Cosmos

Astrobiología: ¿Por qué aún no encontramos extraterrestres?

Enrique Anzures 07 / Jun / 19
Legítimamente la ciencia se pregunta sobre la posibilidad de hallar vida e, incluso, civilizaciones inteligentes en el universo. La pregunta sigue siendo la mismo: ¿Estamos solos?

La noche del 30 de octubre de 1938, el mundo se vio conmocionado ante la invasión de seres provenientes del planeta Marte. Los marcianos, con intenciones hostiles, arribaron al pequeño poblado de Grover's Mill, a las afueras de Nueva Jersey, Estados Unidos, causando pánico colectivo entre las poblaciones aledañas, incluyendo Nueva York.  

La alerta real tenía su origen en la transmisión en vivo de la radionovela La Guerra de los Mundos de H.G. Wells, adaptada por el locutor de la CBS, Orson Wells.

El suceso cambió la concepción del poder de los medios y demostró su verdadera capacidad en la construcción del imaginario colectivo. También puso de manifiesto el temor que existe ante la posibilidad de ser atacados por una civilización extraterrestres. Un asunto que, más allá de la ficción forma parte de las preguntas que se hace la ciencia. ¿Estamos solos en el Universo? 

orsonwells.jpg
Orson Wells presentando en radio de la CBS La Guerra de los Mundos de H.G. Wells | Foto: Especial

¿Qué es la vida? 

Para hablar de vida extraterrestre es necesario partir del concepto de vida Antonio Lazcano Araujo, investigador del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)  señala que “no tenemos una buena definición de lo que es vida. El problema se complica especialmente, cuando se trata de buscar señales de vida extraterrestre… porque tenemos un elemento empírico. En el caso de la biología, tenemos una disciplina que depende extraordinariamente del momento histórico para poder definir empíricamente, a partir de una serie de propiedades lo que podemos entender como vida, pero eso, como individuos, depende históricamente de distintos momentos. Entonces, es prácticamente imposible obtener una definición de atemporal”.

Ante la complejidad de entender el concepto para, posteriormente, establecer una búsqueda en los confines del espacio, Antígona Segura, investigadora del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM expone que “la estrategia dentro de lo que llamamos astrobiología, tiene que ver con detectar lo que hace la vida porque, como no tenemos una definición tenemos que usar lo que llamamos “una definición de trabajo”. Esto es, pensar que la vida tiene funciones, entre ellas el metabolismo. Entonces, toma cosas del ambiente y genera desechos, esos desechos podríamos, en principio, detectarlos, y esa es nuestra idea de buscar vida”. 

radio-telescope.jpg
Con radiotelescopios se ha buscado rastro de la presencia de moléculas orgánicas, componentes fundamentales en la constitución de organismos vivos. Foto: Especial

Vida más allá de la Tierra 

La astrobiología es una ciencia recién fundada, que integra distintas disciplinas como astrofísica, química, biología, geofísica, entre otras. Para fines prácticos, es posible sintetizar en tres formas básicas, los caminos que han tomado los astrobiólogos en la búsqueda vida extraterrestre. 

Primeramente, mediante grandes radiotelescopios se ha logrado detectar en nubes en el espacio o en los discos en donde se empiezan a formar los planetas, la presencia de moléculas orgánicas —componentes fundamentales en la constitución de organismos vivos—. 

A pesar de estos importantes descubrimientos, Antonio Lazcano, recomienda no precipitarse ya que, aunque apreciar las “condiciones necesarias, no son suficientes para que aparezca la vida”.
 

Esta tabla compara los exoplanetas (planetas que orbitan fuera de nuestro sistema solar) más pequeños conocidos, con nuestros propios planetas, Marte y la Tierra
Foto: NASA

También, con telescopios ópticos que miran desde el espacio o desde la Tierra, se ha logrado encontrar orbitando alrededor de otras estrellas poco más de 3 mil planetas, conocidos como exoplanetas. Al respecto, Antígona Segura considera que “solo 20 de esos exoplanetas se encuentran en zonas de habitabilidad y que tienen una masa o un radio, que podría indicar que es un planeta probablemente rocoso… pero no sabemos si esos planetas tienen atmósfera… lo que queremos hacer es observar sus atmósferas… Porque estamos pensando que la vida microscópica es capaz cambiar la superficie o la atmósfera de un planeta —eso ya sucedió en la Tierra, hace 3500 millones de años cuando se formó la vida—.”

