Geo

El tesoro escondido de las Islas Marías

Susan Irais 18 / Feb / 19
La biodiversidad de las Islas Marías fueron custodiadas durante un siglo por el penal, en 2012 perdieron su protección, pero el nuevo nombramiento les da la oportunidad de recuperar su esplendor natural

Durante más de un siglo las Islas Marías fueron los muros de agua de la Colonia Penal Federal Islas Marías. Este arrecife alojó a prisioneros famosos como Concepción Acevedo de la Llata, una religiosa acusada de ser la autora intelectual del asesinato de Álvaro Obregón. A Pancho Valentino, un luchador profesional que asesinó a un cura. Y al intelectual y escritor, José Revueltas, entre muchos otros.

Hoy con su nuevo nombramiento las islas tienen la oportunidad de recobrar su esplendor natural gracias a que la seguridad del penal custodió también la biodiversidad de la ínsula. La Colonia Penal Federal Islas Marías protegió 15 millas náuticas (casi 28 kilómetros) a la redonda de la isla, esto creó una protección de la biodiversidad subacuática. “Debido a la protección de la marina, este es el único archipiélago costero donde la pesca de arrastre nunca se ha dado y nunca se debería de dar. También se han mantenido los arrecifes en muy buen estado de conservación”, explica el Dr.  Octavio Aburto Oropeza, profesor investigador del Instituto de Oceanografía Scripps, quien recientemente encabezó una expedición científica a la zona, precisamente para conocer el estado del ecosistema. 

Laboratorio natural 
El archipiélago está a cien kilómetros de distancia de la costa, y se ubica en el triángulo donde convergen muchas característica climatológicas y oceanográficas que han promovido la evolución de especies que no se encuentran otras partes del planeta. 

“Las islas se encuentran ubicadas precisamente en medio del Golfo de California, de la Zona del Pacífico mexicano y la Corriente de California. El archipiélago está al borde de la plataforma continental. Del lado oeste se encuentran corrientes fuertes y la parte este se encuentran en la meseta arenosa. Estas características hacen que se generen muchos ecosistemas y una biodiversidad enorme al grado que estas islas han sido consideradas una reserva de la biosfera”, dice Octavio Aburto.

La biodiversidad en el archipiélago es única, “aquí las especies que han evolucionado se convierten en puntos aislados de evolución, lo que ha generado especies endémicas de estas islas. Hay una fauna y flora característica y deben ser conservadas en su máxima amplitud. En la parte terrestre hay maguey y cotorros endémicos; en la marina, por ejemplo, hay  abanicos de mar y otras especies de invertebrados. Estas sólo se pueden ver ahí, lo que hace a esta zona un laboratorio natural” señala el experto del mar.

 

“Debido a la protección de la marina, este es el único archipiélago costero donde la pesca de arrastre nunca se ha dado y nunca se debería de dar"
Doctor Octavio Aburto Orepeza

El archipiélago sin custodios  
Desde 1908 la Isla María Madre ha servido de protección para estas islas y “es la gran característica de este archipiélago porque todavía mantiene una protección a la isla que es superior a la pesca y la destrucción de los ecosistemas terrestres que vemos en otras partes”, dice el doctor Aburto Oropeza. 

Las Islas Marías han tenido un régimen de protección desde el año 2000, “pero siendo pocos los esfuerzos por darle un enfoque de área protegida que vaya más haya de explotar los recursos naturales por medio de la pesca o otras actividades que simplemente no conviven con la naturaleza”, expone Octavio Aburto. 

En 2012 debido a cambios en el penal, “se eliminó la protección que la Marina le estaba dando al archipiélago. Y comenzó la explotación ilegal. En las Islas Marías es muy fácil  (que se dé) la sobre explotación porque hay corales, lapas, y especies de invertebrados que no se mueven casi nada, esto los hace fáciles de pescar”, señala el profesor investigador del Instituto de Oceanografía Scripps. 
 

Alt
Fotos: Octavio Aburto  
Alt
 
Alt

El nuevo custodio
El gobierno de Andrés Manuel López Obrador anunció que convertirá  a las Islas Marías en un centro ambiental y cultural, este será llamado Muros de agua en honor a José Revueltas. “Este nuevo nombramiento le da una oportunidad a las Islas Marías de recuperar esos arrecifes. Si este nuevo centro cultural se alinea con la protección y visión que se tiene de un área natural protegida, las islas se podrían convertir en un ejemplo de área protegida a nivel mundial. Y México tendría el liderazgo en conservación de océanos, arrecifes e islas, pero sólo si se une una visión cultural con el medio ambiente”, expone Octavio Aburto.

Las especies que habitan las islas Marías eran usados por las culturas milenarias para sus danzas, cantos y rituales. “En este archipiélago aún se conservan las especies intactas de culturas como los huicholes. Si se pierden también se perdería el sentido de estas culturas”, expone el doctor.

Las Islas pueden representar la unión entre la cultura y el medio ambiente si este nuevo centro apoya y difunde la importancia de la reserva de biosfera para cuidar estos ecosistemas únicos. Por ello no se debe permitir ningún tipo de pesca dentro del polígono la reserva de la biosfera. Y debería ser conservado así, como un referente de investigación, como un laboratorio natural”, finaliza el experto. 

Autor: Susan Irais
Periodista de ciencia. Colaboradora en Tangible y Asistente de Información de Iván Carrillo. Profesora adjunta de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Ha escrito para la revista Algarabía y Ciencia UNAM de la Dirección General de Divulgación de Ciencia.