Geo

Toda la familia de Marie Curie ganó por lo menos un Nobel

Plinio Sosa 26 / Sep / 19
Conoce la fascinante historia detrás del hallazgo del polonio y lo que sucedió después de eso en la familia de Curie

El Polonio fue difícil de descubrir, es difícil de conservar y prácticamente no tiene aplicaciones porque es sumamente inestable.

Al igual que todos los átomos de cualquier otro elemento, el polonio tiene una naturaleza eléctrica: una parte positiva que es el núcleo, y una parte positiva que son los electrones. Lamentablemente, su núcleo no es estable.

En el interior de los núcleos se encuentran dos tipos de subpartículas: los protones y los neutrones. Lo que mantiene unidos a protones y neutrones son las poderosas fuerzas nucleares. Sin embargo, al mismo tiempo, también actúan las no tan poderosas fuerzas eléctricas. Como los protones son partículas cargadas positivamente, estos se repelen entre sí. 

En los elementos de la parte de arriba de la Tabla Periódica, predominan las fuerzas de atracción nucleares sobre las fuerzas de repulsión eléctricas. Pero conforme va aumentando el número de protones la repulsión eléctrica le va ganando terreno a la atracción nuclear. El polonio aparece en la casilla número 84 de la Tabla Periódica, lo cual significa que contiene 84 protones en su núcleo. Y 84 protones… ¡son muchos protones!
 

El polonio aparece en la casilla número 84 de la Tabla Periódica, lo cual significa que contiene 84 protones en su núcleo.

polonio_1.jpg
Polonio | Foto: Especial

Poderoso y tóxico

Por esta razón los núcleos de polonio se desintegran rápidamente con el tiempo (las fuerzas de repulsión eléctricas le ganan a las de atracción nucleares). Por ejemplo, en solo 138 días, de un gramo de Polonio–210 (84 protones más 126 neutrones), apenas queda medio gramo.

Pero, además esto ocurre de una manera muy violenta. Medio gramo de Polonio–210 puede elevar la temperatura de los alrededores hasta casi 500 °C en unos cuantos segundos. Es una de las sustancias más letales conocidas por el ser humano. Es un trillón de veces más tóxico que el cianuro de hidrógeno. 
 

Química a ciegas

Más allá de estos datos escalofriantes, el polonio está indisolublemente ligado a Marie Curie quien lo descubrió junto con su esposo Pierre Curie.

Marie nació en Polonia en 1867. No se llamaba María sino Manya Sklovodowska. Ella no era química sino física y matemática. Se recibió de física a los 26 años en 1893. Y, de matemática, un año después en 1894. Se casó con el físico francés Pierre Curie (8 años mayor que ella) en 1895, a sus casi 28 años. 

En 1896, el físico (también francés) Henri Becquerel descubrió la radiactividad. En 1897, a los 30 años, Marie decide hacer el doctorado con Becquerel en este nuevo tema apenas descubierto.

Trabajó con dos minerales, la plechbenda y la calcolita, ambos muy ricos en uranio y torio. Extrajo las sales de estos dos elementos y les midió su reactividad. Para su enorme sorpresa, resultaron ser infinitamente menos radiactivos que los propios minerales.

Es decir, tenía que haber algo más, ahí adentro, mucho más radiactivo que el uranio y el torio. Probablemente, un nuevo elemento. Y, además… ¡sumamente radiactivo!

Marie y Pierre se abocaron a tratar de aislar una sustancia elemental desconocida de la cual no sabían nada de sus propiedades. Es decir, a realizar química analítica de primer nivel pero… ¡a ciegas!

En diciembre de 1897, nació su hija Irene.

curies.jpg
Marie y Pierre Curie | Foto: AP

El polonio está indisolublemente ligado a Marie Curie quien lo descubrió junto con su esposo Pierre Curie.

Una familia Nobel

En junio de 1898, obtuvieron el polonio. Y, en diciembre, el radio. Habían partido de varias toneladas de minerales y terminaron apenas con unos cuantos gramos de las sales de estos dos nuevos elementos. María tenía 31 años.

El 25 de junio de 1903, a sus 35 años, Marie Curie se recibió de doctorado, ya siendo una de las científicas más importantes de la época y toda una celebridad.

Ese mismo año, el 10 de diciembre de 1903, Pierre, Marie y Becquerel reciben el Premio Nobel de Física. Ella apenas tenía 36 años.

Un año después, el 6 de diciembre de 1904, nació su hija Eva. Cinco meses después, el 19 de abril de 1906, Pierre muere atropellado por una carreta de caballos. Marie tiene 37 años, Irene, 7, y Eva tan solo 5 meses.

marie-curie.jpg
Marie Curie en su laboratorio | Fototeca El Universal

En noviembre de 1911, a sus 44 años, se le concede, ahora, el Premio Nobel de Química justamente por la hazaña química de separar y descubrir el polonio y el radio.

Por ejemplo, en solo 138 días, de un gramo de Polonio–210 (84 protones más 126 neutrones), apenas queda medio gramo.

En 1934, muere Marie Curie. En 1935, Irene y su esposo Fréderic Joliot reciben también el Premio Nobel de Química.

En 1965, se concede el Premio Nobel de la Paz a la UNICEF, cuyo director general era, en ese entonces, Henry Labouisse, esposo de Eva. Ella fue designada para recibir el premio de manos del Rey de Suecia.

A veces, la realidad supera a la ficción. ¿A quién se le hubiera ocurrido escribir una historia así?

 

También puede interesarte: 10 datos sobre la vida y trabajo de Marie Curie de DE10.mx
Foto: Especial
Autor: Plinio Sosa