Premios Nobel: ¿Son los realmente necesarios en el siglo XXI?

Marie Curie fue la primer mujer en ganar un premio Nobel de Física. La Real Academia de las Ciencias de Suecia la galardonó en 1903

Foto: Especial
 

Cuando arrancó la “semana de los Nobel”, se pensó que la tradición y el marcado sesgo machista de esta elección ultrasecreta continuarían intactos. Al fin y al cabo, en 2017 todos los ganadores habían sido hombres. El lunes se anunció el de Medicina, otorgado al estadounidense James Allison y al japonés Tasuku Honjo por sus descubrimientos revolucionarios sobre cómo emplear y manipular el sistema inmunológico para combatir el cáncer.

Luego vino el martes con la sorpresa de Strickland y, cuando se pensó que ahí quedaría, el miércoles le tocó el turno a la ingeniera química estadounidense Frances Arnold. Esta investigadora de 62 años que en su momento protestó contra la Guerra de Vietnam y luego trabajó como camarera en un club de jazz y como taxista y que en 2005 sobrevivió al cáncer de mama, fue distinguida con el Nobel de Química por su método pionero para dirigir la evolución de las enzimas, hoy utilizado en miles de laboratorios y compañías en el mundo que fabrican desde detergentes para ropa hasta medicamentos, incluido un fármaco para tratar la diabetes tipo 2. “Podemos hacer lo que la naturaleza tarda millones de años en cuestión de semanas", indicó Arnold, quien comparte el Nobel con el también estadounidense George P. Smith y el biólogo británico Gregory P. Winter por sus trabajos sobre anticuerpos.

Desde su debut, los Nobel –además de estar siempre caracterizados por la controversia- han sido el escaparate donde mejor se ven las desigualdades de la ciencia internacional. Por empezar en términos geográficos: Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Francia son los países con más científicos premiados con lo que originalmente nació como una especie de beca científica, un alivio económico, que terminó siendo lo que es hoy: una jubilación onerosa por los servicios científicos prestados.
 

Alt

Jim Allison Nobel de Medicina 2018

Alt

El francés Gérard Mourou, Nobel de Física 2018 

Alt

El científico norteamericano Arthur Ashkin, ganador del Nobel de Física

Alt

Donna Strickland la tercer mujer en ganar el Nobel de Física 

Alt

George Smith, premio Nobel de Química 

En cuanto al género, la disparidad es tal que los números hablan solos: entre 1901 y 2017, unos 892 hombres fueron galardonados, en comparación con solo 48 mujeres. A lo que se suman casos de indiferencia explícita como los de la física Lise Meitner, la química Rosalind Franklin y la astrónoma Vera Rubin.

“Estoy segura de que hay personas escépticas de que una mujer pueda hacer este trabajo tan bien como un hombre -dijo Arnold sobre aquellos colegas que la despreciaron en los comienzos de su carrera-. Soy felizmente inconsciente de esas personas y se me ha dado la capacidad de ignorarlas por completo”.

Más allá de este notorio desequilibrio, la pregunta que todo el mundo tácitamente se hace es: ¿Son los Nobel realmente necesarios en el siglo XXI? Para empezar, no son los premios que más dinero entregan. Y, además, son anacrónicos: en una época en la que la ciencia es global, colaborativa, interdisciplinaria y no producto de "mentes brillantes" que trabajan en solitario, perdura el criterio de premiación individual. Además de inmortalizar, de conferir a los elegidos una especie de halo de indiscutida santidad, los Nobel refuerzan y reproducen la imagen anticuada del sabio o del genio que trabaja en soledad. Como dice la socióloga Harriet Zuckerman, el Nobel se ha convertido en un símbolo exagerado de la excelencia científica, uno que pese a estar colmado de olvidos y desigualdades, el mundo aparentemente aclama y espera. Como los científicos que aguardan año tras año al lado del teléfono aquel llamado mágico desde Suecia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir