Sociedad

Cannabis medicinal en México: ¿Cómo superar el estigma y la criminalización?

Gabriela Xochiteotzin Peña 07 / Nov / 19
2017 fue un año sin precedentes para México y América Latina con la inusitada legalización de la marihuana para fines medicinales. México, Argentina, Paraguay, Brasil y Perú fueron los cinco países de la región que se unieron a Uruguay, Colombia y Chile en la legalización del Cannabis medicinal

Fue en abril de 2017 cuando el Legislativo autorizó el uso medicinal y científico de la marihuana en México y eliminó la prohibición y penalización también de la investigación científica, así como los derivados de su producción y distribución con estos fines.

La marihuana hoy está pasando a convertirse en una planta con amplios atributos medicinales, nutritivos e industriales que la revaloran y la colocan como una especie injustamente criminalizada por el mundo.

En nuestro país ha levantado una gran expectativa, hay gente iniciando emprendimientos relacionados con la planta, sectores que de alguna forma han dejado atrás el estigma y empiezan a verla con otros ojos.

La niña Grace

Desde que se pudo importar a México aceite de cannabidiol para la niña Grace, cuyos padres iniciaron un juicio en 2015 para que se les permitiera importar el medicamento, el cual reducía los severos y constantes ataques epilépticos que sufría su hija, las cosas han cambiado mucho porque hemos visto que la Cannabis tiene muchas aplicaciones dentro del ámbito médico, alimenticio o industrial que pueden representar grandes oportunidades y beneficios económicos para el país.

De acuerdo con Julio Zenil, productor y director general de Expo Weed México, “desde el punto de vista industrial, de la Cannabis se puede obtener 4 veces más pulpa que de los árboles, los textiles son cuatro veces más resistentes que los de algodón, su cultivo no requiere pesticidas ni herbicidas como en el caso del algodón que necesita casi el 50% de todos los pesticidas que se producen en el mundo, entonces, la tendencia es positiva en nuestro país”.

marihuana-recreativa.jpg
Se busca que la marihuana pueda usarse con fines recreativos | Foto: Carlos Mejía / El Universal

Sin embargo, su aprovechamiento y legalización va más avanzada en algunos países como Estados Unidos, Canadá y varios de Europa, donde ya se consume como medicamento pero también como ingrediente de alimentos y bebidas.

Diversidad de usos

En Canadá, por ejemplo, la Cannabis ya es parte de las guías médicas para la quimioterapia. A cada paciente que le prescriben dicho tratamiento contra el cáncer obligadamente le envían su dosis de cannabis para contrarrestar los efectos secundarios como náuseas y vómito.

En Estados Unidos, conforme reportes de CNN, los productos que se ofrecen en los dispensarios legales van desde flores tradicionales hasta productos procesados como aceite, hash y colofonia, que pueden ser fumados o ‘vapeados’, y una amplia variedad de productos comestibles, como panecillos y galletas, caramelos y gomitas.

Para muchos, la Cannabis ha sido la salvación para aliviar dolores crónicos, tratar afecciones como esclerosis múltiple, epilepsia, autismo, insomnio, ansiedad o estrés. Se le han atribuido propiedades analgésicas, antieméticas (contra vómito), broncodilatadoras y antiinflamatorias.

La marihuana hoy está pasando a convertirse en una planta con amplios atributos medicinales, nutritivos e industriales que la revaloran

El sitio español GeaSeeds, ha documentado el desarrollo de parches de marihuana para la fibromialgia y el dolor neuropático diabético, elaborados por la empresa norteamericana Cannabis Science, la cual lleva años comercializando productos cannábicos tales como gotas, ungüentos, tinturas o bálsamos.

Y qué decir de los supositorios vaginales de marihuana para el dolor menstrual, que el diario El Mundo destacó en su edición del 11 de noviembre de 2016, dando cuenta que el Laboratorio Foria, de California (Estados Unidos), sacó al mercado el Foria Relief Suppositories, supositorios vaginales que relajan los músculos y ayudan a aliviar los dolores pélvicos producidos por la menstruación, según la Compañía.

Un planta muy versatil

La Cannabis sativa es el nombre científico de la especie más conocida en México; pertenece a la familia Cannabaceae, su género es Cannabis

Actualmente se reconocen 13 especies, entre ellas Cannabis sativa, Cannabis índica, Cannabis americana que se diferencian por su anatomía, hábitos de crecimiento, variación de hojas y tipo de semillas.

