Cosmos

DIEZ FAKES NEWS DE LA LUNA... y sus desmentidos

Enrique Anzures 05 / Apr / 19
A pesar de contar con cuatro siglos de estudio y exploración lunar; en la actualidad, existen extravagantes ideas acerca de la influencia de la Luna en el comportamiento humano, o se le atribuyen extraños fenómenos. Ponemos al descubierto 10 mentiras lunares

Atender este tipo de información incompleta, errónea o abiertamente manipulada es trabajo habitual en el Área de Divulgación y Comunicación de la Ciencia del Instituto Nacional de Astrofísica Óptica y Electrónica (INAOE). En donde Raúl Mujica, investigador y responsable del área, asegura que “las noticias con más impacto mediático en lo que concierne a la astronomía, son las que tienen que ver con temas relacionados con la Luna, y en gran medida, son ideas descabelladas, ¡pero son un buen pretexto para hablar de astronomía y de ciencia!”.
 
No te dejes engañar. Bienvenido al decálogo desmitificador.

1. La dieta de la Luna
En la búsqueda de la panacea para la pérdida efectiva del peso corporal, es posible encontrar un régimen alimenticio, que implementa el uso de las fases de la Luna en conjunto del ayuno.

Atribuida al médico italiano Rolando Ricci, la dieta de la Luna, expone un tratamiento para la perdida de la grasa corporal, mediante la premisa de que el cuerpo humano esta constituido por un 70% de agua; y este líquido, puede verse influido por la gravedad lunar —como en las mareas— y mediante dicho movimiento, promueve la eliminación de toxinas y grasa.

Raúl Mujica, asegura que “la gravedad lunar es una fuerza que actúa a distancia, y si aplicamos las leyes de Newton, comparando la proporción de la fuerza ejercida entre la Luna contrastada con la de una persona que se encuentre a un metro de distancia, la persona tendrá mayor interacción gravitatoria en nuestro cuerpo que la que aplica la Luna…” 

Por ende, el plan alimenticio de la Luna carece de rigor científico que pueda demostrar que la Luna genera los cambios tan abruptos sobre el cuerpo humano afirmados por Ricci.

Acudir a un especialista de la salud, complementado con visita la nutriólogo y ejercicio regular, son las recomendaciones más frecuentes entre los médicos para alcanzar cambios reales y visibles.

dieta_0.jpg
A pesar de que hayas escuchado acerca de la teoría del médico italiano Rolando Ricci, la Luna no puede influir en la pérdidad de peso | Foto Especial

2. Marte se verá del tamaño de la Luna
En el año 2013, se presentó un acercamiento importante del planeta Marte con respeto a la Tierra, evento astronómico que sería de relevancia, ya que solo sucede cada 60 mil años.

A pesar de la información apoyada por los prestigiosos centros de investigación internacionales, como la agencia espacial norteamericana NASA o en México por el Instituto Nacional de Astrofísica Óptica y Electrónica, se propagó, —particularmente en internet— la noticia de que el planeta Marte se vería con un tamaño equiparable a la Luna llena.

Mujica, explica, que se “cometió un error por algún reportero, en la descripción de la medida usada para medir los objetos astronómicos en el cielo —llamada arco— aplicadas  al planeta rojo, y se pasó de segundos de arco a minutos, o sea, por una coma, lo que hace que los tamaños cambien considerablemente”

Para que Marte se vea con un tamaño similar al de la Luna, es necesario que el cuerpo se acerque lo suficiente al planeta Tierra, lo que implicaría que la gravedad de ambos planetas provocaría severos estragos. 

3. El lado obscuro de la Luna
Una idea muy común basada en la percepción cotidiana es que no hay rotación en la Luna, debido a que siempre es posible ver una sola cara.

La realidad es que la Luna sí gira; la aparente falta de giro sobre su propio eje, se explica mediante el fenómeno físico llamado acoplamiento de mareas, el cual consiste, en una coincidencia del periodo de rotación de la Luna, con el periodo de traslación que tiene respecto a la Tierra.

luna_1.jpg
Una idea muy común basada en la percepción cotidiana es que no hay rotación en la Luna, debido a que siempre es posible ver una sola cara | Foto: Especial

4. La Luna de sangre
Cada cierto tiempo es posible escuchar en los medios de comunicación masiva, la proximidad de la fecha en la que se presentará una Luna de sangre.

Para los pueblos antiguos, dicha idea creaba temor y supersticiones. Pero gracias a la astronomía moderna, se conoce la causa del fenómeno planetario, al que han llamado eclipse de Luna; el cual consiste en el paso del satélite terrestre dentro de la sombra que proyecta la Tierra por la luz del Sol.

La Luna al carecer de luz propia solo refleja la que produce nuestra estrella; al entrar en la sombra tendría que desaparecer, no lo hace, y adquiere tonalidades rojizas.

El color rojizo se produce debido a la acción de la atmósfera terrestre que desvía o refracta la luz proveniente del Sol hacia la superficie de la luna y, además, la luz es dispersada, haciendo que solo el color rojo logre franquear esta capa de gases, para después ser reflejado por la superficie lunar.

