Obesidad infantil: Encuentran una causa más de la epidemia en México

Por primera vez, científicos describieron el microbioma de los niños de México. A través de una tecnología de vanguardia, los investigadores consiguieron analizar los genes de las bacterias que habitan en niños que padecen sobrepeso u obesidad, y encontraron diferencias con los que tienen un peso normal.

Los científicos liderados por Jaime García Mena, del Departamento de Genética y Biología Molecular de Cinvestav Unidad Zacatenco, están preocupados por la alta tasa de obesidad infantil, que está reconocida como una epidemia global por la Organización Mundial de la Salud. En México, el 34,4% de los niños tiene sobrepeso o es obeso.

Para comprender mejor cuáles son los factores que influyen en la epidemia, se enfocaron en el estudio de los genes de las bacterias dentro del sistema digestivo. “Hicimos una caracterización comparativa de los genes que existen en las bacterias del colon de un grupo de niños mexicanos, que tienen entre 9 y 11 años. El grupo con sobrepeso u obesidad se comparó con otro grupo de peso normal”, contó García Mena a Tangible. 

Bacterias con abundancia de genes
El estudio se hizo a partir del análisis de muestras de materia fecal de los niños, con una tecnología de secuenciación genómica de última generación, y fue publicado en la revista Anaerobe. Al describir los microbiomas, encontraron que los niños con obesidad tienen un conjunto de bacterias con más abundancia de genes que permiten una mayor fermentación de la fibra soluble presente en la dieta. 

“Por esa abundancia de genes de las bacterias que identificamos, en el intestino grueso de los niños se producen más ácidos grasos de cadena corta, como el acético y el propiónico. Esta situación aumenta los niveles de colesterol y los triglicéridos en el organismo, y contribuye al desarrollo de la obesidad”, afirmó el científico. En cambio, en los niños con peso normal, hay bacterias con más abundancia de genes que producen más ácidos grasos de cadena corta, como el valérico y el butírico, que ayudan a reducir el colesterol y los triglicéridos.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir