Sociedad

Leche, alimento prehistórico pero... ¿Cuáles son las ventajas de su consumo hoy?

Carmina de la Luz Ramírez 01 / Jun / 19
En el Día Internacional de la Leche conversamos con algunos expertos para conocer las características de este alimento

“Únicamente los becerros, cachorros o bebés deberían consumir leche”. Este es uno de los mitos más extendidos sobre la bebida blanca que ha acompañado a la humanidad −culturalmente hablando− durante (por lo menos) los últimos 10 mil años de su historia. Si bien es cierto que hasta los seis meses de edad toda persona tendría que ser alimentada exclusivamente con leche materna, también es verdad que en otras etapas la leche (de vaca, por ejemplo) puede jugar un papel fundamental en el desarrollo y calidad de vida. Desde la perspectiva médica, científica y nutricional, aquí te contamos por qué. 

La leche en la era de los dinosaurios

“La industria moderna de la leche está construida sobre una base muy antigua, cuyos pilares se colocaron incluso antes de que los dinosaurios dominaran la Tierra”, dice el científico Olav Oftedal en su revisión de 2012 titulada The evolution of milk secretion and its ancient origins (La evolución de la secreción de la leche y sus antiguos orígenes) y publicada en la revista internacional Animal. De acuerdo con este investigador del Smithsonian Environmental Research Center, la importancia de este alimento es tal que sus componentes deberían ser objeto de estudio por parte de disciplinas como: la biología molecular, genética, nutrición comparativa, química de alimentos y paleobiología. 

Según Oftedal (experto en ecología y nutrición), la leche apareció como una novedad evolutiva hace unos 310 millones de años, cuando las hembras del grupo de los sinápsidos −a quienes los paleontólogos consideran ancestros directos de los mamíferos, pero muy parecidos a los reptiles− comenzaron a producir una secreción que probablemente contrarrestaba la desecación de los huevos. Con el tiempo, esta mezcla de sustancias fue haciéndose más compleja y nutritiva; las estructuras de la piel que la secretaban (similares a glándulas sudoríparas) dieron origen a las glándulas mamarias; y, en general, la novedosa leche resultó favorecida por la selección natural hasta convertirse en la base alimenticia de un nuevo linaje, el de los mamíferos. 

lechei.jpg
Ilustración Especial

¿Alimento indispensable? 

Como buenos mamíferos, los seres humanos contamos con toda la maquinaria molecular para explotar al máximo los nutrientes de la leche, especialmente los de la leche materna. Esta no solo contiene macronutrientes −carbohidratos, proteínas y grasas− y micronutrientes −calcio, vitaminas A y D, entre otros−, sino también sustancias que determinan el adecuado desarrollo de los niños. En entrevista con Tangible, Rodrigo Vázquez Frías (pediatra especializado en gastroenterología y nutrición) destaca que:

“la leche materna presenta factores de crecimiento, sustancias que promueven un buen funcionamiento del metabolismo y el sistema inmunológico, además de oligosacáridos específicos que aseguran una adecuada microbiota intestinal”. 

Vázquez Frías −quien también es doctor en investigación en ciencias médicas− explica que, a la larga, el consumo de leche materna “disminuye el riesgo de enfermedades gastrointestinales y respiratorias en los niños; incluso, podría disminuir el riesgo de padecer diabetes o algunos cánceres, como la leucemia”.

Por esta razón, los expertos enfatizan que la alimentación durante los primeros seis meses de vida debe consistir exclusivamente en leche materna, alimento que reconocen como el único indispensable para un ser humano. “A partir de los seis meses −puntualiza Rodrigo Vázquez− la leche materna tiene que complementarse con otros alimentos, de la manera más diversa y balanceada posible, y debe continuar así, mínimo, hasta los dos años de vida”. 

Después de esa etapa, cualquier persona podría dejar de tomar leche definitivamente y eso no representaría ningún problema. Sin embargo, los nutriólogos recomiendan el consumo −de la leche de vaca y sus derivados, por ejemplo− debido a que se trata de un alimento sumamente completo y versátil, con el cual puede evitarse la desnutrición en niños y adultos. Aún así, la historia entre la leche y el ser humano no es puramente blanca.  

El consumo de leche materna disminuye el riesgo de enfermedades gastrointestinales y respiratorias en los niños; incluso, podría disminuir el riesgo de padecer diabetes o algunos cánceres, como la leucemia.
Foto: Especial

Intolerancia a la lactosa 

La leche puede parecernos tan deliciosa y nutritiva que, siendo niños, nadie querría despegarse del pecho de su madre, lo cual significa una amenaza para la supervivencia de los bebés más pequeños. Por ello la evolución favoreció el surgimiento de la intolerancia a la lactosa, uno de los principales componentes de la leche. La lactosa consiste en una molécula de azúcar formada por dos moléculas más pequeñas que el organismo rompe y aprovecha gracias a otra sustancia, la enzima lactasa. En las personas intolerantes a la lactosa la producción de dicha enzima es suprimida y por ello no son capaces de digerir la leche adecuadamente. Esto sucede con dos tercios de la población mundial. 

Para hacer frente al problema, la industria de los lácteos aplica ciencia y tecnología en el desarrollo de soluciones alimenticias. Tal es el caso del Instituto Lala, cuyas investigaciones han derivado no solo en productos deslactosados, sino en opciones 100% libres de lactosa. Al respecto, Laura Concha Cantú −Licenciada en nutrición por la Universidad Iberoamericana y colaboradora del Instituto Lala− describe para Tangible que:

“cuando la leche ya está lista para su consumo, luego de haber sido pasteurizada y homogenizada, se le adiciona lactasa; de esta manera, separamos la lactosa en sus componentes básicos que el organismo adulto ya puede digerir”. 

De la leche es que entre los mismos nutrimentos que contiene hay sinergias; por ejemplo, además de tener un alto contenido de calcio, este calcio está muy disponible para su absorción y fijación en nuestro organismo, lo cual se debe a la relación del propio calcio con otros componentes de la leche, como el fósforo y la vitamina D, cosa que no sucede con otros alimentos ricos en calcio, como las espinacas.
Foto: Especial

Fuente de calcio

Lo anterior, además de responder a demandas del mercado, también es un esfuerzo por conservar −dentro de una dieta variada, equilibrada y suficiente− uno de los mejores alimentos que existen: “Algo que me parece muy interesante de la leche es que entre los mismos nutrimentos que contiene hay sinergias; por ejemplo, además de tener un alto contenido de calcio, este calcio está muy disponible para su absorción y fijación en nuestro organismo, lo cual se debe a la relación del propio calcio con otros componentes de la leche, como el fósforo y la vitamina D, cosa que no sucede con otros alimentos ricos en calcio, como las espinacas”, remarca Cocha Cantú. 

Distintos análisis nutrimentales −no solo los realizados por la industria de los lácteos− muestran que, fuera de la leche y sus derivados, difícilmente es posible encontrar otro alimento que en solitario contenga tal diversidad de nutrimentos, proteínas con alto valor biológico y buen balance calórico. Por ello, especialistas como la doctora María del Consuelo Velázquez Alva −investigadora del Departamento de Atención a la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco− evalúan las necesidades de proteínas, calcio o vitamina D que presentan personas de la tercera edad, y cómo pueden ser cubiertas mediante el consumo de leche.  

“Desafortunadamente, como lo dicen datos de una encuesta aplicada por el Instituto Nacional de Salud Pública, el consumo de la leche en México ha disminuido, y este es un motivo de preocupación por la importancia que tienen los lácteos para promover una nutrición saludable (…) es un problema porque en poco tiempo la población mexicana será una población envejecida, donde las consecuencias de la desnutrición van a ser aún más evidentes”, concluye la experta en medicina geriátrica. 

Autor: Carmina de la Luz Ramírez