Cosmos

La misteriosa ráfaga de luz de “La vaca” en lo profundo del universo

Gerardo Herrera Corral 08 / Jul / 19
Una señal hizo sonar todas las alarmas. Los investigadores piensa que podría ser una supernova extraña o unas estrella magnética. ¿Qué representa esto para la astrofísica?

Hace un año, en junio de 2018, el sistema de alarma de asteroides que podrían impactar con la Tierra: ATLAS (Asteroid Terrestrial Impact Last Alert System) observó una ráfaga de luz. El evento fue catalogado de manera automática como AT2018Cow, las ultimas tres letras hicieron que se comenzaran a referir a él simplemente como “la vaca” (The cow).
 
Este fenómeno ha recibido mucha atención por dos razones: alcanzó su máxima brillantez en muy poco tiempo —como ninguna otra manifestación astrofísica conocida— y ocurrió muy cerca de nosotros. La ráfaga de luz se dió en el brazo de una galaxia en la constelación Hércules, a una distancia de apenas 200 millones de años luz.

Supernova extraña o estrella exótica
 
En cuanto se conoció la alarma, 20 telescopios de diferentes tipos enfocaron sus objetivos en la dirección donde se encontraba el resplandor que llegó a ser 10 o 100 veces más luminoso que una supernova tradicional. La combinación de datos de todos los observatorios está siendo estudiada para entender que fue lo que ocurrió.

thecow_0.jpg
La ráfaga de luz de "la vaca" se dió en el brazo de una galaxia en la constelación Hércules, a una distancia de apenas 200 millones de años luz | Foto: NASA
 
Dos posibles explicaciones son: una supernova extraña o quizá, una estrella exótica que es triturada por un agujero negro. Sin embargo, ninguna de las dos da cuenta de todos los aspectos extraños del fenómeno.
 
De ser algo conocido como “evento de marea disruptiva”, es decir, el colapso de algún cuerpo en un agujero negro, entonces tendría que tratarse de una enana blanca que es atraída por el agujero negro que parece demolerla. No obstante, éste debería ser enorme y sabemos que en los brazos de las galaxias no se encuentran agujeros negros masivos.

AT2018cow entró en erupción en o cerca de una galaxia conocida como CGCG 137-068, que se encuentra a unos 200 millones de años luz de la Tierra en la constelación de Hércules. La cruz amarilla muestra la ubicación de este estallido desconcertante
Foto: Sloan Digital Sky Survey

Nacimiento de un objeto pesado
  
Por otra parte, una supernova normal se puede ver por muchos días, en cambio, "la vaca" apareció por 15 días solamente para desaparecer con una rapidez sin precedentes. De acuerdo con las observaciones, la explosión no generó elementos pesados como ocurre normalmente en supernovas. Elementos como el níquel al decaer son la razón principal de la brillantez de las supernovas. En este caso aparecen solo elementos ligeros como el hidrógeno y el helio.
 
Los análisis recientes de la radiación gamma parecen mostrar que fueron emitidas en un medio muy denso de gas, polvo, partículas cargadas y campos magnéticos. La emisión de luz ultravioleta se parece a la de una supernova, pero la de rayos X se asemeja a la de un gas que está cayendo en un objeto compacto.
 
Algunos piensan que se formó un agujero negro que gira alrededor de su eje muy rápidamente, o quizá una estrella de neutrones magnética.
 
De ser correcta esta hipótesis sería la primera vez que se observa la formación de un objeto pesado. Las estrellas magnéticas son fuentes de radiación cósmica muy energética que debería verse en nuestros detectores. La discusión y los estudios alrededor del extraño evento continúan. Mientras tanto seguiremos aguardando la llegada de otro similar que permita ampliar el catálogo con fenómenos como este.

A pesar de que llevamos miles de años mirando a las estrellas nos damos cuenta de que en la bastedad del cielo ocurren destellos indescifrables.

La explosión de "la vaca": agujero negro come enana blanca

 

Autor: Gerardo Herrera Corral
Es profesor titular del Departamento de Física del Centro de Investigación y De Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (CINVESTAV). Es líder del trabajo de los científicos mexicanos en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN). Es autor de los libros "El Universo, la historia más grande jamás contada" y "El azaroso arte del engaño", entre otros.