Geo

El futuro necesita más espacio

Berenice González Durand 17 / Oct / 18
Europa se toma muy en serio el conocimiento de la industria espacial que impacta en tierra firme. Un ejemplo de esto son las novedades que presentan cada año las empresas emergentes que se incuban en todo el continente y que describen las necesidades del futuro.

Los barcos que deben cruzar las zonas polares del planeta se enfrentan cada vez a más retos ante la imposibilidad de trazar adecuadamente rutas libres de obstáculos. El acelerado flujo de las aguas producto del deshielo, así como el inesperado congelamiento de otros puntos es un problema que se hace evidente año con año bajo la sombra del cambio climático. La compañía Drift + Noise Polar Services se dio cuenta de estas necesidades y decidió asistir a empresas y organizaciones que navegan en aguas cubiertas de hielo. Ellos proporcionan servicios de consultoría y mapas para regiones polares que presentan tanto información satelital, como imágenes de radar en tiempo casi real, marcando puntualmente concentraciones específicas de hielo marino por área y con predicciones en alta resolución. Su sistema operativo maneja datos de big data que los usuarios no podrían resolver de manera individual ya que los flujos de información son de alta velocidad, con varios formatos, dimensiones, resoluciones y proyecciones. Esta visionaria compañía emergente forma parte del “elenco” de las 24 startup presentadas a principios de este mes durante el Congreso Internacional de Astronáutica, organizado en Bremen, Alemania, bajo el lema “Necesitamos más espacio”.

Europa está evolucionando rápidamente en esta área con nuevas empresas y precisamente la Agencia Espacial Europea (ESA) está en el centro de estos desarrollos, brindando apoyo a las compañías a través de su Programa de Transferencia de Tecnología e Incubación de Empresas, que incluye una red de soluciones espaciales de 20 Centros de Incubación y 16 Agencias de Transferencia de Tecnología. Este proyecto ha apoyado hasta la fecha 650 nuevas empresas con proyectos que describen las necesidades del futuro en el espacio con claras repercusiones sobre la cotidianeidad en tierra firme.
 

La tecnología DiveRay se considera uno de los primeros métodos estandarizados en monitoreo ambiental. La idea es hacer visible lo invisible en el fondo marino recopilando una gran cantidad de datos en poco tiempo.
Foto: Especial

Otro ejemplo del impacto de la información satelital lo muestra otra de las participantes en Bremen: Vultus, una empresa emergente sueca que ofrece un sistema satelital para el fortalecimiento de la agricultura que ayuda a generar cultivos más sanos y a un menor costo. ¿Cómo lo hace? Mediante sofisticados sistemas satelitales que toman fotografías de los campos desde el espacio para después realizar análisis espectrales de los cultivos y medir con precisión las necesidades de nutrientes de las plantas. Así, los productores reciben recomendaciones sobre cómo fertilizar de manera más eficiente sus campos. Este tipo de tecnología satelital promete reducir hasta 40% el uso de fertilizantes nitrogenados y ayuda a mejorar la producción de los cultivos. La idea es mejorar la apuesta por una agricultura realmente verde que no contribuya a otras fuentes de contaminación.

Análisis de ADN y monitoreo submarino
Por otra parte, la empresa estadounidense Coletti Biotechnologies está desarrollando un dispositivo portátil compacto para el análisis de ADN. Totalmente alejado de la concepción de un laboratorio tradicional, GenArrow es un instrumento para entornos lejanos donde las herramientas de diagnóstico convencionales no estén disponibles. Esta es una herramienta que puede ser útil en misiones espaciales de larga duración en las que sea necesario detectar variantes genéticas adquiridas asociadas con el cáncer, así como identificar rápidamente la presencia de patógenos en una nave o habitando en otra superficie planetaria.

Del cielo a la Tierra: GenArrow también es útil para detectar epidemias virales (dengue, zika, fiere amarilla) en zonas remotas del mundo, así como para el seguimiento de pacientes con diferentes enfermedades que requieran análisis de proteínas, pruebas genéticas e incluso una fertilización in vitro. El dispositivo del tamaño de una pequeña maleta utiliza procesadores patentados desechables, diseñados tanto para aplicaciones clínicas como de investigación.
 

Alt
Robert Curbeam durante la primer caminata espacial 

 

Los alcances de estas visionarias empresas también llegan hasta las profundidades marinas, los sitios donde los científicos vaticinan que podrían estar las principales fuentes de alimentación y medicamentos cuando los demás recursos empiecen a escasear. En este sentido, la empresa alemana PlanBlue ofrece una nueva tecnología para monitorear el fondo marino. Una de sus principales herramientas para este objetivo es la DiveRay, una cámara subacuática hiperespectral inteligente que escanea automáticamente las áreas más difíciles de penetrar en el fondo de los océanos, pero también en lagos y lechos de los ríos. El corazón de esta tecnología está basado en imágenes hiperespectrales; es decir, en la recopilación y procesamiento de información a lo largo de todo el espectro electromagnético. Estos datos se apoyan en algoritmos de aprendizaje automático.

Actualmente, uno de los grandes obstáculos para investigar estas zonas ocultas del mar es que no cuentan con un monitoreo objetivo y eficiente que en un corto plazo pueda estimar la condición de las estas áreas. La mayoría de los métodos requieren mucha mano de obra (y mucho dinero) y dependen de las interpretaciones de las personas que investigan los datos. La tecnología DiveRay se considera uno de los primeros métodos estandarizados en monitoreo ambiental. La idea es hacer visible lo invisible en el fondo marino recopilando una gran cantidad de datos en poco tiempo que son analizados con su propio software, el HyperSuite (con tecnología desarrollada en el Instituto Max Planck en Bremen) que puede analizar datos automáticamente, resumir estadísticas y traducir esta información en mapas codificados por colores que ofrecen una fácil interpretación. Se considera que esta es una de las grandes alternativas de los últimos años para la protección y utilización sustentable de recursos marinos en estos lugares. El prototipo desarrollado pesa un poco más de 20 kilos y ya fue usado exitosamente para identificar la flora y la fauna en los arrecifes artificiales de la Reserva Marina Larvotto en Mónaco. Se calcula que al año alrededor de 160 empresas emergentes se unen a esta red que recibe el apoyo de la ESA durante dos años: el primer empujón para enseñarles a caminar hacia el futuro.
 

Autor: Berenice González Durand
Periodista cultural independiente. Ha trabajado en diferentes revistas y periódicos como editora y reportera. Desde 2013 escribe para Conciencia, que antecede a Tangible, como la apuesta por la ciencia de El Universal.