SCI-Tech

El triunfo de la curiosidad: la pantalla de tu celular, la WWW... y mucho más

Gerardo Herrera Corral 16 / Sep / 19
A 65 años de su creación, el Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN) ha generado conocimiento que ha transformado nuestra civilización

El Gran Colisionador de Hadrones (GCH) es la máquina de investigación científica más grande jamás construida. Este proyecto representa el mayor esfuerzo colectivo en la historia de la humanidad en términos de financiamiento, participación internacional y tiempo en desarrollo. Sin embargo, el GCH es solo una parte del laboratorio más grande del mundo: el Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN).

Para muchos, tener un laboratorio así es también un gasto enorme de recursos públicos en algo que, aparentemente, está solo al servicio de la curiosidad humana. No obstante, los gobiernos de países industrializados han apoyado al proyecto por muchos años. ¿Por qué lo hacen? ¿Por qué apoyar proyectos que buscan satisfacer la curiosidad?

Lo hacen, no solo porque pueden hacerlo, o porque piensan que la investigación científica es parte de la cultura de sus pueblos. No solo toman en consideración que el bienestar que han conquistado es, justamente, para que su gente se lance a imaginar mundos mejores con el conocimiento como base. La motivación principal es que la actividad que se realiza allí termina en lo que se denomina: spin off, esto es: “aplicaciones”. Muchos de los avances de sus investigaciones acaban en desarrollos tecnológicos que benefician a la sociedad.

La web y las pantallas táctiles

En el CERN se desarrolló la World Wide Web (WWW) que vino a cambiar nuestras vidas y es por eso que tenemos acceso gratuito a los portales que nos interesan. Su desarrollador hizo un gran esfuerzo, con el apoyo de CERN, para que este avance le perteneciera a la gente y no a los empresarios que podrían estar lucrando cada vez que usted abre una ventana de servicios.

celular-pantalla-tactil.jpg
En el CERN se desarrolló la pantalla táctil que tienen nuestros celulares | Foto: Pixabay

También fue allí donde se desarrolló la pantalla táctil que está en nuestros celulares, y en la que muy posiblemente estás leyendo este texto. Fue en los años 70 que los ingenieros del laboratorio europeo elaboraron la pantalla sensible al tacto para el acelerador que en aquel entonces era el de más alta energía: Super Proton Synchrotron (SPS).

El ingeniero Bent Stumpe inventó esta pantalla para el cuarto de control del acelerador depositando por evaporación una delgada capa de cobre sobre una lámina flexible y transparente de Mylar (película de poliéster) para producir el primer prototipo de pantalla táctil capacitiva. Esas pantallas táctiles estuvieron en operación en CERN de 1973 al 2008, cuando se instaló el nuevo cuarto de control del GCH.

Otras “aplicaciones” de la ciencia

Otro desarrollos tecnológicos que se han dado en CERN ahora han encontrado uso en la medicina, la industria, la seguridad, el cuidado del medio ambiente, etcétera.

Fue en los años 70 que los ingenieros del laboratorio europeo elaboraron la pantalla sensible al tacto para el acelerador que en aquel entonces era el de más alta energía: Super Proton Synchrotron, el cual se puede observar en la imagen
Foto: CERN

El multiplicador de electrones en gas, conocido en inglés como GEM (Gas Electron Multiplier) es un detector que se usa de manera frecuente en los experimentos del CERN y que ahora ha sido incorporado en la imagenología médica, la biotecnología, el análisis de materiales, la medición de dosis en radioterapia entre otros. Fue patentado por CERN y ahora cuenta con mas de 50 licencias de investigación y desarrollo en el mundo.

Este ingenioso dispositivo convierte la radiación que recibe en una señal eléctrica que proporciona mucha información.

La tecnología híbrida de pixeles es otro ejemplo. Una empresa holandesa recibió en fechas recientes la tercera licencia de esta tecnología por parte de CERN. Con esto, los holandeses están desarrollando aún más el potencial de la idea original. Este desarrollo está en la misma línea del que marcó a la radiografía en color.

También los programas computacionales que se hicieron originalmente para el control del acelerador se están adaptando a las pantallas de la compañía LG que es la compañía más importante del mundo en el desarrollo de paneles de cristal líquido. La empresa tiene su base en Corea, pero tiene filiales en Polonia, China y México. De manera que esto pone a nuestro país como uno de los beneficiarios indirectos. El que las compañías que producen en suelo mexicano sean competitivas nos beneficia también.

Autor: Gerardo Herrera Corral
Es profesor titular del Departamento de Física del Centro de Investigación y De Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (CINVESTAV). Es líder del trabajo de los científicos mexicanos en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN). Es autor de los libros "El Universo, la historia más grande jamás contada" y "El azaroso arte del engaño", entre otros.