¿Para que sirven las grandes orejas de Dumbo (además de volar, claro)?

Gasto energético de elefantes bebés

A partir de la animación original, Phillips y Heath obtuvieron las estadísticas vitales necesarias para alimentar su simulación de pérdidas y ganancias de calor en computadora. Estos autores estimaron que Dumbo tiene una altura aproximada de 0.7 metros y unas orejas de alrededor de 0.7 por 9.5 metros, con lo que calcularon la superficie total con la misma fórmula usada por zoólogos para elefantes africanos normales (más un 20%, al tomar en cuenta las orejotas dumbonianas). 

Dumbo tiene una altura aproximada de 0.7 metros y unas orejas de alrededor de 0.7 por 9.5 metros | Cartel de la película

Foto: Especial

Como no hay estadísticas sobre las tasas metabólicas (el gasto energético) de bebés elefantes (Dumbo tiene unos tres meses de edad al final de la cinta), Phillips y Heath aplicaron la misma fórmula que se emplea en caballos percherones de dos meses de edad, dado que su metabolismo es similar al de los elefantes. Así, con una masa de 75 kilogramos, una superficie de 2.67 metros cuadrados, de la que casi la mitad (46.8%) es pura oreja, el gasto energético en reposo de Dumbo es de unas 1,760 kilocalorías diarias, que es más o menos el mismo que en el caso de un humano joven. 

A una temperatura ambiente de veinte grados Celsius y a una temperatura superficial (del cuerpo paquidérmico) de 21 grados Celsius, el calor que disipa Dumbo por sus orejas representa únicamente el 10% de su gasto energético en reposo, pero en estas condiciones no necesita demasiado para refrescarse considerando que la diferencia de temperaturas es de tan sólo un grado. 

Lo opuesto ocurre a una temperatura superficial de 35 grados Celsius, pues el calor que disipa por las orejas representa casi el 150% de su gasto energético en reposo y ello significa que, cuando no está volando ni realizando ninguna otra actividad física, pierde mucho más calor que el que produce.  Los autores del estudio sugieren que, en vista de ello, tal vez la principal razón de que Dumbo lleve un sombrero es porque es común que en tierra sienta frío y desea mantener su cabeza calientita. 

Como el gasto energético de Dumbo al volar es unas diez veces mayor que en reposo, el calor que genera al surcar los cielos podría ocasionarle un shock térmico si no consigue disiparlo; en este sentido, el frío que sufre cuando está inactivo posiblemente sea un precio muy bajo para pagar por contar, en cambio, con un sistema altamente eficiente de eliminación de exceso de calor, pues es muy probable que, como en el caso de las alas de los murciélagos, durante el vuelo las orejas extendidas de Dumbo: 1) incrementen el área disponible para intercambio térmico con el aire circundante; 2) liberen calor por vasomotilidad (es decir, al aumentar el flujo de sangre que pasa por los capilares que irrigan las orejas) y 3) transfieran, al batirlas, calor por convección. 

En resumen y para envidia del resto de la comunidad elefantina -que no elefantiásica-, nunca un elefante había debido tanto a tan, en su caso, excesivas y vilipendiadas partes anatómicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir