Mono aullador, el agricultor del bosque

Los monos aulladores tienen una gran importancia ecológica. Son los grandes agricultores del bosque. Su conservación debería ser una prioridad porque son los encargados de dispersar y germinar las semillas

Foto: Jorge Ramos Luna

Si se perturba su hábitat se reduce la calidad y cantidad de su dieta, entonces se ve amenazada toda su labor como agricultores”, afirma el experto en primates mexicanos.

Además de agricultores, grandes cantantes

Los monos aulladores se caracterizan particularmente por los aullidos que emiten a grandes distancias y que le sirven de aislamiento entre grupos dentro de su hábitat natural. “Estas vocalizaciones de tono metálico se producen gracias al ensanchamiento que tienen en la garganta del hueso hioides que les sirve de caja de resonancia para emitir estas fuertes vocalizaciones”, explica Juan Carlos.

Estos primates tienen una cola prensil que les facilita el desplazamiento por el dosel de las bosques, por esta razón pueden dispersar las semillas por todo su hábitat.

retrarto_1.jpg
Pintura al óleo de mono aullador, propiedad del Dr. Juan Carlos Serio Silva | Pintura: Laura Elisa Arguello Sánchez

¿Qué está acabando con los primates mexicanos?

En México existen tres especies de primates silvestres, los monos aulladores o saraguatos (pardo y negro) y el mono araña, todos en grave peligro de extinción principalmente por las amenazas de destrucción de su hábitat, su captura y venta como mascotas y en algunos sitios, por el consumo tradicional por parte de los pobladores locales.

“Los primates mexicanos deberían ser prioridad para conservar no solamente por estar emparentados con nosotros, sino porque cumplen funciones vitales en la regeneración de los bosques tropicales. Estos animales son nuestro patrimonio natural, no son un elemento más del ambiente, son parte de nuestra identidad desde tiempos ancestrales”, afirma el experto.

El doctor Juan Carlos Serio Silva y su equipo transdisciplinario llevan 30 años estudiando a los primates mexicanos en su hábitat natural en varios estados del sureste de México con el fin de desarrollar una estrategia de identidad-conservación-acción para impulsar la protección de estos primates y sus selvas involucrando a la academia, sociedad civil y gobierno. 

Por ejemplo, han fomentado la realización de cuatro Festivales magnos en Balancán y Villahermosa, Tabasco (Semana Internacional del Mono Saraguato Negro) y cinco Festivales en Catemaco, Veracruz (Festival Changos y Monos: Tesoros de Los Tuxtlas).

5o Festival Changos y Monos

“Estos eventos anuales enaltecen la figura e importancia de los monos en los sitios donde son originarios —y además, dice el doctor Serio Silva— incluyen actividades artísticas, educativas, ambientales y particularmente un foro de exposición artesanal donde las diferentes comunidades de la región van a exponer lo que sus grupos de artesanas han generado alrededor de la imagen e importancia de estos primates”. concluye.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir