Cosmos

Ni lluvia, ni estrellas ni fugaces... pero sí un gran espectáculo en el cielo

Enrique Anzures 05 / Jul / 19
Este mes ocurrirá una serie de eventos astronómicos observables desde locaciones libres de contaminación lumínica, por lo qué hay que prepararse para disfrutarlos

El Observatorio Astronómico Nacional, prevé para el mes de julio cinco eventos astronómicos, conocidos como lluvia de estrellas o lluvia de meteoros.

Pese a que no son las mas intensas de todo el año, será una buena oportunidad para lograr tener la posibilidad de observar este fenómeno astronómico.
 
Ni estrellas ni fugaces

Es probable, que la idea de pedir deseos en las estrellas fugaces (meteoros), se originara con las ideas del filósofo, matemático y astrónomo Claudio Ptolomeo, quien decía que estos eventos celestes eran la oportunidad de pedir una plegaria ya que se abrían las puertas de los cielos. La realidad es que estos objetos luminosos son solo residuos del origen del sistema solar, y no solo no cumplen deseos sino que ni siquiera son estrellas, mucho menos fugaces. 

Más bien, se trata de meteoros, del vocablo griego Meteoros (μετέωρα), que significa elevado en los cielos. El concepto acuñado en el siglo XIX se refiere a todo aquel fenómeno que ocurre en la atmósfera terrestre, incluyendo los lumínicos como en este caso. Los meteoros son producidos por el ingreso de material proveniente del espacio llamados meteoroides que al entrar rápidamente elevan su temperatura y despiden una intensa luz. Este mes existe posibilidad de ver varios eventos de este tipo.

mapamexico.jpg
Captura de pantalla del mapa satelital de la contaminación lumínica | Recurso: NOAA's Earth Observation Group 
 
¿Cómo y dónde ver el cielo?

Decir que antes se veían más las estrellas no necesariamente un sentimiento nostálgico, porque objetivamente podemos hablar de una reducción en nuestra capacidad de observación de fenómenos astronómicos como consecuencia de contaminación lumínica, es decir, la polución producida por el aumento de las luminarias instaladas de manera inadecuada y que arrojan su luz hacia el cielo. Lo que provoca que los objetos más tenues, como las estrellas y los meteoros, se pierdan dentro de los domos de luz de las grandes urbes.

A pesar de ellos es posible encontrar localidades que sufren una menor contaminación lumínica e, inclusive, islas de obscuridad como es el caso de la Sierra de San Pedro Mártir en Baja California, que alberga al Observatorio Astronómico Nacional. Para localizar estos lugares en peligro de extinción, el Centro Nacional de Datos Geofísicos de la NOAA y el Centro de vuelo espacial Goddard de la NASA, crearon un mapa satelital de la contaminación lumínica, en dónde es posible encontrar las zonas con menos luz y, con ello, el lector podrá encontrar el que le sea más accesible.

mapaluminico_1.jpg
Captura de pantalla del mapa satelital de la contaminación lumínica | Recurso: NOAA's Earth Observation Group 

Para poder observar una lluvia de meteoros, no se requiere equipo especializado como un telescopio, y el mejor día para observar uno de estos eventos, es el día de su máximo señalado en la siguiente lista:

Pegásidas: julio 10
Fenícidas: julio 13
Piscis Austrínidas: julio 28
Acuáridas: julio 28
Capricórnidas; julio 30

Autor: Enrique Anzures
Enrique Anzures es periodista y divulgador de la ciencia. Ha colaborado en distintos medios informativos para las secciones de ciencia y tecnología. Fue galardonado con “Premio de la Juventud de la Ciudad de México 2010” en la categoría de Actividades Académicas, Científicas o Profesionales, y la “Medalla Luis. G. León” en el año 2011, por sus contribuciones a la divulgación de la astronomía en México.