“De la planta se obtiene el hachís y el aceite de cannabis, que es una mezcla de aceites esenciales y resina extraídos de la planta por medio de solventes. Existen también la tintura, de alcohol (mezcla de hojas de Cannabis con alcohol) y el tallo o cáñamo que proporciona una fibra textil”.

marihuana-medicinal.jpg
La Cannabis sativa es el nombre científico de la especie más conocida en México Foto: Isasc Esquivel / Cuartoscuro

400 compuestos químicos

Como lo reporta el sitio web del foroconsultivoMX /INCyTU en la investigación: “El uso medicinal de la marihuana”, (N.005-Setptirmbre2017), la composición de la Cannabis sativa es muy compleja. Contiene más de 400 compuestos químicos diferentes, entre ellos más de 60 cannabinoides (CBD). El delta-9-tetrahidrocannabidol (TCH) es el más abundante y el principal psicoactivo. Actualmente se reconocen tres tipos de cannabinoides:

Los fitocannabinoides: son los producidos por la planta de Cannabis.

Los cannabinoides endógenos: el organismo también produce sus propios compuestos químicos cannabinoides. Estos compuestos cumplen una función en la regulación del placer, la memoria, el pensamiento, la concentración, la coordinación motriz, la percepción del tiempo, el apetito y el dolor, además de los sentidos (gusto, tacto, olfato, oído y vista).

Fue en abril de 2017 cuando el Legislativo autorizó el uso medicinal y científico de la marihuana en México y eliminó la prohibición y penalización también de la investigación científica

Cannabinoides sintéticos, que son los que se desarrollan en el laboratorio.

Los cannabinoides sintéticos y los extractos de la Cannabis sativa son usados con fines terapéuticos en varios países. El cannabidiol o CBD ayuda, entre otras cosas, a reducir el dolor y la ansiedad, es anticonvulsivo y no genera dependencia; de hecho la Organización Mundial de la Salud (OMS), tras meses de estudios concluyó que este componente de la marihuana sirve como paliativo para enfermedades crónicas y para pacientes con epilepsia. Además, que no genera adicciones. 

A su vez, el tetrahidrocannabinol (THC) es el componente responsable de los efectos psicoactivos, y aunque puede aliviar los eventos adversos de la quimioterapia o provocar apetito en pacientes con Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), las consecuencias de su consumo a largo plazo no han sido determinadas. 

En México las reformas aprobadas en 2017 tipificaron al THC "como una sustancia psicotrópica con valor terapéutico" que no representa un problema de salud pública cuando sus concentraciones de los isómeros indicados en la ley sean menores o iguales al 1 por ciento.

El cambio en México

Obligada de mencionar es la historia de Grace, la pequeña cuyos padres iniciaron un juicio desde 2015 para que se les permitiera importar un medicamento derivado de la marihuana que le reducía a su hija los severos y constantes ataques epilépticos a causa del síndrome de Lennox-Gastaut. 

Con aceite derivado de cannabis sus crisis bajaron de 400 a 20 o 30 al día. Ningún otro medicamento había logrado estos resultados en su hija, pero sólo se produce en Estados Unidos y tiene que importarse. Lo interesante será cuando se produzca en México. El padre de Grace, Rafael Elizalde, quien con la Fundación Por Grace, apoyado por otras asociaciones, fue de los principales promotores del acceso a productos derivados de cannabis en México, hoy es director para América Latina de una de las principales empresas productoras de cannabis en Estados Unidos, y entre los planes está el producir ese y otros medicamentos en territorio mexicano.

Para muchos, la Cannabis ha sido la salvación para aliviar dolores crónicos, tratar afecciones como esclerosis múltiple, epilepsia, autismo, insomnio, ansiedad o estrés

Legalizar siembra, distribución y venta

Por ello, diversos sectores se han manifestado por seguir avanzando en legalizar la siembra, la distribución, el almacenamiento, la investigación y la elaboración de medicamentos y tratamientos a base de marihuana.

En cuanto a la investigación, a nivel global ya se estudia el uso médico de la Cannabis. Por ejemplo la Fundación CANNA, el National Institutes of Health, la Asociación Americana de Cáncer, el Colegio Real de Londres, entre otros, han demostrado que la marihuana es auxiliar en el tratamiento de varios padecimientos crónicos y enfermedades degenerativas así como ansiolítico.
 