5. Luna azul
Cada 3.5 años, los medios de comunicación prevén que la Luna adquirirá tonalidades azules, y, nuevamente, el público sale el día anunciado y sus expectativas son frustradas.

En realizad, lo que se presenta la noche anunciada consiste en el empalme con el calendario que usamos de dos Lunas llenas en un solo mes; la próxima vez que se vean dos lunas llenas en un mismo mes, será en octubre de 2020.

Siendo así, se han reportado tonalidades de la Luna con matices azules, pero en días que no tienen que ver con lo dicho anteriormente, sino en erupciones volcánicas en donde la ceniza expulsada hacia la atmósfera, dispersa la luz reflejada por la Luna, —un efecto similar al que hablamos líneas arriba con los eclipses de Luna—.

luna_azul.jpg
Aunque se anuncie la aparcición de tonalidades azuladas en la Luna, seste efecto se crea por el empalme de dos lunas llenas en un sólo mes | Foto: Especial

6. La personalidad y la Luna
No es licantropía —convertirse en hombre lobo—, pero a la Luna se le ha atribuido, particularmente en su fase llena, influencia en la personalidad de las personas o incluso como detonante para ciclos biológicos.

La realidad es que no se cuenta con evidencias sólidas de este hecho, a pesar que existen registros de alza en delincuencia en los días de Luna llena por parte de la policía de los Estados Unidos, pero la correlación no es concluyente. 

7. El fraude del alunizaje
Una de las teorías de la conspiración más famosas se refiere al supuesto fraude cometido por el gobierno de los Estados Unidos para simular el primer viaje a la Luna, con el fin de ganar la carrera espacial a la extinta Unión Soviética.

A pesar de que el espionaje entre las dos grandes potencias alcanzó límites insospechados, y el bloque comunista sería el primer interesado en desmentir este viaje; sumado en la hipotética complejidad del control de la discreción de más de un millar de personal del gobierno, aún sé insiste en demeritar una de las hazañas más grandes realizadas por la humanidad. 

Existe una docena de hipótesis para falsear el viaje al satélite natural, las más conocidas que refieren los llamados conspiracioncitas son:

a) Fotografías sin estrellas de fondo: Debido a las condiciones de alta luminosidad producida por el regolito lunar, las cámaras fotográficas debían exponer lo menos posible la película a la luz para evitar sobresaturarla, lo que hacia que fuentes débiles de luz no se registraran en la toma.

b) La bandera que ondea: A falta de atmósfera y de corrientes de aire, la bandera instalada no debería de moverse. La explicación se puede basar en la ley de Hooke, que hace que la asta de la bandera se comporte como un resorte, transfiriendo su energía a la bandera y al carecer de resistencia del aire, se mueve más —ya se han realizado experimentos en campanas de vacío para demostrarlo—.
 

Uno de los mitos acerca de la Luna más conocido es que la humanidad jamás llegó a pisar su superficie. Existen muchas hipótesis que argumentan el falso viaje a la superficie lunar. Una de ellas que no se ven estrellas en las fotos, esto debido a que, para no sobresaturar la imagen, se evitaba exponer mucho la película por la alta luminosidad
Foto: Especial

8. El rostro de la Luna
La mayoría de las personas observan un rostro sobre la superficie de la Luna, otros, un conejo —lo que originó el mito de Quetzalcóatl y el conejo—.

Observar patrones conocidos en estructuras artificiales o naturales es probablemente un remanente evolutivo de nuestros antepasados, que tenían la necesidad de discernir depredadores entre la maleza.

A este fenómeno los psicólogos lo han denominado pareidolia, y consiste en la búsqueda del cerebro de patrones conocidas, particularmente rostros. El ejemplo más común es la búsqueda de figuras en las nubes, pero también en formas artificiales como un picaporte.

9. Super Luna
Algunos de los llamados memes la disfrazan con una capa a manera de super heroína y se propagan imágenes comúnmente editadas con tamaños exagerados.

Existe momentos en que la Luna tiene un máximo acercamiento con nuestro planeta, en un punto conocido como perigeo, que se produce debido a la órbita elíptica del satélite.

Al llegar el perigeo lunar, el tamaño aparente del satélite puede aumentar hasta un 14% e incrementar su brillo, produciendo una imagen espectacular.

10. La energía de la Luna
Es común escuchar en las secciones dedicadas a la astrología y sus variantes que existe una influencia de Luna sobre el cuerpo humano causada por cierta energía proveniente de ella.

La Luna no emite energía lumínica como las estrellas; la luz que percibimos de ella se produce debido al reflejo de la luz solar. La luz o radiación proveniente del Sol genera un ínfimo calentamiento de la Luna, generando en consecuencia la emisión de radiación infrarroja.

Tanto la luz que percibimos de la Luna y la radiación infrarroja es energía. Y este tipo de radiación es idéntica a las de nuestra vida cotidiana, como las lámparas o la misma luz solar; y no se conoce algún estudio riguroso que demuestre algún factor que pueda impactar en la personalidad de los humanos.

astrologia.jpg
En la astrología se habla de que la energía que produce la Luna impacta nuestras vidas, pero el dicho satélite no produce energía lumínica por si misma, sólo la refleja | Foto: Especial

Autor: Enrique Anzures