Cuerpo

¡Pare de sufrir!: Las dietas no sirven para bajar de peso

Valeria Román 17 / May / 19
Al limitar la ingesta drásticamente, se sufre hambre, y la persona puede ganar más kilos de lo que tenía antes de someterse a la dieta

La epidemia de obesidad golpea a México: ya afecta al 32,4% de la población adulta. Para bajar el exceso de peso, muchas personas son atraídas por las dietas que prometen resultados extraordinarios en pocas semanas. 

Desde la popular dieta Atkins a la actual dieta Keto, hay un amplio rango de propuestas que defraudan. Al limitar la ingesta de comida drásticamente, se sufre hambre, y las personas pueden pesar más kilos de los que tenían antes de la dieta. 

Las personas con sobrepeso u obesidad no deberían seguir dietas restrictivas, que prohíben alimentos o reducen extremadamente las calorías, porque está demostrado en investigaciones científicas que el cerebro humano empieza a identificar que no tiene una cantidad suficiente de alimentos y se genera la sensación de hambre. Hacer dieta también implica privarse del placer. Al cabo de unos meses, la persona vuelve a comer mucho de nuevo, y recupera más sobrepeso”, explicó a Tangible la médica especializada en nutrición y obesidad Mónica Katz, presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición, miembro de la Sociedad de Obesidad de los Estados Unidos, y coautora del libro El método No dieta (Editorial Aguilar), que se publicará en julio en México.

dieta-de-atkins.jpg
Dieta Atkins que postula la página hayremedioscaseros.com | Foto: hayremedioscaseros.com

El fraude de cuánto quieres perder

Una de los experimentos con personas obesas se hizo a partir de un programa de televisión en los Estados Unidos, The Biggest Loser, en el que los participantes iban a bajar de peso. En México, el programa se llamó ¿Cuánto quieres perder? Un investigador de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, David Hall, hizo un estudio con 14 participantes seis años después del programa. Detectó que la mayoría tenía un peso superior al que registró antes de participar en el programa. 

Cada kilo de peso perdido tiene una composición promedio: 75% de grasa y 25% de músculo, agua y hueso. Esa composición se mantiene siempre que no se adelgace demasiado rápido. Con las dietas rápidas, no solo cambia la calidad del peso perdido —50% de grasa y 50% de masa magra o agua—, sino que la recuperación de kilos será en forma de grasa.

Una de las hipótesis científicas es que al seguir una dieta y padecer hambre, el cerebro altera el llamado “set point” o control regulador del peso. El cuerpo queda con una adaptación metabólica irreversible. 

Saciar el hambre emocional

Otra de las dificultades es las dietas desconoce el “hambre emocional”. “Con las dietas restrictivas no se tiene en cuenta el hambre emocional, que hace que las personas también consuman porque están ansiosas, preocupadas o angustiadas, entre otras emociones. Por lo cual, lo ideal para bajar el sobrepeso es incluir el manejo de las emociones en el plan de alimentación”, recomendó la doctora Katz. 

¿Qué funciona para bajar de peso para siempre? “Cambiar el estilo de vida para siempre. Todos los seres humanos necesitamos cada día una dosis de calorías, de nutrientes y de placer, de actividad física. Y las dietas ignoran este último componente, por eso las personas perciben un déficit de placer y no puede sostener el tratamiento”, señaló la doctora Katz. 

salud.jpg
Cambio de estilo de vida | Foto: Especial

Las 5 reglas de oro de la “no Dieta” son:

- Crear un ambiente seguro: no tener los productos que disparan el descontrol, evitar el picoteo o la porción grande.

- Realizar 4 comidas al día en horarios flexibles.

- Comer un solo plato en cada comida.

- Consumir una vez al día carnes, pescados o pollo más verduras o legumbres como guarnición y en la otra comida principal algún cereal, alguna pasta de buena calidad, sumado a vegetales. Se pueden consumir dulces, pero en porciones chicas.

- Aprender a gestionar el estrés diario sin comida. 

Autor: Valeria Román
Periodista científica independiente. 2004-05 Knight Science Journalism Fellow at MIT. Escribe sobre ciencia, ambiente y salud para publicaciones como la revista Science (Estados Unidos), Nature (Inglaterra), Scientific American (Estados Unidos), Infobae.com (Argentina), Forbes Argentina, y Periodismo en Salud de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano. Fue editora de ciencia y salud del diario Clarín de Argentina. Coautora del libro Darwin 2.0 La teoría de la evolución en el siglo XXI. Ha sido docente de periodismo científico en la Universidad de Buenos Aires y otras casas de estudios, y expositora en encuentros sobre periodismo y comunicación en Corea del Sur, Canadá, México, Qatar, Estados Unidos, Inglaterra, España, entre otros países. Fue vicepresidente de la Federación Mundial de Periodistas Científicos (2009-2011).