Sociedad

¿Por qué la bioética permite el aborto hasta las 12 semanas?

Susan Irais 25 / Sep / 19
¿Un embrión tiene conciencia antes de la 12 semana? Esta pregunta ha hecho posible la legalización del aborto. Te sorprenderá la respuesta

Un embrión de 12 semanas no tiene conciencia, es decir, no es capaz de sentir dolor ni satisfacción. Esta es la conclusión a la que ha llegado la ciencia, pero ¿cómo aseguran que un cerebro en formación no tiene conciencia?

Los estudios neurobiológicos del desarrollo intrauterino del embrión humano ha determinado con cierta precisión en qué etapa del embarazo un embrión tiene la capacidad de sentir dolor y satisfacción (conciencia), pues estas funciones son propias de la corteza cerebral, la cual se forma después de la doceava semana de gestación.

Según Ricardo Tapia Ibargüengoytia, integrante del Colegio de Bioética de México, en su texto La formación de la persona durante el desarrollo intrauterino, desde el punto de vista de la neurología, "lo que distingue al ser humano es su corteza cerebral, y si un embrión de 12 semanas no la posee, dentro de ese lapso el embrión no es un individuo biológico caracterizado, ni una persona, tampoco un ser humano".

“Lo que sucede es que el proceso cognitivo y la transmisión de información se da principalmente por medio de las neuronas las cuales comienzan a desarrollarse y proliferar posterior a la doceava semana”, explica el doctor Manuel Ruiz de Chávez, Comisionado Nacional de Bioética de la Comisión Nacional de Bioética.

feto.jpg
Desarrollo humano | Imagen: M.A. Hill, 2004

De embrión a feto

El periodo gestacional del ser humano consta de nueve meses, durante el periodo entre la fecundación y la doceava semana el producto es llamado embrión, posterior a este periodo se le denomina feto. 

“El desarrollo del sistema nervioso en humanos comienza desde la segunda semana de gestación —explica Manuel Ruiz—ahí se generan los cambios estructurales en el ectodermo para formar la cresta neural y en el mesodermo para formar la notocorda”, es decir se forma lo que podría llamarse un sistema nervioso primordial, este aún no transmite información.

En la sexta semana de gestación el embrión ya presenta una estructura nerviosa primitiva denominada tubo neural, el cual dará origen al encéfalo y la médula espinal. Para la onceava semana el embrión aún tiene estructuras que se componen de células no diferenciadas por lo cual aún no cumplen funciones específicas. Y en la duodécima semana el encéfalo aún se encuentra en formación. 

La capacidad de respuesta eléctrica de la corteza a estímulos sensoriales se alcanza hasta la semana 29, la actividad eléctrica de la corteza cerebral de un estado consciente no se detecta sino hasta las semana 30 de la gestación, y, los movimientos, reflejos y contracciones faciales como respuesta a estímulos, ocurren entre las semanas 28 y 30. 

No es sino hasta el tercer trimestre de la gestación cuando se han formado, morfológica y funcionalmente, las estructuras necesarias para que existan sensaciones conscientes, incluyendo el dolor. “Si entendemos la consciencia como la mera presencia de actividad neuronal y/o cerebral, esta es nula previo al tercer mes y por lo tanto, no existiría a la duodécima semana de gestación”, concluye el Comisionado Nacional de Bioética. 
 

¿Por qué está permitido el aborto hasta antes de las 12 semanas de embarazo? Mira la respuesta en El Botiquín, da clic aquí o en la foto.
Foto: El Universal / Edwin Hernández
Autor: Susan Irais
Periodista de ciencia. Colaboradora en Tangible y Asistente de Información de Iván Carrillo. Profesora adjunta de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Ha escrito para la revista Algarabía y Ciencia UNAM de la Dirección General de Divulgación de Ciencia.
Referencias:
Tapia, Ricardo, “La formación de la persona durante el desarrollo intrauterino, desde el punto de vista de la neurología”, http://www.inb.unam.mx/bioetica/lecturas/rtapia_ab_neuro_355apersona.pdf . Carpizo, Jorge, “La interrupción del embarazo antes de las doce semana”, https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/6/2841/4.pdf