Cosmos

¿En verdad es posible una conquista marciana?: Exclusiva con Robert Zubrin, presidente de Mars Society

Ana Cristina Olvera 28 / May / 19
El fundador de la Sociedad de Marte y uno de los impulsores más fervientes de los viajes espaciales tripulados y las colonias humanas en otros mundos comparte sus perspectivas sobre el pasado, presente y futuro de la exploración espacial. ¿Por qué no hemos llegado más lejos? ¿Regresaremos a la Luna? ¿Y el viaje a Marte se logrará?

Los seres humanos hemos soñado con alcanzar otros mundos desde que podemos observar las estrellas. En 1961, el cosmonauta ruso Yuri Gagarin dio el banderazo de salida a la conquista del espacio exterior. Y todas nuestras espectativas parecían materializarse algunos años después cuando el programa Apolo de la NASA lograba poner 12 pares de pies humanos sobre la Luna, entre los años 1961 y 1972. Lo más lógico era que, a 50 años de distancia, tuviéramos personas explorando y viviendo en distintos mundos. Pero eso está lejos de la realidad. 

Ante el anunció de Jim Bridenstine, la cabeza de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), de que el nuevo programa Artemisa llevará a la primera mujer, y al siguiente hombre a la Luna en el 2024, surgen varias dudas sobre el presente y futuro de los vuelos espaciales tripulados. ¿Se logrará la meta? ¿Qué es lo que ha detenido los viajes espaciales de los seres humanos? ¿Se ha abandonado la idea de llegar a Marte?

Tangible recurrió a una entrevista exclusiva con Robert Zubrin, presidente de Pioneer Astronautics y de Mars Society (La Sociedad de Marte), quien desde hace más de tres décadas es uno de los más fervientes impulsores de los viajes de los seres humanos al espacio y de generar una colonia en el cuarto planeta del Sistema Solar. 

robertzubrin.jpg
Robert Zubrin durante una conferencia en la NASA | Foto: Captura de pantalla

Periodista: ¿Por qué es importante que los seres humanos viajemos más lejos en el espacio?

RZ: Para tener un futuro abierto. ¿Por qué fue importante para los seres humanos dejar África, que es de donde venimos? [...] Así que tenemos que hacer lo que deberíamos ser capaces de hacer en nuestro momento, que es establecer esas primeras huellas humanas en Marte particularmente. Vamos a iniciar la transformación de la humanidad de una especie global a una especie multiplanetaria. 

P: Has escrito varias propuestas sobre cómo lograr una colonia humana en otro mundo, pero ¿es esto posible con la tecnología que tenemos disponible en este momento? ¿Podrías explicarnos cómo?

RZ: La tecnología que tenemos disponible ahora es suficiente para empezar el proceso. Vamos a desarrollar más en el camino. Pero, desde un punto de vista técnico, estamos mucho más preparados ahora para mandar gente a Marte de lo que estábamos en 1961 para mandar astronautas a la Luna, apenas 8 años después. Los programas espaciales gubernamentales han decrecido, pero tenemos un ambiente emprendedor espacial muy fuerte en este momento, el cual está desarrollando lanzadores reutilizables muy rápido, y esto llevará a avances en la tecnología de naves espaciales, [...] Yo creo que estaremos en Marte en el 2030. 

P: El administrador de NASA anunció el nombre del nuevo programa que pretende llevar astronautas a la Luna en el 2024, Artemisa. ¿Qué opinas de esto? ¿Es regresar a la Luna el camino, o el camino es Marte? ¿Cuáles son los beneficios de uno sobre el otro?

RZ: 

Yo prefiero Marte. Marte es donde está la ciencia, donde están los retos y donde está el futuro. Pero puedes ir también a la Luna. Mi problema con el programa de NASA es que no llegará realmente a la Luna. El programa de NASA ahora no está bien diseñado para realmente llevar a los astronautas a la Luna. Está más bien diseñado para darle negocio a ciertas empresas que están desarrollando ciertas tecnologías.

El Space Launch System (SLS- Sistema de Lanzamiento Espacial); la cápsula Orión. La cápsula Orión es tan pesada, 26 toneladas, que incluso el SLS, el lanzador de cargas pesadas que están desarrollando, no puede llevarla a la órbita baja Terrestre con el combustible suficiente para regresar. Entonces, ahora están diciendo que tienen que desarrollar una estación espacial en órbita alrededor de la Luna. Así que hay otro proyecto en el cual gastar dinero antes de realmente alunizar… Para tener una misión que aterrice en la Luna necesitamos un plan orientado a un propósito, no un programa de emprendimiento. Y si tuviéramos eso, podríamos hacer las dos cosas, la Luna y Marte, en la siguiente década. 
 

Marte es donde está la ciencia, donde están los retos y donde está el futuro. Una vez que estemos en Marte, esto va a adelantar la tecnología de naves espaciales.
Foto: Ilustración: Especial

P:¿Podríamos lograrlo a través de tu proyecto Mars Direct?

