Geo

Mono aullador, el agricultor del bosque

Susan Irais 27 / Jun / 19
En riesgo el hábitat de los monos aulladores, animales fundamentales para la regeneración de los bosques tropicales

La construcción de la refinería Dos Bocas en Tabasco (según La Manifestación de Impacto Ambiental realizada por PEMEX) y El Tren Maya podrían poner en riesgo una especie catalogada por las leyes mexicanas en peligro de extinción, los monos aulladores.  Aquí te presentamos la historia de estos monos.

Los monos aulladores tienen una gran importancia ecológica. Son los grandes agricultores del bosque. Su conservación debería ser una prioridad porque son los encargados de dispersar y germinar las semillas”, dice el doctor Juan Carlos Serio Silva, quien encabeza el Grupo de Estudios Transdisciplinarios en Primatología del Instituto de Ecología AC (INECOL).

“Estos monos son elementos muy importantes en la dispersión de las semillas que ingieren porque al pasar por su tracto digestivo van a tener mayores posibilidades de germinar en mayor número y más rápido que si solo caen al pie del árbol que las produce”, agrega el doctor.

Los monos aulladores se alimentan de hojas y frutos silvestres de más de 150 especies de plantas. Su labor de agricultores consiste en comer y defecar. Y es que, cuando las semillas llegan a su tracto digestivo, éste adelgaza su capa externa. Y al defecar las semillas peladas, crecen todo tipo de árboles en menos tiempo.

mono.jpg
Foto del mono aullador en su hábitat natural | Foto: Jorge Ramos Luna

Desechos de unos, comida de otros
 
“Estos primates mantienen en su tracto digestivo todo lo que han consumido durante 21 horas. Este tiempo permite que se adelgace la cutícula externa de las semillas. Este proceso favorece la pronta germinación y por ello el crecimiento de plántulas” (este término describen las primeras etapas de desarrollo de la planta, desde que germina la semilla hasta que adquiere sus primeras hojas verdaderas), dice el experto.

Los monos llevan a cabo la dispersión primaria porque únicamente defecan las semillas, éstas muchas veces caen en sitios adecuados, y cuando no, otros animales las siembran, por ejemplo, los escarabajos. “Ellos se llevan las heces con todo y semilla, las entierran y es como si concluyeran todo el proceso. Los hemos seguido hasta el lugar donde llevan las bolitas de caca y a las semanas ya está la plántula lista”, agrega el doctor Serio Silva.

Dentro de la dieta de los monos aulladores se encuentran hojas y frutos de más de 150 especies, por ejemplo, el "ramón" (u "ojoche"), los higos silvestres, jobos, mamey y zapotes. También árboles como el caracolillo, el gusano, y los frutos de la palma de guano. La dieta de los monos americanos incluye 50 tipos diferentes de frutas al día. Así que esos pequeños monos son responsables de que comas tu fruta favorita.

Los monos aulladores tienen una gran importancia ecológica. Son los grandes agricultores del bosque. Su conservación debería ser una prioridad porque son los encargados de dispersar y germinar las semillas
Foto: Jorge Ramos Luna

 

Si se perturba su hábitat se reduce la calidad y cantidad de su dieta, entonces se ve amenazada toda su labor como agricultores”, afirma el experto en primates mexicanos.

Además de agricultores, grandes cantantes

Los monos aulladores se caracterizan particularmente por los aullidos que emiten a grandes distancias y que le sirven de aislamiento entre grupos dentro de su hábitat natural. “Estas vocalizaciones de tono metálico se producen gracias al ensanchamiento que tienen en la garganta del hueso hioides que les sirve de caja de resonancia para emitir estas fuertes vocalizaciones”, explica Juan Carlos.

Estos primates tienen una cola prensil que les facilita el desplazamiento por el dosel de las bosques, por esta razón pueden dispersar las semillas por todo su hábitat.

retrarto_1.jpg
Pintura al óleo de mono aullador, propiedad del Dr. Juan Carlos Serio Silva | Pintura: Laura Elisa Arguello Sánchez

¿Qué está acabando con los primates mexicanos?

En México existen tres especies de primates silvestres, los monos aulladores o saraguatos (pardo y negro) y el mono araña, todos en grave peligro de extinción principalmente por las amenazas de destrucción de su hábitat, su captura y venta como mascotas y en algunos sitios, por el consumo tradicional por parte de los pobladores locales.

“Los primates mexicanos deberían ser prioridad para conservar no solamente por estar emparentados con nosotros, sino porque cumplen funciones vitales en la regeneración de los bosques tropicales. Estos animales son nuestro patrimonio natural, no son un elemento más del ambiente, son parte de nuestra identidad desde tiempos ancestrales”, afirma el experto.

El doctor Juan Carlos Serio Silva y su equipo transdisciplinario llevan 30 años estudiando a los primates mexicanos en su hábitat natural en varios estados del sureste de México con el fin de desarrollar una estrategia de identidad-conservación-acción para impulsar la protección de estos primates y sus selvas involucrando a la academia, sociedad civil y gobierno. 

Por ejemplo, han fomentado la realización de cuatro Festivales magnos en Balancán y Villahermosa, Tabasco (Semana Internacional del Mono Saraguato Negro) y cinco Festivales en Catemaco, Veracruz (Festival Changos y Monos: Tesoros de Los Tuxtlas).

5o Festival Changos y Monos

“Estos eventos anuales enaltecen la figura e importancia de los monos en los sitios donde son originarios —y además, dice el doctor Serio Silva— incluyen actividades artísticas, educativas, ambientales y particularmente un foro de exposición artesanal donde las diferentes comunidades de la región van a exponer lo que sus grupos de artesanas han generado alrededor de la imagen e importancia de estos primates”. concluye.
 

 

 

 
Autor: Susan Irais
Periodista de ciencia. Colaboradora en Tangible y Asistente de Información de Iván Carrillo. Profesora adjunta de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Ha escrito para la revista Algarabía y Ciencia UNAM de la Dirección General de Divulgación de Ciencia.