Geo

El punto de no retorno: ¿Podemos salvar la Tierra?

Citlali Aguilera 22 / Apr / 19
El Día Internacional de la Madre Tierra no es una celebración superficial, es el momento de preguntarnos qué podemos hacer por transformar el futuro de nuestro planeta y, por lo tanto, de la humanidad

Lo sabemos. Vivimos una crisis ambiental sin precedentes. Los estudios científicos nos ponen en la cara lo que nuestro modus vivendi consumista ha impactado para que el cambio climático sea una realidad alarmante: la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera se encuentra en su mayor nivel desde hace 650 mil años; hay una acelerada pérdida de biodiversidad debido a la extinción masiva de especies (fenómeno conocido con el término defaunación acuñado por el biólogo mexicano Rodolfo Dirzo); se están acidificando los océanos, y  se sigue derritiendo el hielo Antártico. Todo lo anterior documentado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) establecido por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

¿Qué piensas y sientes cuando lees esta información? ¿Te molesta, deprime, frustra, avergüenza o simplemente te inmuta? Cualquiera que sea nuestra reacción, lo cierto es que muchas veces llegan a ser tan abrumadoras que pueden conducirnos a la no acción, posiblemente por dos razones: la normalización de estos hechos que nos insensibilizan (así como nos pasa con la violencia en nuestro país) o como consecuencia de que en nuestra percepción el problema es tan grande que ni siquiera vislumbramos por dónde comenzar a resolverlo.
 
¿Punto de no retorno?

El IPCC, en su último informe de 2018, declara que nos encontramos en un punto en el que si no hacemos nada por cambiar las cosas habrá impactos negativos duraderos o incluso irreversibles. Al respecto Greta Thunberg, joven sueca, activista e icono mundial de la defensa del planeta dice que “estamos atravesando una crisis que no ha sido tratada como tal y que ha sido ignorada por décadas”, y añade a su discurso que “la humanidad en estos momentos se encuentra en una encrucijada: debemos decidir qué camino queremos tomar. Muchos ya hemos decidido hacer la diferencia, ahora estamos esperando a los demás.”

Saber que está en nuestras manos ese cambio podría significar el sacrificio de las comodidades que el mundo capitalista y global nos brinda. Pero, además de ser una tarea difícil de ejecutar, no todos tenemos la voluntad para volvernos —de la noche a la mañana— veganos, tener una vida “cero basura”, reducir nuestra huella de carbono, dejar de usar transporte y electricidad proveniente de combustibles fósiles, dejar de consumir productos de marcas contaminantes o de, simplemente, rechazar el popote cada vez que compramos algo.

Construir pensamientos con acciones

En lugar de querer hacer todo a la vez, por qué no comenzamos con una sola acción; una que te guste y que no implique esfuerzo para ti, incluso que sea divertido. Una acción que, al hacerla, ni tu mismo te des cuenta que estás ayudando al planeta de tan fácil que es.

Tomemos esa pequeña acción como una actividad personal, un compromiso gozoso que posiblemente pueda ser el inicio de un cambio significativo y profundo, pues parte de una decisión honesta. De esta manera es posible marcar la diferencia e inspirar a más personas a replicarlo.

mexico-pemex_92082825.jpg
Usar el transporte eléctrico y dejar de lado los combustibles fósiles son parte de las acciones que se pueden hacer para combatir el cambio climático | Foto: Handout

Dejemos a un lado los pensamientos pesimistas y culposos. Mejor construyamos otros que nos den esperanza pero que, al contrario de los discursos políticamente correctos que se evaporan en nuestra saliva, nos motiven a la acción que abonará para habitar en armonía nuestro planeta.

¿Te ha pasado que no encuentras las llaves de tu casa y de pronto te das cuenta que las tienes en la mano?  Me parece que algo así nos ocurre como especie ante la búsqueda de la solución frente al gran problema que nos enfrentamos.

Autor: Citlali Aguilera
Maestra en Gestión Ambiental para la Sustentabilidad. Dirige el proyecto SiembraUV del Centro de Eco-Alfabetización y Diálogo de Saberes de la Universidad Veracruzana. Periodista ambiental y conductora de los programas El Show de la Tierra (RadioMás) y La Ensalada (Radio UV). En el 2018, recibió la Mención Honorífica Nacional del Premio al Mérito Ecológico en la categoría Cultura y Comunicación Ambiental entregado por la SEMARNAT.