RZ: Mars Direct requiere un lanzador de cargas pesadas, podríamos usar el SLS, pero Starship —el cohete que desarrolla SpaceX— será mucho más barato, [..] La primera carga que envías a Marte es la nave para el regreso a la Tierra sin tripulación. Y eso aterriza en Marte. Y combinas agua marciana con dióxido de carbono marciano para producir metano y oxígeno. El metano, como gas natural, es un combustible excelente; y oxígeno para quemar el combustible. Llenas de combustible la nave de retorno a la Tierra con eso. [..] En la siguiente ventana de lanzamiento, mandas una nave con el hábitat. No se tiene que viajar a Marte en una gigantesca y futurística nave espacial interplanetaria orbitando un puerto interplanetario. Podrían volar a Marte en un hábitat comparable en tamaño a nuestra Estación de Investigación Marciana en el Desierto. Aterrizan donde está la nave de retorno a la Tierra; usan su hábitat como su casa en Marte mientras permanecen por un año y medio. Al final de ese tiempo, se suben a su nave de retorno terrestre y vuelan de regreso a la Tierra y dejan el hábitat plantado en Marte. Cada vez que haces esto, agregas un nuevo hábitat a la base. Y antes de que te des cuenta, tienes el inicio del primer asentamiento humano en un nuevo mundo. No hay nada en esto que esté más allá de nuestra tecnología actual. Y está explicado con algo de detalle en mi libro, The case for space (El caso por el espacio), que por fin se publicó este mes. 

P: ¿Cuál es El caso por el espacio?

RZ: El caso por el espacio es el título de mi nuevo libro. Lo que este libro presenta es, primero que nada, cómo esta revolución de emprendimiento espacial va a permitir que haya acceso a la órbita terrestre mucho más barato. Y, por lo tanto, al espacio más allá de la órbita terrestre también. Y sigue con una discusión sobre cómo esto va a revolucionar la vida en la Tierra porque, los mismos cohetes lanzadores que pueden ir a la órbita terrestre, pueden ir de cualquier punto en la Tierra a otro en menos de una hora. Así que puedes ir de Nueva York a Sidney, Australia en menos de una hora. Puedes ir de Shanghai a Acapulco en menos de una hora. [...]
Una vez que estemos en Marte, esto va a adelantar la tecnología de naves espaciales, y mucho. Piensa en esto. Colón cruzó el Atlántico en barcos en los que, incluso 50 años más tarde, nadie intentaría cruzar el Atlántico…. Las primeras personas que vayan a Marte viajarán en pequeñas naves-hábitat, les tomará 6 meses llegar allá, pero lograrán llegar. Y una vez que tengamos una base marciana, una ciudad marciana, los hijos de los primeros inmigrantes escucharán las historias de sus abuelos de cómo llegaron a Marte de la misma manera en que nosotros escuchamos a nuestros padres contarnos cómo llegaron a América, tal vez a México… Y esas mismas naves que harán una cuestión de confortabilidad y facilidad el viajar de la Tierra a Marte, harán posible que gente más audaz vaya a colonizar el sistema solar exterior y otras estrellas. Y así es como va a ser esto . Va a ser un futuro abierto. 

P: ¿Cuál fue tu inspiración para crear la Sociedad de Marte y qué tal ha funcionado?

RZ:  Mi primer libro, llamado El caso de Marte, fue publicado en 1996. Le fue muy bien y finalmente vendió más de 100 mil copias […] recibí 4 mil cartas de gente alrededor del mundo de todos los tipos que puedas pensar.  [...] Y decían todo tipo de cosas. Pero, al final, todos estaban preguntando la misma cosa, que es: ¿Cómo hacemos que esto suceda? Mirando este desfile de talento que básicamente se estaba ofreciendo voluntariamente, dije: “Si ponemos a toda esta gente junta podemos hacer que algo suceda.” Así que convocamos a la convención donde se fundó la Sociedad de Marte y asistieron 700 personas. Y al final de esa convención, que fue en 1998, teníamos capítulos en 40 países, incluyendo México…  Así que hacemos tres cosas: La primera, es divulgación al público en general; la segunda, es un intento de apoyar programas de exploración de Marte en la forma política, conseguir y mantener financiamiento; la tercera, es hacer proyectos propios, de los cuales el más prominente ha sido la Estación de Investigación del Desierto Marciano, en la estación del Ártico, en donde podemos practicar misiones a Marte y aprender cómo explorar Marte…

logomarssociety.jpg
Logo de Mars Society | Foto: Especial

Creo que nuestro trabajo más efectivo sería lo primero, aunque es lo más difícil de medir: difundir la visión. Porque nadie puede parar una idea a la que le ha llegado la hora; la gente la va a difundir. Y la visión se expande en la gente que la va a implementar. Y una de las personas que se unió a esta visión de Marte fue Elon Musk. Él vino conmigo, se unió a nuestro consejo por un tiempo y luego dijo: “Creo que yo podría ser más efectivo por mi cuenta.” Y empezó con SpaceX; y ahora está liderando el camino a Marte….