Otra forma para buscar vida es hacerlo en el vecindario del sistema solar. Para ello, se ha recurrido a las naves con robots, orbitadores y sondas que viajan a distintos planetas, satélites naturales, asteroides y cometas con el fin de buscar In situ evidencia de lo que podría o pudo ser actividad biológica. Un claro ejemplo, han sido las recurrentes misiones al planeta Marte (Ver TANGIBLE: El científico mexicano que podría encontrar vida en Marte).

¿Civilizaciones inteligentes?

Además, los astrobiólogos incluyen entre sus planes la búsqueda de seres inteligentes con quienes establecer comunicación. A pesar de ello, Seth Shostak, astrofísico del Instituto para la Búsqueda de Vida Inteligente SETI (por sus siglas en inglés) en entrevista para TANGIBLE, afirma:

Nadie sabe por qué (no se ha encontrado vida inteligente) pero mi opinión, es simplemente que todavía no hemos buscado suficientes sistemas estelares. Es como buscar un tesoro enterrado en una isla del Pacífico Sur. Si solo cavas en unos pocos lugares, ¡las posibilidades de encontrar el tesoro no son muy altas! Claramente tenemos que hacer más, pero gran parte del problema es la falta de fondos para SETI”.

seti.jpg
Captura de pantalla de la página de inicio del SETI 

Entre el optimismo y las paradojas

En 1961, el astrofísico norteamericano Frank Drake, propuso una solución matemática que aporta una aproximación de la cantidad de civilizaciones que podrían existir en el universo. 

A pesar de que las estimaciones hechas con la ecuación de Drake podrían ser alentadoras —obteniendo resultados hasta de 100 mil civilizaciones sólo en nuestra galaxia— el resultado podría ser contradicho con el planteamiento que realizó el físico el Enrico Fermi en 1950.

 

Fermi expuso la hipótesis que afirma que si hay una cantidad considerable de civilizaciones en el universo por qué aún no hemos obtenido alguna señal de su existencia. Para lo cual argumentó, que esta ausencia de comunicación se puede originar debido a que las observaciones que se realizan para buscar la vida no son adecuadas, o que la comprensión de lo que entendemos como vida, se encuentra errado. 

Por otra parte, el astrofísico ruso, Nikolái Kardashov, propuso una escala que mide el grado de avance tecnológico al que ha llegado una civilización, lo que podría implicar que muchas civilizaciones no hayan llegado al grado para desarrollar tecnología de telecomunicaciones, reduciendo considerablemente las posibilidades de detectar señales de sus telecomunicaciones. 

Frank Drake, propuso una solución matemática que aporta una aproximación de la cantidad de civilizaciones que podrían existir en el universo. Obtuvo que existen hasta 100 mil civilizaciones sólo en nuestra galaxia.
Foto: Especial

¿OVNIS y abducciones?

Cada dos años, el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) realizan la Encuesta Nacional sobre la Percepción Pública de la Ciencia y la Tecnología (ENPECYT). 

Para el ENPECYT 2009 se planteó preguntar a la población mexicana acerca de la vida extraterrestre, obtuvo que un 38% de la gente encuestada creen que los OVNIS son naves de civilizaciones extraterrestres.

Pese a la redefinición de la abreviatura Objeto Volador NO IDENTIFICADO, los constantes casos de luces en el cielo y testimonios de secuestros por seres alienígenas existen. La explicación, desde el punto de vista de los científicos — principalmente astrónomos y psiquiatras— que aporta una perspectiva objetiva suelen pasar inadvertidas.

Sobre los avistamientos y abducciones, Seth Shostak, considera que “muy pocos científicos creen esto, principalmente porque la evidencia es muy pobre. Consiste principalmente en testimonios de testigos, y esa es una forma muy débil de evidencia. También me pregunto por qué, ahora que todos tienen una cámara en el bolsillo (sus teléfonos celulares) no tenemos imágenes mucho mejores de los extraterrestres, si realmente están aquí. ¡Pero no creo que estén aquí!”, concluye el científico.

Autor: Enrique Anzures
Enrique Anzures es periodista y divulgador de la ciencia. Ha colaborado en distintos medios informativos para las secciones de ciencia y tecnología. Fue galardonado con “Premio de la Juventud de la Ciudad de México 2010” en la categoría de Actividades Académicas, Científicas o Profesionales, y la “Medalla Luis. G. León” en el año 2011, por sus contribuciones a la divulgación de la astronomía en México.