Cosmos

¿Cuándo explotará la siguiente estrella en nuestra galaxia y qué tan cerca de nosotros ocurrirá la catástrofe?

Gerardo Herrera Corral 01 / Jul / 19
Hace 447 años que se observó por primera vez una supernova, y hace 415 que se observó la última que ocurrió en nuestra Vía Láctea. ¿Cuándo veremos la siguiente?

Hace un par de años que Juan Villoro presentó la obra de teatro titulada, La desobediencia de Marte. Ahora, en editorial Paso de Gato nos presenta su “teatro reunido” con el título: La guerra fría y otras batallas. En su magnífica obra Juan Villoro recrea la voz del astrónomo Tycho Brahe a través del dialogo que el experimentado astrónomo danés debió haber tenido con el joven Johannes Kepler en el año 1600:

Escribir es una vulgaridad de la que no me precio. Lo he hecho pocas veces, como cuando di a conocer la aparición de la Estrella Nueva. Nadie olvidará esa fecha: 11 de noviembre de 1572. Regresaba de una cena, alcé la vista y vi un punto desconocido en el cielo. A los 26 años conocía de memoria el firmamento. Ese resplandor era nuevo y yo lo advertí. Una estrella había nacido. A los 26 años refuté a Aristóteles. Ese logro me basta. Nadie se ha atrevido a afirmar que podía haber algo nuevo en el cosmos. Aristóteles pensaba que la Creación había terminado, pero Dios sigue trabajando, Kepler. Y la nueva estrella se asocia conmigo. Tengo mi gloria, tengo a mi enano, tengo a mi perro de las estrellas.”

Testigo de una súpernova 

La Estrella Nueva hoy se conoce como la super nova SN 1572, se encuentra a 7500 años luz de la Tierra en la constelación de Casiopea. En fechas recientes el primer satélite de la India dedicado a la observación del espacio capturó la imagen en rayos X de los restos de la “Estella Nova” de Tycho Brahe que vino a cambiar la manera como vemos el mundo. 

tycho-supernova-xray.jpg
Super nova SN 1572 | Foto: Oliver Krause

Hace dos años se pudo ver que esta supernova genera rayos cósmicos que llegan hasta nuestro planeta. Las mediciones realizadas con el telescopio William Herschel en el observatorio Roca de los Muchachos en las Islas Canarias, parecen  indicar que la explosión de estrellas es un mecanismo de aceleración de partículas.  

Cuatro años después de la conversación entre Brahe y Kepler el joven descubriría por sí mismo SN 1604, que es la última de las supernovas del mismo tipo en nuestra propia galaxia. Desde entonces se han observado muchas, pero ninguna en la vecindad de la Vía Láctea. 

Los ojos puestos en Betelgeuse

Los astrónomos estiman que en nuestra Galaxia debe explotar una supernova cada 100 años, pero ahora se cumplen 415 en que no vemos brillar el cielo con el destello esperado. Se nos pasó ver una en 1906 que parece haber estado localizada detrás de una densa capa de polvo intergaláctico a 27 mil años luz de nosotros. Los remanentes han sido observados posteriormente en 2008. 

Es cierto que ya pudo haber explotado alguna sin que tengamos noticia.  Estando a varios años luz de nosotros quizá su imagen todavía no ha llegado. Podrían transcurrir siglos hasta que nos percatemos. 

Un candidato de estrella que podría explotar próximamente es visible a simple vista en las noches de invierno. Se llama Betelgeuse y se encuentra en la constelación de Orión

Este supergigante rojo se encuentra en un estado muy avanzado de desarrollo, es 15 veces mas masiva que nuestro Sol y parece haber agotado todas sus reservas de hidrógeno. ¿Cuándo explotará?  ¿Quizá en tan solo un millón de años?  ¿o, es que ya explotó?  Betelgeuse está a 643 años luz de nosotros así que tenemos un retraso en las noticias de lo que está ocurriendo por allá. Cuando llegue el momento, será un espectáculo grandioso, pues la estrella es muy cercana. Brillará en el cielo por varias semanas con mayor intensidad que Venus. Otro candidato es Eta Carinae que es 120 más grande que el Sol y felizmente, se encuentra a 8 mil años luz de nosotros. 
 

El ambiente enigmático de Betelgeuse. La estrella supergigante roja Betelgeuse se ve aquí en una nueva visión desde el Observatorio Espacial Herschel, una misión de la Agencia Espacial Europea con importante participación de la NASA. Betelgeuse (centro) está rodeado por una envoltura grumosa de material en sus inmediaciones. Los arcos a la izquierda son material expulsado de la estrella a medida que evolucionó a una supergigante roja.
Foto: ESA / Herschel / PACS / L. Decin

La candidata más cercana

Una posible explosión de mayor proximidad es IK Pegasi en la constelación de Pegasus. Se encuentra a tan solo 150 años luz de nuestro sistema solar. La distancia empieza a ser interesante pero la verdad es que no esperamos grandes cosas. Además de que podría demorar algunos miles o millones de años para que esto ocurra, la distancia todavía es grande. 

Más cerca que esto no tenemos estrellas cerca de morir escandalosamente

Por lo menos en este aspecto no hay razón para preocuparse.

Autor: Gerardo Herrera Corral
Es profesor titular del Departamento de Física del Centro de Investigación y De Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (CINVESTAV). Es líder del trabajo de los científicos mexicanos en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN). Es autor de los libros "El Universo, la historia más grande jamás contada" y "El azaroso arte del engaño", entre otros.