SCI-Tech

¿La nueva era digital?: The Internet of skills

Carmina de la Luz Ramírez 17 / May / 19
Pronto estaremos sumergidos en las nuevas tendencias de la era digital que facilitarán tu vida pero también podrían poner en riesgo tu seguridad laboral

Actualmente, nuestra principal conexión con el resto del mundo es a través de las computadoras y los dispositivos móviles, como celulares y tabletas; sin embargo, conforme avanza la tecnología el flujo de información vía Internet será mayor, y quienes se comunicarán entre sí serán los propios objetos de todo tipo. Pero ¿qué es el Internet y cómo está absorbiendo lo que nos rodea, inclusive aquello que considerábamos meramente humano, como las habilidades?

Un poco de historia digital

El telégrafo —inventado en 1840— es, de cierta manera, el ancestro digital del Internet, pues en ambos casos la información se transmite en forma de símbolos que luego son traducidos al lenguaje común. Los usuarios del telégrafo enviaban señales eléctricas a través de cables, y después las interpretaban con base en el código Morse. En cambio, el Internet utiliza lenguaje binario —que a grandes rasgos consiste en combinaciones de ceros y unos— sumado a diversos protocolos para el intercambio de información entre ordenadores. 

Internet nació durante la Guerra Fría en el seno de ARPA, una agencia del Ministerio de Defensa de Estados Unidos creada en 1958; pero tuvieron que pasar poco más de 10 años para conseguir la primera comunicación exitosa entre dos computadoras. En 1969, fue el computólogo Leonard Kleinrock quien desde la Universidad de California Los Ángeles logró enviar el mensaje “Lo” a otra máquina ubicada en la Universidad de Stanford. 

Desde entonces, las conexiones vía Internet han alcanzado números que probablemente sus creadores no imaginaron: para 1971 la red ARPANET consistía en 23 computadoras; en 1973 las conexiones se extendieron a Inglaterra y Noruega; el término Internet fue acuñado en 1981, y tres años más tarde incluía 1000 dispositivos.

Estos se multiplicaron 10 veces en 1987 y otras 10 veces en 1989. El millón de computadoras conectadas a Internet fue alcanzado en 1992 y para 1996 ya eran 10 millones de conexiones.

Los expertos calculan que en 2015 un tercio de la población mundial estaba conectada a Internet —es decir, el número de conexiones era del orden de miles de millones—, no solo mediante una computadora, sino a través de dispositivos que antes pertenecían solo a la ciencia ficción. 

robot.jpg
Inteligencia artificial | Foto: Especial

El Internet de las habilidades 

Imagina que requieres de una delicada cirugía para sobrevivir, pero la única persona que puede operarte vive al otro lado del mundo. En este escenario, tu salvación podría ser el Internet de las habilidades (The Internet of skills, en inglés). Misha Dohler, director del Centro de Investigaciones y Telecomunicaciones del Kings College de Londres (Inglaterra) considera que el Internet podría ayudar a democratizar las habilidades humanas. A distancia, el mayor de los expertos sería capaz de reparar un auto, tocar el piano o desactivar una bomba. 

El concepto de Internet de las habilidades surgió de varias preocupaciones humanas en torno al vertiginoso avance de la tecnología, tales como: ¿superará la inteligencia artificial a la inteligencia de las personas?, ¿los robots reemplazarán a hombres y mujeres en los trabajos?, ¿le confiarías tu vida a un piloto de avión robot? Para Misha Dohler es difícil que todo esto suceda, por ello es partidario del Internet de las habilidades:
 

Las máquinas están hechas a nuestra imagen y semejanza, en ese sentido, algunos expertos consideran que sí desarrollaremos sistemas de Inteligencia Artificial que podrán abarcar toda la amplitud de nuestro conocimiento. Podrán enseñarse a sí mismos y volverse más inteligentes.

Continua leyendo: ¿Puede la inteligencia artificial superar a la inteligencia humana?, da clic a la imagen o aquí.

Foto: Especial

busco que las personas exploten sus talentos a través de la tecnología; mi idea es automatizar el trabajo y humanizar las labores (…) implementar las máquinas para los trabajos que los humanos no deseen realizar, como limpiar”, dijo en una entrevista en 2017. 

Por el momento, el Internet de las habilidades sigue siendo solo una idea, pero expertos como Dohler ya trabajan con empresas como Ericsson para hacerlo realidad. Uno de los principales retos de este salto tecnológico es la velocidad de conexión. Retomando el ejemplo de las operaciones remotas, el respectivo cirujano requerirá de equipos de realidad virtual y dispositivos táctiles que reciban información del paciente prácticamente de forma instantánea. A corto plazo, esto solo será posible utilizando la tecnología 5G —cuya latencia en el intercambio de información es menos a 1 milisegundo—, disponible quizá de forma masiva para el 2020.  

¿Objetos “pensantes”? Una realidad

El Internet de las cosas (abreviado en inglés IoT) está a la vuelta de la esquina, y entre sus primeros pasos se encuentran las cámaras digitales capaces de conectarse a una red Wi-Fi, cuya historia comenzó en 2005 con la EasyShare One de Kodak. Pero este concepto no se limitó a compartir fotografías; se estima que a finales de 2017 existían 8,400 millones de objetos conectados, y que para 2020 la cifra será de 30,000 millones. 

En los próximos años los refrigeradores “se darán cuenta” qué comida hace falta comprar y se adelantarán a hacer el pedido al súper mercado; las lavadoras de ropa intercambiarán información sobre mejores prácticas según el tipo de prenda; los automóviles “acordarán” el rumbo que deberá tomar cada uno para evitar el tráfico; nuestros anteojos detectarán cuándo debemos ajustar la graduación y se encargarán de hacernos una cita con el oftalmólogo… Incluso los inodoros serán capaces de analizar la orina y enviar los resultados al médico.

Suena bastante confortable, sin embargo, el Internet de las cosas es un asunto que va mucho más allá de la comodidad y que conlleva un peligroso punto débil, la seguridad. 

seguridad.jpg
El avance de internet nos obligará a tener mayor seguridad | Foto: Especial

De acuerdo con la compañía Gartner —especializada en investigaciones sobre tecnologías de la información— para el año 2020 la mitad de los procesos dentro de las empresas incorporarán Internet de las cosas. En primera instancia esto supondrá una gran pérdida de empleos, pero también el surgimiento de nuevas áreas laborales, donde destaca la seguridad de la información. Con los millones de datos personales circulando entre los dispositivos conectados, serán cada vez más necesarios profesionales dedicados a garantizar la seguridad de la información, contraatacar a los llamados hackers y castigar a los ciber-criminales.

Autor: Carmina de la Luz Ramírez
ESPECIALTangible