Cosmos

Japón buscará vida extraterrestre en lunas de Marte

Federico Kukso 01 / Aug / 19
En menos de cinco años, una ambiciosa misión nipona partirá rumbo a Fobos y Deimos, las enigmáticas lunas marcianas. Además de buscar revelar sus orígenes, podría traer a la Tierra la primera evidencia de vida extraterrestre

En la sala de controles del Centro Aeroespacial Alemán , en Colonia (o Colonia, como la llaman los locales), aún no hay nadie. Son las 8 de la mañana y la oscuridad de los pasillos solo es interrumpida por las luces intermitentes de las maquetas: versiones en miniatura de las recientes misiones espaciales en las que participó esta agencia europea conocida simplemente como DLR.

En un costado, bajo un modelo a escala de la Estación Espacial Internacional, está el pequeño y triunfante Philae , el módulo de aterrizaje de la sonda Rosetta  aferrado no con uñas y dientes, sino con sus tres patas metálicas a la superficie porosa del cometa 67P / Churiumov-Guerasimenko.

En unos metros, se encuentra un modelo del robot Mars InSight y su taladro HP3, apodado “the mole” —el topo—, capaz de excavar hasta 5 metros por debajo de la superficie marciana.

Y a su derecha, asoma un diorama de la reciente sonda japonesa Hayabusa 2 y un lander llamado MASCOT, que en octubre de 2018 aterrizó en la superficie del asteroide Ryugu.

Pronto habrá que hacer espacio para una nueva maqueta ”, interrumpe el geofísico alemán Stephan Ulamec, investigador asociado de la Agencia Espacial Europea . “Luego del éxito de Hayabusa 2, la agencia espacial japonesa ( JAXA ) nos devolvió una invitación a colaborar. En este caso, nos involucramos para participar en una misión donde nadie ha ido antes: las lunas de Marte , las enigmáticas Fobos y Deimos ”.

japon-busca-vida-extraterrestre-lunas-marte_1.jpg
En menos de cinco años, una ambiciosa misión nipona partió rumbo a Fobos y Deimos, las enigmáticas lunas marcianas | Foto: Cortesía

Pánico y terror en Marte

A principios del siglo XVII, cuando los telescopios eran apenas novedades, Johannes Kepler propuso que Marte podría albergar dos lunas: después del descubrimiento de cuatro grandes satélites de Júpiter realizado en 1610 por Galileo , el astrónomo y matemático imaginen que los planetas debían contar con un número creciente de lunas según su posición con respecto al Sol.

Así fue como en 1726, Jonathan Swift , probablemente influenciado por esta especulación, escrito en Los viajes de Gulliver que los científicos de la imaginación y flotante isla de Laputa encontraron "dos estrellas menores, satélites, que giran en torno a Marte".

Pero pasaron los años y nada: nadie conseguía divisarlas. Hasta finales del siglo XIX, cuando un astrónomo llamado Asaph Hall se obsesionó tanto que se puso a buscarlas desde el Observatorio Naval de Estados Unidos en Washington.

Después de meses sin éxito, el científico estaba a punto de darse cuenta también por vencido. Pero su esposa, Chloe Angeline Stickney,lo instó a continuar. Y sucedió: la noche siguiente, el 12 de agosto de 1877, Hall descubrió una luna marciana. Seis días después, otra. Eran irregulares, pequeñas y se encontraban tan cerca de Marte que estaban ocultas por su resplandor. Salón las bautizó según personajes de la mitología griega : Deimos —la personificación del terror— y Fobos —pánico—, hijos de Ares (dios de la guerra o Marte en la mitología griega) y Afrodita (diosa del amor).

Con las décadas, ambos acompañantes marcianas no dejaron de intrigar a los científicos. Especialmente, por su rareza. Fobos tiene 23 kilómetros de ancho, orbita a Marte a una altitud de solo 6,000 kilómetros y da una vuelta alrededor del planeta en menos de 8 horas. Hoy se sabe que su gravedad es casi cien veces más débil que en la Tierra y se pronostica que se estrellará contra el planeta en menos de 100 millones de años.

Su superficie exhibe las heridas de la violencia espacial: además de los surcos que como estrías registran su superficie, su mayor rasgo de distinción es un gran cráter. Bautizado Stickney -en honor a la matemática y esposa del descubridor-, tiene casi la mitad del diámetro de Fobos.

japon-busca-vida-extraterrestre-lunas-marte_4.jpg
El cráter Stickney en la luna de Marte | Imagen: NASA

Deimos, en cambio, es una luna mucho más menuda: tiene 15 kilómetros de ancho y órbita a Marte a mínimos 23.400 kilómetros. En 1971, la nave espacial Mariner 9 , que seleccionó Marte tenía canales secos similares a ríos, reveló que las lunas especificadas forma de patata.

