justicia y desarrollo. No obstante —indicó la Dra. María Elisa Velázquez—estamos a la mitad del decenio y sería bueno que las instituciones mexicanas realicen acciones más concretas a favor de las poblaciones afromexicanas en salud, economía, empleo, derechos humanos y para combatir el racismo, concluyó.

Actualmente existe una iniciativa de ley para reformar el artículo 2 de la Constitución con el objeto de reconocer explícitamente los derechos de las personas y comunidades afromexicanas, ya en el pasado se han presentado varias iniciativas con este fin; en todos los casos, han sido desechadas o retiradas por el vencimiento del plazo para su resolución o por no ser seleccionadas para su discusión por las comisiones.  

Para más información: https://foroconsultivo.org.mx/INCyTU/

Autor: Fabián Durán A y Mariana Dolores