En Canadá, por ejemplo, la Cannabis ya es parte de las guías médicas para la quimioterapia. A cada paciente que le prescriben dicho tratamiento contra el cáncer obligadamente le envían su dosis de cannabis para contrarrestar los efectos secundarios como náuseas y vómito.
Foto: Pixabay

En México, como punta de lanza en investigación científica en el país y líder en América Latina, la UNAM, a través de su Centro de Investigación en Políticas de Población y Salud (CIPPS) adscrito a la Facultad de Medicina inició desde hace dos años el arranque de 7 protocolos de investigación enfocados al tema de medicamentos a base de cannabis para beneficio de pacientes mexicanos con diversos padecimientos: 5 encaminados a dolor, uno a náusea y vómito y otro a epilepsia.

Y hay otras experiencias de instituciones como la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza, de la UNAM, el Instituto Politécnico Nacional o el Instituto Nacional de Cancerología con avanzados protocolos.

La Cannabis sativa es el nombre científico de la especie más conocida en México; pertenece a la familia Cannabaceae, su género es Cannabis

¿Legalizar toda la cadena? 

Ni dudar que los últimos años han sido de intempestivos cambios para México, en el tema de la marihuana, pero estos vientos de cambio aún no terminan.

Antes de finalizar el año 2018, la entonces senadora y actual Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, presentó una iniciativa de ley que, de aprobarse, pondrá a México como uno de los países más vanguardistas en la materia y dejará atrás la posición prohibicionista que por décadas sostuvo el Estado mexicano.

Esta iniciativa, presentada ante la máxima tribuna de la Cámara de Senadores, expide la Ley General para la Regulación y Control de Cannabis, con el fin de contar con un marco legal para el uso de la mariguana con fines personales, científicos y comerciales.

La intensión de la iniciativa, es regular toda la cadena de producción, desde la siembra, cultivo, cosecha, producción, transformación, etiquetado, empaquetado, promoción, publicidad, patrocinio, transporte, hasta la distribución, venta, comercialización, portación y consumo de la marihuana. No obstante, en el proyecto se prohíbe el comercio, distribución, donación, regalo, venta y suministro de marihuana a menores de edad, así como a emplearlos en estas actividades.

planta-de-marihuana.jpg
Planta de marihuana | Foto: Pixabay

En cuanto al aspecto lúdico, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó que los legisladores mexicanos desarrollen un marco de legalización para octubre de 2019, por lo que estamos en la cuenta regresiva.

De acuerdo con el estudio “Entrando en el tema: CBD y Cannabis en Latinoamérica Informe 2019“, (retomado en Forbes el 17 de octubre 2019),  la administración actual ha expresado opiniones favorables hacia la legalización del cannabis recreativo. Sin embargo, es probable que la primera prioridad del gobierno federal sea la regulación de la distribución de productos de cannabis medicinal. Se espera un marco regulatorio completo a fines de 2019, que puede abrir oportunidades comerciales adicionales en el país".

Las acciones que tome el actual gobierno de México, serán determinantes para potencializar esta histórica oportunidad que tiene nuestra nación.

"Este trabajo fue realizado como parte de las actividades del Taller Jack F. Ealy de Periodismo Científico Edición UNAM 2019, gracias al apoyo de la Fundación Ealy Ortiz A.C. y la Facultad de Medicina de la UNAM."

Autor: Gabriela Xochiteotzin Peña
Es comunicóloga egresada de la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco, periodista y editora especializada en temas de salud. Actualmente es CEO&Founder de la revista digital bienestaraldia.com y editora de la revista Soy Natural con perfil en regulación sanitaria y medicina tradicional. Fue Gerente de Comunicación y Relaciones Públicas en la Federación Mexicana de Diabetes, A.C. en la que desempeñó actividades en comunicación interna, desarrollo de estrategias de comunicación y redes sociales, actualización de las herramientas de comunicación, gestión de alianzas, desarrollo de proyectos. Relación con medios de comunicación y periodistas, así como con gerentes de marca, directivos, ong’s y académicos. Se desempeñó como Editora de la revista Diabetes Hoy, publicación especializada en diabetes de la Federación Mexicana de Diabetes, A.C. para público en general. Fue socia fundadora de la revista Plenilunia, salud integral para la mujer (con perspectiva de género) y editora de proyectos editoriales para la industria farmacéutica con laboratorios Roche México, Eli Lilly México y Johnson & Johnson Medical México. Colaboradora del suplemento “Tu Salud” del Periódico El Economista. Gabriela es madre de familia de dos jóvenes universitarios, disfruta de largas caminatas, del cine, la lectura, la información noticiosa y actualizarse en las tecnologías de información y comunicación.