La incansable búsqueda de la sustancia más misteriosa del universo

laboratorio-pirineos-dama.jpg
Vista general del Laboratorio Nacional Gran Sasso, ubicado en el centro de Italia | Foto: Reuters / INFN

La materia oscura es el problema abierto más importante de la astrofísica moderna. Es una sustancia que interactúa poco con el mundo visible pero que debe constituir la mayor parte del universo. Es, también, la materia que mantiene unidas a las galaxias, y que define la evolución del cosmos. Sin embargo, nadie sabe qué es.
 
Pensamos que está allí, porque así lo demuestra el movimiento de las grandes estructuras del espacio, como los cúmulos galácticos y nebulosas. La materia oscura es como una niebla a través de la cual nos movemos.

Escepticismo e incredulidad

El que nuestro planeta se traslade alrededor del Sol y éste por nuestra Galaxia, nos hace pensar que el flujo de las partículas de materia oscura puede ser diferente, según el movimiento del planeta. Para algunos investigadores de DAMA eso explica que el número de señales que ven en el detector sea mayor en junio que en diciembre.

Desafortunadamente ningún otro experimento ha podido constatar la observación de DAMA y el anuncio está rodeado de escepticismo e incredulidad. En el ejercicio de la investigación científica la reproducibilidad es fundamental.

Otros grupos experimentales han intentado medir las señales que ha publicado DAMA sin tener éxito. Los experimentos XENON1T, CRESST-III se encuentran también en Gran Sasso y buscan, con otras tecnologías, las señales de materia oscura, pero ninguno de ellos ha observado el efecto que DAMA anuncia.

Por supuesto, que es posible que la interacción de la materia oscura con los átomos del cristal sea diferente a como lo hace con el xenón que utiliza XENON1T. No sabemos nada de este enigmático componente del universo y, en ese sentido, es posible que así sea. Sin embargo, un descubrimiento debe ser observado de manera independiente.

Desafortunadamente ningún otro experimento ha podido constatar la observación de DAMA y el anuncio está rodeado de escepticismo e incredulidad. En el ejercicio de la investigación científica la reproducibilidad es fundamental. En la imagen el Laboratorio Nacional Gran Sasso

Foto: Alastair Philip Wiper / Science Source

Otros experimentos

En fechas recientes se han instalado dos experimentos que hacen uso de los mismos materiales y técnicas similares. El detector ANAIS ha iniciado sus actividades de medición en un laboratorio bajo los Pirineos —entre Francia y España—. No obstante, hacen falta unos años más para poder decir algo sobre la autenticidad de las observaciones del DAMA.

En Corea del Sur, el detector COSINE publicó en fechas recientes sus primeras mediciones. Con ellos han descartado una parte de lo que podría estar produciendo la señal en DAMA. Se necesita de más tiempo para poder ser más contundente, pero en su primer estudio descartan una de las explicaciones posibles en términos de materia oscura. Ambos, COSINE y ANAIS, requieren de dos o tres años más para poder expresar su acuerdo o desacuerdo con DAME.

La investigación científica es una búsqueda incansable, la frustración de no encontrar o la felicidad que se siente al anunciar un gran descubrimiento. Sin embargo, la actividad puede ser también el drama de muchos años viendo señales inexplicables que nadie cree.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir