Cuerpo

Cirugía fetal: México a la vanguardia con nuevo centro de atención

Susan Irais 25 / Jul / 19
El doctor Rogelio Cruz Martínez pionero en cirugía fetal, conformó un equipo de vanguardia que ayuda a mujeres embarazadas con casos especiales

Cuando Azalia supo que estaba embarazada planeó cada detalle, hasta el nombre de su bebé: Emma. En uno de sus ordinarios ultrasonidos el médico le dio un diagnóstico inusual: su bebé tiene hidrocefalia.

El principal signo de la hidrocefalia es una cabeza con un tamaño fuera de lo normal. Este tamaño se debe a la acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo en el cerebro, lo que ejerce una presión dañina para el cerebro.

Algunos le recomendaron abortar, “a mí nunca me pasó por la cabeza hacer eso, yo quería tener a mi bebé, así que busqué opciones y encontré la cirugía fetal. Uno escucha eso y cree que solo los ricos tiene acceso, pero me remitieron a la fundación y así pude operar a mi bebé aún en mi vientre”, narra Azalia Jiménez Yáñez.

cirugiafetal_1.jpg
En la foto Azalia Jiménez Yáñez, su bebé Emma y su madrina Laura Omaná Flores | Foto: Susan Irais

Cirugía Fetal en México

La atención que recibó Azalia y su hija fue posible gracias a Cirugía Fetal en México, dirigido por el doctor Rogelio Cruz Martínez, quien trajo a México este procedimiento desde hace siete años. El médico recibió esta formación en Europa y al volver a México formó un equipo de 14 personas, entre médicos especialistas, investigadores, rehabilitadores, neuropsicológos, econografistas, especialistas en cardiología fetal, neurología fetal y también gente dedicada a comunicación, y la docencia. 

Este mes el equipo de cirugía fetal inauguró el Centro de Educación e Investigación Medicina Fetal. “Hemos formado una mini empresa para levantar una empresa de educación privada, pero también como centro de investigación porque parte del equipo médico somos parte del Sistema Nacional de Investigadores CONACyT, ahí tenemos varios proyectos de investigación”, dice Cruz Martínez, director del Centro de Medicina Fetal México.

inaguraciocetrofetal.jpg
Inaguración del Centro de Educación e Investigación Medicina Fetal | Foto: Cortesía

Se trata del primer Centro en el mundo en contar con áreas de simulación de Diagnóstico y Cirugía Fetal mediante la tecnología de realidad virtual. “La cirugía fetal en nuestro país se vuelve fundamental tener más equipos y más médicos preparados en la detección de estas enfermedades, hemos iniciado una trayectoria docente de formación de diferentes especialistas capaces de detectar y tratar enfermedades que antes eran imperceptibles en vida prenatal”, asegura el director.

Cirugía virtual 

El Centro cuenta con área de ecografía fetal mediante realidad virtual, simulación en procedimientos invasivos intrauterinos, quirófano de fetoscopia, departamento de neurodesarrollo, además de zonas especializadas en investigación y educación.

“La simulación cuenta con videos de fetos reales, es como si el médico estuviera haciendo la ecografía a la embarazada, cientos pueden hacerla, esto en la vida real sería muy cansado para la mujer”, dice el doctor Rogelio.

La medicina fetal sólo podía ser estudiada durante el embarazo y este Centro hace su investigación más accesible para todos los médicos en formación.

centro_de_educacion_fetal.jpg
Aula para médicos en formación | Foto: Cortesía

“Los simuladores con los que contamos tienen la ventaja de que toman en cuenta todo, incluyen la piel, el tejido subcutáneo, el líquido, y el cordón umbilical. Los estudiantes pueden perfeccionar ahí sus técnicas con todo el ambiente apegado al real. —Además explica el director que— Los ecógrafos son reales con alta resolución y permiten visualizar la aguja en el interior de los maniquíes para hacer extracciones de líquido amniótico, de sangre fetal, o incluso de biopsias placentarias”.

preparacionmedicinafetal.jpg
En la foto se puede apreciar el maniqui que copia el vientre y todo el ambiente amniótico | Foto: Cortesía

El Centro de Educación e Investigación Medicina Fetal, ubicado en Querétaro “es un avance no solo para México sino para todos los centros de Latinoamérica que nos visitan porque tenemos alumnos de todas partes de la región. Ahora están abiertas las puertas para que hagan una formación más formal especializada en cirugía fetal”, agrega el experto.

¿Nacer sin defectos?

Muchos padecimientos que trata el Centro pueden detectarse a tiempo si las embarazadas realizan ecografías de forma rutinaria. “Queremos que se haga una detección oportuna para poder corregir estos defectos y tener un índice más alto de natalidad y mejorar también la calidad de vida”, dice el doctor Rogelio Cruz Martínez.

La semana 20 de gestación es clave para detectar prácticamente cualquier problema congénito en el feto. “Se puede hacer ecografías anatómicas desde la semana 12, pero hay problemas que todavía no se pueden detectar a esas semanas, pero que siempre son detectables a la 20”.
 

Alt
Andrea Castelo Vargas, fisioterapeuta con dos niñas del programa cirugía fetal | Foto: Susan Irais 
Alt
Pamela Sniezhkin, neuropsicología y tanatóloga con dos niñas del programa cirugía fetal | Foto: Susan Irais 
Alt
Pamela Sniezhkin y Andrea Castelo Vargas del área de neurodesarrollo | Foto: Susan Irais 

La cirugía fetal que se realizó a Emma, la niña de Azalia, fue en un tiempo oportuno, en la semana 23 de gestación. Y aunque fue operada siendo aún un feto, las 23 semanas que vivió con este defecto dentro del vientre de su madre tienen secuelas al nacer.

