La Vía Láctea es en realidad ¡dos galaxias!

                            Estrellas de orígenes distintos

En todas las galaxias la cantidad de elementos pesados se incrementa con el tiempo. Esto es debido al incesante ciclo de nacimiento y muerte de estrellas que, como sabemos, cocinan en su interior a los elementos químicos más pesados.

Cuando el combustible —formado por hidrógeno y helio— se agota, la estrella muere en una explosión que dispersa los elementos que se formaron. Estos procesos ocurren, una y otra vez, propiciando que la cantidad de elementos pesados aumente a medida que la galaxia envejece.  

De hecho, la abundancia de elementos químicos es como las huellas digitales de las galaxias, pues permiten caracterizar su edad y el estado de desarrollo. El estudio en cuestión nos dice que el contenido químico de las estrellas con movimiento peculiar, es distinto al de las estrellas que si se mueven en la dirección esperada. Esto es indicativo de que éstas se formaron en una galaxia diferente, y quizá más pequeña que la nuestra.

La fusión de la Vía Láctea y Andrómeda podría llamarse Lactómeda. 

Foto: AP / NASA

                        Una galaxia dentro de la otra

Omega Centauri es un conglomerado de estrellas que se puede ver a simple vista desde la Tierra. Se encuentra a 17 mil años luz de nosotros, y podría ser el remanente del núcleo de la galaxia absorbida.
 
Algunos astrónomos han nombrado a la galaxia que fue absorbida por la nuestra como Gaia Enceladus, como un homenaje a la misión que hizo posible este descubrimiento y, al mismo tiempo, para recordar al dios griego, Enceladus, hijo de Gaia (La Tierra) o quizá de Urano. 

En los próximos 5 mil millones de años, nuestra Galaxia volverá a chocar con otra: Andrómeda, la cuál se aproxima a 300 kilómetros por segundo. El resultado de esta nueva fusión será una galaxia mayor, muy probablemente con forma elíptica.
 
Nuestro Sol y sus planetas podría acabar en el halo de la nueva Galaxia, o quizá más alejado del centro de la nueva formación. Algunos especialistas dicen que podría salir expulsado al espacio intergaláctico, pero es posible que sigamos siendo parte del conglomerado que resulte. La fusión de la Vía Láctea y Andrómeda podría llamarse Lactómeda

Si para entonces hay ojos que la miren, Lactómeda ofrecerá un cielo distinto. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir