Geo

Todo lo que sabemos de los restos de mamuts en Tultepec

Otoniel Pavón 09 / Nov / 19
Recientemente se localizaron restos de estos animales en Tultepec, ¿cómo es posible que determinaran su edad y qué especie de mamut es?

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hallaron en una fosa 800 restos óseos de por lo menos 14 mamuts. Esto ocurrió en el poblado de San Antonio Xahuento, en Tultepec, Estado de México. Los primeros restos se descubrieron porque la administración local realizaba trabajos para crear una celda para el confinamiento de basura.

Los huesos se han encontrado dispersos en dos secciones de excavación: una al norte y la otra al sur de la obra. Entre ellos hay: ocho cráneos y cinco mandíbulas. Luis Córdoba Barradas es el encargado del grupo de especialistas que realizó las distintas excavaciones y localizaron restos de mamuts, dos vértebras y una mandíbula de camello, así como un molar de un caballo. Córdoba supone que los restos tienen cerca de 14 mil 700 años. ¿Cómo descubren los expertos la edad de los fósiles?

La similitud de los mamuts con los elefantes es de gran ayuda para su recontrucción.

trampas-de-mamut-eluniversal.jpg
Fotos del hallazgo | Foto: INAH / Melitón Tapia

Conservación y tiempo

El Jefe del Museo de Geología de la UNAM, Luis Espinosa Arrubarrena, menciona que la zona donde se encontraron los restos óseos antes forma parte de los lagos de la Cuenca de México, lo cual ayudó a que los huesos se pudieran conservar, ya que “si se encuentran expuestos a factores ambientales, a animales, entre otros, los huesos terminan degradándose; que sean cubiertos por sedimento los protege."

El sedimento permite que los huesos no se rompan, pero al desenterrarlos y sacarlos de el, es muy fácil que puedan quebrarse. "Para que no se destruyan son cubiertos con distintas sustancias para endurecerlos, como el unicel disuelto. Estás sustancias se filtran por la porosidad de los huesos" explica Luis Espinosa. 

mamut_trampa_tultepec_mexico_megafauna_fosil_2.jpg
Fotos del hallazgo | Foto: INAH / Melitón Tapia

El maestro en Ciencias con especialidad en Paleontología, menciona que el descubrimiento de los fósiles se da de dos maneras: por la erosión natural de los suelos que los "descubren", o por la excavación para la creación de diversas estructuras. 

La doctora Marisol Montellano, Laboratorio de Paleontología de Vertebrados del Instituto de Geología de la UNAM, menciona que es muy común encontrará restos de mamuts y de la Megafauna en territorio nacional, ya que fue un área donde habitaban estas especies de mamíferos.

En el área del nuevo aeropuerto, el INAH halló vestigios que datan de la Era del Hielo, ¿pueden convivir restos históricos y aeronaves? Estás leyendo: Aviones vs mamuts: los fósiles frenan Santa Lucía
Foto: CONABIO

Calcular la edad

Para saber la antigüedad de los huesos de mamut se utilizó el método de Carbono 14, el cual es un isótopo del carbono. "Este elemento no ingresa directamente en el cuerpo de los animales, las plantas, a través de la fotosíntesis, son las que lo adquieren; los animales cuando las comen van adquiriendo el Carbono 14" explica el Mtro. Luis Espinosa. Cuando mueren sus cuerpos dejan de recibir el Carbono, éste va desapareciendo conforme pasa el tiempo.

Mientras más tiempo pasa, se detecta menos Carbono 14 en los fósiles, hasta que llega un punto en que no se puede calcular la edad a partir de este método. Su rango de efectividad es para edades menores de 50 mil años.

"El Carbono 14 es el único isótopo que puede usarse directamente sobre materia orgánica", menciona Luis Espinosa. El carbono puede datar con mucha exactitud edades de 10 mil, 15 mil años, pero para edades de 50 mil ya no es tan preciso, es mejor usar otros métodos en esos casos o para calcular una  antigüedad mayor, cómo las pruebas en la ceniza volcánica.

"La caza es una actividad humana, eso indicaría que ya había humanos en la Cuenca de México antes de lo que piensa actualmente, ya que los registros de su existencia son de aproximadamente 13 mil años. Ésto podría reformular el momento en que llegaron a México los grupos humanos, e incluso cuando incursionaron en Alaska" .

Extinción y reconstrucción

El Jefe del Museo de Geología menciona que las causas de extinción del mamut, y de los grandes mamíferos de la Megafauna, es una relación multifactorial: la presencia de los grupos humanos, enfermedades que pudieron afectarlos, fenómenos climáticos, entre otras; los modelos pueden dar pie a distintas especulaciones.

Además se extinguieron otras especies en el continente americano: bisontes, oso de hocico corto, peresozo de tierra, camellos, lobos, entre otras.

mamut_trampa_tultepec_mexico_megafauna_fosil_1.jpg
Fotos del hallazgo | Foto: INAH / Melitón Tapia

Hallar esqueletos completos es muy complicado, por lo que se tiene que hacer recontrucción a partir de lo que se encuentra. Esto se logra mediante las leyes de la correlación, la cual dice que una parte específica del animal ayuda a calcular las proporciones de éste, e incluso sus hábitos alimenticios, "por ejemplo los carnívoros poseen estructuras dentales para desgarrar y tragar, los herbívoros para poder masticar la materia vegetal", comenta el experto.

Agrega que su similitud con los elefantes es de gran ayuda para su recontrucción.

El descubrimiento de los fósiles se da de dos maneras: por la erosión natural de los suelos que los "descubren", o por la excavación para la creación de diversas estructuras. 

¿Un cambio en la Historia?

El descubrimiento de las trampas demuestra que los humanos que habitaban esa región tenían ideas más avanzadas de caza de las que se pensaban. Luis Espinosa menciona que de ser cierta la edad que calculó el equipo que desenterró los huesos de mamut cambiaría más allá la percepción de cómo obtenían sus alimentos.

"La caza es una actividad humana, eso indicaría que ya había humanos en la Cuenca de México antes de lo que piensa actualmente, ya que los registros de su existencia son de aproximadamente 13 mil años. Ésto podría reformular el momento en que llegaron a México los grupos humanos, e incluso cuando incursionaron en Alaska" concluye.

Autor: Otoniel Pavón