Sociedad

Darle las “sobras” a tu querido perro puede ser muy peligroso para su salud

Otoniel Pavón 31 / May / 19
Ya sea huevo, fresas o chocolate, nuestros llamados “mejores amigos” reciben muchas veces las sobras de nuestros alimentos, lo que podría ser dañino e, incluso, peligroso para su salud

Compartir un pequeño bocado de lo que hay en nuestro plato con nuestro canino de preferencia parece ser un acto casi reflejo pues queremos consentir a ese gran compañero. Pasa algo similar con con  la reciente tendencia de elaborar su alimento de forma casera. Pero, ¿es bueno esto para su salud?

Chocolate y sal

VCA Animal Hospitals, una red de hospitales veterinarios especializados en Estados Unidos y Canadá, menciona en su página que los perros, a pesar de pertenecer al orden científico de la Carnivora —reflejado en sus características morfológicas como su estructura dental—, tienen un sistema digestivo que se ha adaptado a una dieta omnívora, esto quiere decir que se pueden satisfacer sus necesidades con una combinación de alimentos vegetales y animales.

En entrevista para Tangible, Areli Sánchez Gómez, 24/7 del Hospital Veterinario de Especialidades de la UNAM, dice que “básicamente todos los alimentos que consumimos pueden estar contraindicados para un perro solo por el contenido de sal”. Además de la cebolla, muy utilizada en nuestra cocina; estos “matan células sanguíneas, los eritrocitos, que les puede causar anemia”. La especialista menciona que los propietarios pueden no notar tan fácilmente que sus mascotas tienen esta deficiencia o se encuentren desnutridos.

Los perros no tienen tanta tolerancia a los alimentos grasosos, tales como el aguacate, las almendras o el chocolate; estos pueden llegar a generar pancriatitis que en algunos casos puede ser mortal. En el caso del chocolate puede a llegar a ser fatal para ellos, debido a una sustancia que posee que es la trebomina, la cual “puede llegar a causar alteraciones a nivel de sistema nervioso central y ellos no tienen la capacidad de degradarla”, menciona Sánchez Gómez.

chocolate.jpg
El chocolate puede a llegar a ser fatal para ellos, debido a una sustancia que posee que es la trebomina, la cual puede llegar a causar alteraciones a nivel de sistema nervioso central y ellos no tienen la capacidad de degradarla. | Foto: Especial

La carne cruda en la dieta es otra cuestión, ya que con regularidad es de consumo humano se tiene que coser para evitar la transmisión de enfermedades, los perros corren riesgos al comerlas. “El perro es un miembro muy importante de la familia, que va a estar en contacto con personas pequeñas, con adultos mayores, la convivencia tan cercana sería perjudicial por implementar esta dieta”, comenta la médica veterinaria.

Las frutas y verduras sí son recomendadas, sobre todo las zanahorias, la manzana y el plátano. El chayote puede usarse para satisfacer la saciedad de alimento y que no requiera más, esto ayuda a prevenir el sobrepeso. Las uvas están prohibidas, porque básicamente les resultan tóxicas.

Un estudio reveló un riesgo microbiológico en dietas crudas a base de carne para perros. Esto representa un peligro para la salud de las mascotas, pero también de las personas, sobretodo en ancianos y bebés. Estás leyendo un extracto de: ¿Son buenos los preparados de carne cruda para tu perro?
Si deseas leer este texto da clic aquí o en la imagen.
Foto: Especial

¿De empaque o de casa?

Las investigaciones sobre los requerimientos nutricionales de los perros han avanzado, ahora se sabe que su dieta debe incluir minerales, vitaminas, aminoácidos y ácidos grasos específicos. Para saber si un alimento comercial para perro es óptimo, tanto en Estados Unidos como en México, se puede consultar lo establecido por la Asociación de Oficiales de Control de Alimentación de los Estados Unidos (AAFCO, por sus siglas en inglés). Sus pautas nutricionales manejan porcentajes específicos de proteína y grasa, además de fósforo, calcio, cobre, zinc y más componentes.

En cuanto si un alimento es mejor que otro, la guía no debe ser la información nutricional que nos puede proporcionar la etiqueta, sino la calidad de los ingredientes y cuales sean. La VCA Animals Hospitals recomienda elegir un producto a partir de los ingredientes que podamos reconocer y que sea una dieta de bajas calorías. Consultar a un veterinario es la manera más efectiva de saber esto, y cuál de todas las variaciones que ofrece el mercado es mejor para el perro, además de la porción que él debe consumir.
 

En cuanto si un alimento es mejor que otro, la guía no debe ser la información nutricional que nos puede proporcionar la etiqueta, sino la calidad de los ingredientes y cuales sean.
Foto: Especial

Areli Sánchez menciona que “elaborar una dieta casera con calidad [nutricional] sería muy tardado y muy costoso, la mejor dieta es el alimento seco, hablando específicamente las croquetas”; las cuales van de las más conocidas —comerciales— hasta las que se obtienen con prescripciones médicas en hospitales o clínicas veterinarias.

La dieta específica de cada perro depende de sus características: raza, edad, tamaño, etapa de desarrollo, si tienen padecimientos, actividad física; “no es lo mismo un perro de una raza deportiva, que sale a correr todos los días, a un perro que es sedentario, como un bulldog”.

“En casa se puede llegar a tener varios perros, llegar a balancear la dieta de cada perro sería muy complicado. Para eso se deben tener conocimientos de nutrición muy avanzados, saber cómo balancear los alimentos y en qué cantidades, para poder cubrir las necesidades nutricionales del perro”, concluye Areli.}
 

La dieta específica de cada perro depende de sus características: raza, edad, tamaño, etapa de desarrollo, si tienen padecimientos, actividad física; no es lo mismo un perro de una raza deportiva, que sale a correr todos los días, a un perro que es sedentario, como un bulldog.
Foto: Especial
Autor: Otoniel Pavón