La Estación de Investigación del Desierto Marciano establecida por Mars Society desde 2001 y donde más de 200 tripulaciones de 6 personas han vivido durante periodos de dos semanas para simular misiones en la superficie de Marte. 

P: ¿Por qué crees que ha tomado tanto tiempo para que este sueño se haga una realidad y cuánto tiempo más crees que nos llevará?

RZ: Tuvimos un fracaso de la clase política en este país en las misiones Apolo…. Todo el programa Apolo había sido inventado por John F. Kennedy y los demócratas. En lo que concernía a Nixon, ...no estaba interesado; terminó con el programa; canceló los planes de la NASA de ir a Marte. La clase política nunca ha sido capaz de conseguirlo desde entonces. Es como imaginar que cuando Colón regresó la primera vez en vez de recibirlo y emocionarse, Fernando e Isabel hubieran dicho: “¿A quién le importa esto? ¡Vete! ¡Vuelve a Italia! No estamos interesados.” Eso es básicamente lo que sucedió. [...]

 

No hay recursos limitados porque la Tierra viene con un cielo infinito. Y ese es el valor más grande de abrir la frontera espacial, probando que hay una infinita cantidad de posibilidades si sólo usamos nuestra creatividad y trabajamos juntos; y nos deshacemos del techo y vamos a allá afuera. 
Foto: Explorador en Marte | Foto: NASA

Pero como resultado de esta dinámica, una nueva fuerza ha entrado en juego, y esa son los emprendedores. Musk ha probado que es posible que un grupo de emprendedores bien dirigido haga las cosas que antes se creía que sólo las superpotencias podían hacer. Y no sólo eso, sino hacerlo mucho más rápido y mucho más barato. E incluso hacer cosas que ellos no podían hacer, como cohetes reutilizables que vuelan de vuelta a la plataforma de despegue[…] Cualquier lugar donde haya talento y alguna persona con dinero, puede iniciar su propio esfuerzo. Y está sucediendo…. Y tiene efectos que van más allá del espacio. Por ejemplo, la energía de fusión nuclear. La energía de fusión nuclear es una de estas cosas, como los cohetes reutilizables  que la gente ha estado esperando por décadas y pensaban que nunca iba a pasar. Y ahora la gente ve a SpaceX, y ven a la energía de fusión nuclear, y dicen “tal vez el problema con la energía de fusión nuclear era el mismo que el problema con los cohetes reutilizables. No era un problema fundamentalmente técnico, sino institucional. Tal vez un tipo equivocado de organización lo estaba haciendo. Tal vez si yo formo una compañía de energía de fusión nuclear, podemos hacer que esto suceda.” Y así lo han hecho. [...]

Todas las grandes guerras del siglo XX fueron causadas por la idea de que hay una cantidad limitada de recursos aquí por la que tarde o temprano tendremos que pelear [...] Tenemos que superar este tipo de mentalidad, es una mentalidad equivocada.

 

Estación de Investigación del Desierto Marciano establecida por Mars Society desde 2001 y donde más de 200 tripulaciones de 6 personas han vivido durante periodos de dos semanas para simular misiones en la superficie de Marte.
Foto: Mars Society

No hay recursos limitados porque la Tierra viene con un cielo infinito. Y ese es el valor más grande de abrir la frontera espacial, probando que hay una infinita cantidad de posibilidades si sólo usamos nuestra creatividad y trabajamos juntos; y nos deshacemos del techo y vamos a allá afuera. 

P:¿Cuál es el papel que podrían jugar las economías emergentes, como México?

Creo que los países emergentes como México pueden definitivamente jugar un papel. Creo que la invitación está abierta a todos. Si aprendes de ciencia, podrás ser un explorador de los nuevos mundos. Espero que este mensaje le llegue a los niños en México, porque no hay razón para que ellos se queden atrás. Puede haber compañías espaciales emprendedoras creadas en México. Compañías de lanzamientos espaciales; compañías de naves espaciales; compañías de tecnología espacial.

No hay razón para que México se quede fuera de esto. Y una vez que los niños aprenden ciencias, pueden acabar dentro del programa espacial, como yo. Pero muchos de mis contemporáneos que fueron impulsados a estudiar ciencias por nuestro gran programa Apolo, que estaba sucediendo cuando yo crecía en los 60, siguieron y desarrollaron compañías de computación y cambiaron el mundo.

Este es nuestro especial por los 50 años de la llegada del hombre a la Luna. Selecciona el texto y descubre detalles exclusivos de la NASA:

Autor: Ana Cristina Olvera
Licenciada en Filosofía y Maestra en Emprendimiento Social, con larga trayectoria en la comunicación. Fue directora de Difusión y Relaciones Interinstitucionales de la Agencia Espacial Mexicana. Actualmente es conductora de INTERFAZ, y co-conductora del Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano. Colabora en Radio UNAM y NASA en español, entre otros medios nacionales e internacionales. Creadora del proyecto 4ta Revolución.