SCI-Tech

E Fórmula: Arrancan los bólidos eléctricos

Leonardo Domínguez 16 / Oct / 18
Con tan sólo 4 años de historia, la Fórmula E ha sacudido el deporte automovilístico: más velocidad, mejores baterías. ¿Qué pasará en una década?

El automovilismo deportivo es un cuchillo de adrenalina que busca apuñalar el tiempo. En este tipo de competiciones, el asfalto se convierte en un coliseo donde los autos luchan ferozmente por alcanzar la victoria. Derrapan por la pista, los neumáticos se deterioran, el motor expide imponentes ruidos. Pero en la Fórmula 1, la máquina del piloto sólo vive gracias a la combustión, sin esta reacción sólo habría silencio.

Poco a poco, los autos eléctricos comienzan a tener un mayor auge entre los consumidores. Aunque la carga de sus baterías y su autonomía, siguen siendo un inconveniente a resolver, han dejado de ser una opción exclusivamente ecológica para posicionarse como una alternativa sensata de innovación y velocidad.

Desde 2014, Alejandro Agag, yerno del expresidente español José María Aznar, ha impulsado la Fórmula E, categoría de competición de monoplazas eléctricos, como un laboratorio de desarrollo de vehículos eléctricos para promover su popularidad.

A simple vista, la idea es combinar el deporte con la innovación pero en el fondo Agag está convencido que “los deportes de automovilismo siempre han sido el lugar predilecto para probar la tecnología antes de sacarla a la calle. El calor de la competencia acelera el desarrollo de la tecnología”, comentó el CEO y fundador de la Fórmula E, vía remota durante la presentación en México del nuevo monoplaza, el “Gen2”.

A diferencia de su predecesor, el Gen2 posee una mayor potencia, unos 250 kilovatios es decir 340 caballos de fuerza, sin embargo, ese no es su cambio más relevante. Esta nueva generación de automóviles tiene la autonomía suficiente para completar una carrera sin tener que recurrir al cambio de monoplaza como se hacía hasta ahora.

 

El Gen2 posee una mayor potencia, unos 250 kilovatios es decir 340 caballos de fuerza
Foto: Fórmula E 

 

Para completar la hazaña de coronarse campeón sin la necesidad de tener que cambiar de auto, el Gen2 utiliza una energía equivalente a unas 9 mil 500 baterías de teléfono celular. Imaginemos este cúmulo de pilas incrustado en la parte de inferior del carro, generarían un peso extra de 380 kilos. Una masa imposible de cargar si se piensa que la prioridad es la velocidad. Lo que hizo el equipo de la Fórmula E fue incorporar unas baterías McLaren de 54 kWh en lugar de las Williams de la generación anterior de sólo 28 kWh. De este modo, lograron que el peso de los monoplazas sólo se incrementara en 12 kilos.

A principios de este año, Alejandro Agag unió lazos con ABB, la empresa de tecnología global líder en electrificación, robótica y automatización industrial. “Ambas compañías son sinónimo de la búsqueda de los límites de lo que es posible", expresó en ese entonces el CEO.

De acuerdo con Javier Altamirano, Líder de la División de Electrificación de ABB México, la tecnología que están desarrollando va a cambiar el mundo y la forma en que percibimos la movilidad. “La alianza nos ha ayudado a promover mundialmente nuestra tecnología y a cumplir con nuestro compromiso de hacer un mundo más sustentable”, aseguró.

ABB es una empresa pionera en la recarga de vehículos eléctricos no sólo para automóviles sino también para autobuses. Nosotros aportamos, detalló Altamirano, al concepto de movilidad en dos pilares: el primero en desarrollar la tecnología de carga y el segundo en crear la infraestructura eléctrica para hacer posible que estas instalaciones se encuentren en diferentes puntos de la ciudad.

Alt
Foto: Fórmula E 
Alt
 
Alt
 
Alt
 

“El avance ha sido gigantesco en los últimos años. Para recargar por completo un automóvil te tardabas hasta 10 horas. Acabamos de lanzar un cargador capaz de recargar la batería del carro en tan sólo ocho minutos para una autonomía de 220 km”, apuntó el representante de ABB en México.

El futuro apunta a que nos llevaría más tiempo beber un café acompañado de una dona que recargar un auto. Sí bien la Fórmula E es la plataforma más seductora para demostrar la potencia de estas máquinas, también es el escenario ideal para implantar una semilla en la sociedad sobre el beneficio ambiental y de movilidad que traerá estos autos.

“Es muy importante hacer los autos eléctricos más cercanos a la gente. Algunos no los consideran como una opción para su día a día pero cuando asisten a una carrera de Fórmula E la competencia les puede cambiar su mentalidad, el chip, en especial al publico joven. Nuestra apuesta es que vengan los niños porque cuando crezcan estarán más interesados en comprar un auto eléctrico”, agregó Alejandro Agag.

Con tan sólo 4 años de historia, la Fórmula E ha sacudido el deporte automovilístico: más velocidad, mejores baterías. ¿Qué pasará en una década? ¿Los pilotos serán robots adictos a la aceleración?
 

Autor: Leonardo Domínguez