Sociedad

Poder femenino y científico al alza en los cómics

Luis Javier Plata Rosas 07 / Mar / 19
Cada vez más se encuentran personajes femeninos que hacen referencia a su activa participación en disciplinas científicas y tecnológicas

Carol Danvers, la Capitana Marvel, ha llegado finalmente al cine de manera casi coincidente (o quizás no tanto) con el Día Internacional de la Mujer, y son innegables las críticas que señalan el hecho de que Marvel tardara más de diez años en estrenar una película con una superheroína como personaje principal, como evidencia de que el universo de los cómics de superhéroes se parece demasiado a los Óscar y a los Nobel en cuanto a que sus estadísticas no reflejan, ni de lejos, el sexo de la mitad (49.5%, para quienes gustan de mayor precisión) de la población mundial. 

A pesar de casos de película como el citado, la percepción —compartida por una buena parte de quienes no son lectores habituales de cómics de superhéroe— de que las mujeres que aparecen en las viñetas son más bien secundarias, y hasta decorativas, en historias que sin mayor problema pueden ser clasificadas como sexistas, no es del todo cierta. Por lo menos no en el caso del universo de los cómics de Marvel, en el que, en el ámbito particular de las disciplinas CTIM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), tenemos a varias mujeres que no sólo no juegan el papel de nerds y simples “consultores” o “asesores técnicos” de los “auténticos” héroes con superpoderes, sino que SON las superheroínas protagonistas de su propia serie. 

Mujeres en los cómics
Pero antes de enlistar brevemente a las mujeres más brillantes de Marvel, no está por demás acompañar a Katherine J. Murphy en su estudio sociológico sobre los cambios que han experimentado las mujeres en los cómics de ese universo desde la década de los sesenta, para lo cual analizó 788 cómics correspondientes a 68 de los títulos publicados por esta compañía.
 
Murphy señala que, usualmente, las mujeres han sido amenazadas, raptadas, asaltadas, humilladas, violadas y asesinadas en los cómics, y en los años sesenta las mujeres estaban prácticamente ausentes de las portadas de éstos. Sus roles como personajes se reducían a ser el interés amoroso del superhéroe en turno o, cuando mucho, una versión femenina de éste (como, inicialmente, Spider-Woman, She-Hulk y la misma Ms. Marvel con respecto al Capitán Marvel).

 

Alt
Especial

Dado que las mujeres han pasado de ser un 13% del total de lectores de cómics en 1995 a cerca de un 47% en 2015, conservarlas y atraer a un mayor porcentaje por razones puramente económicas puede explicar en parte las mejoras en su situación en el papel y, en la década de 2005 a 2015, Marvel creó más títulos con protagonistas femeninos que nunca antes. 

Fue precisamente en 2012 cuando la escritora feminista Kelly Sue DeConnick transformó a Carol Danvers de una Ms. Marvel con disfraz y atributos físicos hipersexualizados (en la llamada “era plástica” de los cómics, de 1980 a 1999, en la que las superheroínas parecían más bien ilustraciones propias de historietas como El mil chistes, El libro vaquero y el Sensacional de… traileras, lucha, etc.) en la capitana Marvel de la que se nutrió en mayor medida el actual filme. 

De acuerdo con Murphy, en más de medio siglo la representación de las mujeres en el universo Marvel ha mejorado de manera continua, lo que también es atribuible al cada vez mayor número de escritoras y artistas gráficas que colaboran en los títulos de esta compañía. 

Mujeres involucradas en CTIM 
Los cómics fueron sometidos por Murphy a la Prueba de Bechdel. Creada por Alison Bechdel (autora de cómics como Fun Home: Una familia tragicómica), esta prueba evalúa si en un diálogo: 1) aparecen al menos dos personajes femeninos; 2) que hablen entre sí; y 3) sobre algo que no sea un hombre. En una escala del 1 al 5, los diálogos del universo Marvel elevaron paulatinamente su puntaje, pasando de 2.5 (1960) a 4 (2014).

Si en el multiverso de los cómics de Marvel saltamos del universo canónico (Tierra 616) al ahora extinto universo Ultimate (Tierra 1610), la Susan Storm de esta realidad deja de ser la chica invisible —en minúsculas, con un sustantivo paternalista y un adjetivo que más bien describía sus continuas ausencias en el equipo de los Cuatro Fantásticos por haber sido raptada por el Dr. Doom o el supervillano en turno— para ser la Mujer Invisible, científica con cuatro (no uno ni dos: cuatro) doctorados en ciencias bioquímicas que no eran mero adorno curricular sino parte importante de varias historias, pues fue la Dra. Storm quien, por ejemplo, estudió la astrobiología de la imaginaria Zona-Negativa. 

Pero en el universo principal de Marvel abundan también las mujeres involucradas en CTIM, y si Reed Richards (Mr. Fantastic) era hasta hace poco el personaje de mayor inteligencia en él, este título fue arrebatado por Valeria Richards, su hija, quien siendo una bebé era capaz de resolver el cubo de Rubik y a los dos años jugaba ajedrez. 
 

Alt
Nadia Pym/Wasp (Avispa)

Mientras Valeria y Reed estuvieron fuera del planeta —y del universo 616—, ocupados en crear nuevos universos como consecuencia de la destrucción del multiverso al final de la saga Battleworld, el reconocimiento como la persona más inteligente de la Tierra lo obtuvo Lunella Lafayette, mejor conocida como Moon Girl, luego de resolver el Evaluador de Omnicompetencia Mental (BOX, por sus siglas en inglés) diseñado por Bruce Banner para medir la capacidad intelectual. Sólo Lunella ha conseguido esta proeza. 

Políglotas en acción
Entre las jóvenes científicas de Marvel tenemos también a Nadia Pym/Wasp (Avispa), la hija de Hank Pym/Ant-man (el Hombre Hormiga), quien habla con fluidez chino, español, francés, inglés, italiano, japonés y ruso. Nadia fundó GIRL (siglas en inglés de Laboratorios de Investigación de Genios en Acción) para apoyar a adolescentes talentosas interesadas en CTIM.

También en las páginas de su propio cómic, pero fuera de la ficción, las lectoras y los lectores de The Unstoppable Wasp (La imparable avispa) pueden leer las entrevistas a auténticas mujeres en la ciencia, como Katherine Pratt, estudiante de posgrado de ingeniería eléctrica de la Universidad de Washington. O Moogega Cooper, doctora en ingeniería mecánica, quien actualmente desarrolla metodologías para esterilizar rovers y sondas espaciales y evitar contaminar con vida terrestre las misiones de exploración a Marte y otros planetas. Otras superheroínas ingenieras de ficción son Shuri, heredera al trono de Wakanda, y Riri Williams/Ironheart, quien a la edad de quince años. fue aceptada en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. 

Con esta nueva generación de mujeres tan inteligentes y poderosas al lado de la Capitana Marvel, tanto en los cómics como en el futuro del universo cinematográfico de Marvel, la sobrevivencia de la 4F (fase 4, no confundir con la 4T) está asegurada.

Autor: Luis Javier Plata Rosas
Divulgador científico y profesor de la Universidad de Guadalajara. Doctor en oceanografía costera. Autor de, entre otros libros, "La ciencia y los monstruos", "El océano tiene onda" y "La física del Coyote" y el "Correcaminos". Columnista de Nexos(Sobre ciencia, en teoría) y colaborador de ¿Cómo ves? (sección ¿Será?). Premio Estatal de Ciencia, Tecnología e Innovación de Jalisco en la categoría Divulgación (2014).