Ambos cuerpos son tan misteriosos que aparecieron repetidamente en la literatura de ciencia ficción del siglo XX: en Under the Moons of Mars (1912) de Edgar Rice Burroughs y The Secret of the Martian Moons (1955) de Donald A. Wollheim. En su trilogía Marte rojo, Marte verde y Marte azul , Kim Stanley Robinson imagina que los primeros colonos en el planeta rojo construyen una ciudad dentro del cráter Stickney.

De alguna manera estas ideas han caído bien entre los científicos, pues Fobos ha sido considerado como una posible base inicial para la exploración humana de Marte y su débil gravedad hace que sea más fácil aterrizar naves espaciales , astronautas y suministros. El problema está en que, como Deimos, esta luna está directamente expuesta al viento solar, una corriente de gas conductor de electricidad, llamada plasma, que podría afectar la sensible electrónica transportada por futuros exploradores robóticos. "Si bien no esperamos que estas cargas sean lo suficientemente grandes como para su hija astronauta", aseguró William Farrell, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA-, son potencialmente lo suficientemente grandes como para afectar equipos, por lo que necesitamos esculpir trajes espaciales y equipos que minimicen cualquier riesgo de carga ”.
 

Los surcos en la luna de Marte, Fobos, podrían significar que se está deteriorando
Foto: NASA

Poner un pie en Fobos

Luego del éxito de la sonda Hayabusa 2 que tuvo éxito en la superficie del asteroide Ryugu y tomar allí una muestra de su interior, la agencia espacial japonesa busca repetir la aventura pero esta vez en esta tierra incógnita, un territorio nunca visitado.

Para eso está preparando la misión Martian Moons eXploration ( MMX ) que se lanzará en 2024 y su líder es Yasuhiro Kawakatsu. Un año más tarde entrará en órbita marciana y, a través de un espectrógrafo de neutrones y rayos gamma llamado MEGANE ("anteojos" en japonés) proporcionado por la NASA, podrá ver la composición elemental de Fobos.

Una de las características de esta misión son sus grandes paneles solares:

La energía solar disponible en Marte es menos de la mitad que en la Tierra, ya que el planeta rojo está más de 1,5 veces más alejado del Sol ”, cuenta Takane Imada, diseñador de sistemas de la nave MMX. "Por lo tanto, tenemos paneles solares que son más del doble del tamaño necesario para un satélite que opera alrededor de nuestro planeta".

Pero antes de arrojarse a recoger partículas de regolito, primero lanzará un robot construido por el Centro Aeroespacial Alemán y la agencia espacial francesa, CNES . “Tendrá cuatro ruedas”, cuenta Ulamec , conocido por el éxito de la misión Rosetta. “Una vez que llegue a la superficie de Fobos, se desplegarán. Funcionará con energía solar, lo que le permitirá operar durante los menos tres meses, una diferencia de MASCOT que contacta con una batería de iones de litio no recargable ”.

Se espera que el rover reduce el riesgo de la misión al brindar información crucial sobre un mundo desconocido optimizando así la gran operación: el acercamiento del módulo de exploración de la MMX, que controla con el mínimo 10 gramos de muestrasluego utiliza una pistola de aire para el gas soplar presurizado empujando la tierra hacia el recipiente de la muestra.

La nave espacial despegará de Fobos y sobrevolará varias veces Deimos antes de enviar la cápsula de retorno de muestra a la Tierra en julio de 2029.
 

Luego, el éxito de la sonda Hayabusa 2 que tuvo éxito en la superficie del asteroide Ryugu y tomar allí una muestra de su interior, la agencia espacial japonesa busca repetir la aventura pero esta vez en esta tierra incógnita, un territorio nunca visitado
Foto: JAXA

Debate lunar

La misión MMX tiene varios objetivos. Además de funcionar como antesala al posible desembarco humano en Marte, se espera, por ejemplo, que conduce a mejoras en la tecnología necesaria para futuras sondas planetarias y lunares.

Pero en especial la comunidad científica busca dilucidar un misterio: averiguar si Fobos y Deimos fueron alguna vez asteroides perdidos que se acercaron más de la cuenta y terminaron siendo secuestrados por la gravedad marciana o bien si el resultado de algún impacto en el pasado lejano del planeta rojo que arrojó a la órbita materiales de la superficie y eventualmente se unieron.

Este debate sobre el origen de las lunas de Marte ha dividido a los científicos durante décadas:

El tema de los orígenes de Fobos y Deimos es un tipo de misterio divertido”, cuenta Marc Fries, un científico planetario del Centro Espacial Johnson de la NASA. “Porque tenemos dos hipótesis en competencia que no pueden ser ciertas”.

La misión MMX tiene varios objetivos. Además de funcionar como antesala al posible desembarco humano en Marte, se espera, por ejemplo, que conduzca a mejoras en la tecnología necesaria para futuras sondas planetarias y lunares
Foto: JAXA

Si realmente se trata de asteroides capturados, posiblemente podría haber sido menos una de las fuentes de agua en Marte y quizás la Tierra. "Fobos podría ser rico en agua, un recurso valioso para la exploración espacial y la minería", asegura Alfred McEwen, profesor de ciencias planetarias de la Universidad de Arizona.

Pero no están todos de acuerdo. Investigadores como David Minton de la Universidad de Purdue piensan que hace 4.300 millones de años la gran cuenca polar al norte de Marte o cuenca Borealis -que cubre aproximadamente el 40 por ciento del planeta- podría haber sido creado por un gran impacto, enviando escombros al espacio

Ese gran impacto dejó eliminado el material suficiente de la superficie de Marte para formar un anillo ” , señala el físico Andrew Hesselbrock. El modelo probablemente que, cuando los escombros se alejaron lentamente del planeta, la fuerza de gravedad hizo que se agruparan hasta formar una luna.

Investigadores franceses, belgas y japoneses del Centro Nacional de Investigación Científica y la Universidad Aix-Marsella creen que el responsable de la colisión ha sido un protoplaneta -o planeta en formación- de aproximadamente un tercio del tamaño de Marte.
 

Se cree que las lunas se formaron luego de una gran colisión en el planeta rojo
Foto: Université París Diderot / CNRS

Posibilidad de vida

No será la primera vez que se intente llegar a las lunas marcianas. En noviembre de 2011, Rusia Lanzo La Misión Fobos-Grunt desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán. Su misión consiste en posarse en la superficie de Fobos, tomar muestras del terreno y transportarlas a la Tierra. Pero tras alcanzar órbita terrestre y separarse del cohete que la transportó, sus propulsores no arrancaron. Así, durante dos meses la nave estuvo dando vueltas alrededor de la Tierra hasta que terminó cayendo en el Océano Pacífico, al oeste de Chile.

En un principio, se barajó la posibilidad de que el fracaso de la misión rusa se debiera a un posible sabotaje estadounidense, pero tras un informe se concluyó que la sonda se perdió porque sus computadoras se reiniciaron dejando al sistema en suspensión debido a fallos de ingeniería .

Quizás por ese fracaso ahora toda la comunidad científica se interesa tanto por esta misión. Y por un detalle no menor. Más allá de develar el convulsionado origen de las lunas marcianas, la Misión de Explotación de las Lunas Marcianas entusiasmado por una posibilidad remota, pero posibilidad al fin: podría regresar con vida alienígena:

Una muestra de la luna Fobos, que es mucho más fácil de alcanzar que el propio planeta rojo, casi contenida material marciano despegado de grandes impactos de asteroides ", señala el geofísico estadounidense Jay Melosh de la Universidad de Purdue. " Si la vida en Marte existe o existe en los últimos 10 millones de años, una misión a Fobos podría generar nuestra primera evidencia de vida más allá de la Tierra ”.

Autor: Federico Kukso
Periodista científico independiente. 2015-16 Knight Science Journalism Fellow at MIT. Escribe sobre ciencia, tecnología y cultura para publicaciones como La Nación (Argentina), Undark (MIT), Muy Interesante Argentina, Agencia Sinc (España), Scientific American (Estados Unidos), Brando, Le Monde Diplomatique, Suplemento Soy de Página 12 (Argentina), Bank Magazine, entre otras. Fue editor de las secciones de ciencia en diarios como Página 12, diario Crítica de la Argentina y subeditor de la sección Ideas en la Revista Ñ (Clarín). Autor de los libros: Todo lo que necesitás saber sobre Ciencia y Dinosaurios del fin del mundo, entre otros.