Geo

Hospitales verdes, una nueva era de la salud

Valeria Román 30 / Jan / 19
La red internacional busca que las instituciones de salud contribuyan en el combate de la contaminación con la implementación de iniciativas como reutilizar agua o sembrar árboles

En México, ya hay 77 hospitales y centros de salud que se comprometieron oficialmente a cuidar no sólo la salud de sus pacientes sino también el ambiente. Son instituciones públicas y privadas que decidieron formar parte de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables, y llevan a cabo diferentes acciones, como reducir la cantidad de residuos o el gasto de energía, reutilizar el agua después tratarla, plantar árboles o abrir una “farmacia viviente” que implica un mayor uso de productos derivados de plantas.

La iniciativa de la Red empezó en 2011 y fue impulsada y organizada por la organización sin fines de lucro Salud sin Daño. “Las instituciones de salud tienen el mandato de prevenir y curar las enfermedades, pero la prestación de los servicios también tiene un impacto sobre el ambiente, a través de los recursos naturales y los productos que consumen, así como de los residuos que generan”, explicó a Tangible la licenciada en de gerencia ambiental, Antonella Risso, coordinadora técnica de proyectos de Salud sin Daño para América Latina

Cómo aprenden de otros hospitales del mundo
Para disminuir el impacto de cada institución de salud, se armó primero una agenda de acciones posibles, y luego se conformó la Red. Cada institución se incorpora como miembro sin cargo monetario alguno y se compromete a trabajar en al menos dos de los 10 objetivos de la agenda, y accede a una plataforma en la web por la cual se recibe orientación, se puede contactar a otros instituciones para que compartan sus experiencias, y se puede utilizar una herramienta con indicadores para monitorear el cambio. 

Cada hospital tiene la posibilidad no sólo de adaptarse a los flagelos del cambio climático, sino también de promover la salud ambiental y una mayor equidad sanitaria mediante la inversión en edificios más saludables, las compras verdes y la implementación de operaciones sostenibles, señaló Risso. 

A nivel mundial, la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables tiene como miembros 1.160 hospitales, centros de salud, sistemas de salud y organizaciones académicas y profesionales de 55 países.

Consultado por Tangible, Fernando Ordaz Coutiño, coordinador del Programa Hospital Verde, del Hospital Ciudad Salud, en Tapachula, Chiapas, contó que “el cambio ha sido un proceso que incluyó la capacitación en temas ambientales, designar agentes ambientales en cada turno de trabajo, y la organización de conferencias y plantación de árboles que ayudaron a sensibilizar a cada colaborador”. Ciudad Salud ya ganó varios premios de la Red Global porque demostró que sí realizó los cambios. Todo empezó con una caravana de 650 trabajadores que difundieron separadores de libros con los objetivos que querían alcanzar para cuidar mejor el ambiente. Entre otros logros, el hospital Ciudad Salud consiguió reducir un 40% la cantidad de residuos peligrosos biológicos-infecciosos. Desde 2013, tienen 10 hectáreas con una plantación de árboles que devuelven oxígeno a la atmósfera, y una huerta en la que producen diferentes hortalizas. 

En el Hospital General de Ecatepec “Dr. José María Rodríguez”, que pertenece al Instituto de Salud del Estado de México, apuntaron a reducir la cantidad de fármacos, que al convertirse en residuos dañan a los ecosistemas. Crearon la “farmacia viviente”, que consiste en sembrar plantas que pueden brindar productos benéficos para la salud, y aún trabajan para reducir la prescripción de los fármacos que no se degradan fácilmente.

Autor: Valeria Román
Periodista científica independiente. 2004-05 Knight Science Journalism Fellow at MIT. Escribe sobre ciencia, ambiente y salud para publicaciones como la revista Science (Estados Unidos), Nature (Inglaterra), Scientific American (Estados Unidos), Infobae.com (Argentina) y Periodismo en Salud de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano. Fue editora de ciencia y salud del diario Clarín de Argentina. Coautora del libro Darwin 2.0 La teoría de la evolución en el siglo XXI. Ha sido docente de periodismo científico en la Universidad de Buenos Aires y otras casas de estudios, y expositora en encuentros sobre periodismo y comunicación en Corea del Sur, Canadá, México, Qatar, Estados Unidos, Inglaterra, España, entre otros países. Fue vicepresidente de la Federación Mundial de Periodistas Científicos (2009-2011)