Operar en vida fetal significa hasta aquí detengo el avance de la enfermedad”, dice el especialista en medicina fetal. Entre más tiempo tenga un feto con la lesión, más sistemas estarán comprometidos.

La patología la corrige un diminuto bisturí, “pero lo que la literatura todavía no dice es qué secuelas va a tener este bebé y cuándo las va a presentar. Muchas veces son en etapa escolar, son desde distorsiones del habla, hasta problemas de lecto-escritura”, explica Pamela Sniezhkin, neuropsicología y tanatóloga del equipo de Cirugía Fetal México.

“Sería incompleto operarlos y dejarlos, —dice el doctor Cruz Martínez, director del Centro de Medicina Fetal México—, por ello, dedicamos un área de neurodesarrollo, ahí hay rehabilitadores y neuropsicológas realizando evaluación de test cognitivos y motores, para saber cómo va el desarrollo neurológico de estos niños”.

neurodesarrollo_0.jpg
Pamela Sniezhkin y Andrea Castelo Vargas del área de neurodesarrollo | Foto: Susan Irais 

Secuelas de la vida fetal

Dependiendo de la enfermedad fetal es el tratamiento que se da. Cuando los bebés nacen se enfocan en esa área que el bebé tuvo lesión durante la vida prenatal.

El área de neurodesarrollo empieza desde que las mujeres están embarazadas. Azalia recuerda que las doctoras Andrea y Pamela le explicaron que su bebé, aunque había sido operada, debía seguir con un tratamiento en cuanto naciera y hasta los 8 años. 

“Las secuelas que vivirá el bebé no son por la cirugía, sino por el tiempo que padeció el defecto. Así que, nos acercamos a las mamás y les explicamos que cuando nazca su bebé quizá tenga problemas para caminar, pero que lo vamos a ayudar con ejercicios, así se dan una idea de lo que sigue después del parto”, explica Andrea Castelo Vargas, fisioterapeuta encargada del área de neurodesarrollo.

Cuando la recién nacida Emma estaba en brazos de su mamá o su madrina, Laura Omaná Flores, era como cualquier otro bebé. “No ves ni percibes que no tiene el mismo desarrollo que un bebé que no tuvo el padecimiento”, dice la Laura. 

“Un bebé no hace gran cosa, se mueva poco y duerme mucho, por eso los papás no notan que su hijo no está haciendo lo propio de cada etapa, pero para eso estamos nosotras, para ver lo fino. Examinamos ahí sus reflejos, y los movimientos naturales que tiene o no tiene”, dice la fisioterapeuta.

Pero llegar a rehabilitación es paso difícil, prueba de ello es que muchos de los bebés nacidos gracias a la operación fetal no regresan a sus citas de seguimiento ni a terapia.
 

La intervención de cirugía fetal es un procedimiento quirúrgico en algunos órganos de un bebé dentro del vientre materno para reparar defectos congénitos, ya sean malformaciones urinarias, pulmonares, cardíacas y en la columna vertebral. Estás leyendo Cirugía antes de nacer, da clic en el título o en la imagen y descubre cómo se opera a un feto aún en el vientre de su madre
Foto: Susan Irais

¿Por qué a mí? ¿Por qué a mí bebé?

El diagnóstico de Emma marcó la vida de Azalia, pero afortunadamente lo manejo bien, amamantó a Emma, y nunca ha faltado a sus sesiones con Pamela y Andrea, por esta razón el desarrollo neurológico y físico de su bebé avanza favorablemente.

“Desgraciadamente este no es el caso de todas las mujeres que reciben esta noticia. Cuando te dicen que tu bebé tiene una anomalía, te imaginas que tiene un dedo extra, pero nunca un padecimiento tan delicado como los que aquí tratamos”, dice Pamela Sniezhkin, neuropsicóloga.

El primer impacto es que el diagnóstico del bebé. Los nombres médicos no tiene un nombre amable, suenan muy graves y a las madres les pesa el no poder entender. “Entonces hay que trabajar con ellas y hacerlas entender que en el embarazo pasan cosas feas, y después explicarles cuál de esas tiene su bebé”, explica la especialista en neuropsicología y tanatóloga.

Las mamás que viven este proceso pasan por un duelo donde se preguntan: “¿Por qué a mí? ¿Por qué a mi bebé?, pudo haber sido azaroso, por división celular o hereditario, pero nadie les va a poder responder a su entera satisfacción. Aquí trabajamos en el vínculo madre-hijo porque de él depende el desarrollo correcto del bebé”, asegura la neuropsicología.

Hay muchas fallas en el vínculo con mujeres con embarazos patológicos y eso es un riesgo en el desarrollo del bebé. Muchas de estas madres tienden a no amamantar a sus hijos, tienen poco contacto visual.  “Aquí buscamos que estas mamás disfruten de su maternidad y el bebé se vea beneficiado por este vínculo”, dice Pamela.

En el área de neurodesarrollo se evalúan cuestiones de apego, y se refuerzan o impulsan con el masaje infantil o la alimentación.  “No solo es operar por operar, sino es darle y asegurarle una buena calidad de vida”, aseguran las especialistas. 
 

Autor: Susan Irais
Periodista de ciencia. Colaboradora en Tangible y Asistente de Información de Iván Carrillo. Profesora adjunta de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Ha escrito para la revista Algarabía y Ciencia UNAM de la Dirección General de Divulgación de Ciencia.