Geo

¿Qué es y por qué se forma la nube de polvo del Sahara?

Susan Irais 24 / Jun / 19
Es un fenómeno anual producido por los fuertes vientos del Sahara, este evento no afecta la salud y es benéfico para el medio ambiente pues sirve como abono para la tierra y es capaz de bajar la intensidad de los ciclones tropicales

En los últimos días se ha hecho popular la nube de polvo del Sahara, un fenómeno hidrometeorológico que se repite año con año. Este cúmulo de arena no es visible al ojo humano, pero pinta amaneceres y atardeceres de tonalidades rojizas y crea un ambiente brumoso, por lo que ha despertado varias dudas que aquí te respondemos.

¿Por qué y cómo se forma?

Del otro lado del mundo, en el desierto del Sahara, en vez de ciclones tropicales hay tormentas de arena. Esos fuertes vientos perturban la arena, la agitan y la elevan con tanta fuerza que llega a la atmósfera.

La capa de aire del Sahara viaja en la parte media de la atmósfera, a una altura de entre unos dos mil a cinco mil metros. Ahí avanza muy rápido como si fuera esta capa una banda transportadora”, dice Martín Jiménez Espinosa, subdirector de riesgo por fenómenos hidrometeorológicos del Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED)

La arena viaja con gran velocidad y se va despositando en el fondo del Océano Atlántico y una parte muy pequeña “aproximadamente del 1 al 5% llega a las costas de nuestro continente”, dice el experto. Esta capa de arena crea un fenómeno óptico que sí es perfectible, amaneceres y atardeceres rojizos, “pero no hay que espantarse, el cielo rojo o con tonos rojizos no simbolizan el fin del mundo, es simplemente la presencia de minerales en la atmósfera”, aclara Martín.

tormentadearena.png
Animación del tránsito de la arena del Sahara al continente americano | Captura de pantalla de Twitter

¿Puede causar algún daño en la salud o en el medio ambiente?

Cuando este polvo llega a la zona amazónica, por ejemplo, sirve como abono para el suelo. En la atmósfera en general baja la precipitación, “este fenómeno también tiene la capacidad de bajar la intensidad de los ciclones tropicales”, explica el experto de CENAPRED.

Desde de la primavera hasta otoño esta capa de aire del Sahara viaja, pero el pico de mayor concentración en el continente americano es entre junio y julio. “Se deposita en Sudamérica, el Caribe, México y Norteamérica. Pero la concentración es muy baja, no representa ningún daño a la salud de la población, no hay que usar nada en especial, ni máscaras, ni gafas porque el polvo no está en la superficie sino en la atmósfera media”, aclara el doctor Martín.

La porción que se levanta del Sahara corresponde a toneladas, pero la que llega a nuestro continente es muy poco del 1 al 5%. Además, la Sierra Madre Oriental juega el papel de barrera, por lo que el polvo no llega al centro del país. Y para rematar, dice el experto, “estamos en época de lluvia y ciclones. El 15 de mayo comenzaron em el Océano Pacífico y el 1 de junio en el Océano Atlántico, por lo que esta agua lavará la atmósfera y con mayor dificultad algo de ese polvo llegará.”

sahara_0.jpg
Desierto del Sahara | Foto: Especial

La silenciosa extinción de los desiertos

La nube de polvo del Sahara es un fenómeno natural que demuestra las interacciones en nuestro planeta, pero no es un ciclo de la arena, es decir, la arena que llega a nuestro continente y al Océano Atlántico no vuelven al Sahara. “Este polvo no se renueva, simplemente llega al fondo del océano, ahí están acumulados los desiertos. Este material se deposita y no vuelve”, explica el doctor Martín Jiménez Espinosa.

La arena del desierto se esfuma con la misma velocidad con que se mueven los continentes. No estaremos para verlo, pero el desierto del Sahara desaparecerá.

Autor: Susan Irais
Periodista de ciencia. Colaboradora en Tangible y Asistente de Información de Iván Carrillo. Profesora adjunta de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Ha escrito para la revista Algarabía y Ciencia UNAM de la Dirección General de Divulgación de Ciencia.