Cosmos

¿Qué significa el parche de misión que portaron los astronautas durante la conquista lunar?

Ana Cristina Olvera 05 / Jun / 19
Inevitablemente ligadas a las hazañas en que fueron utilizadas, los emblemas o parches de las misiones espaciales forman parte del imaginario de la humanidad y cada una de ellas tiene un significado y una intención. Obviamente, la del Apolo 11 destaca entre todos

Como sucedió con todas las tripulaciones de las misiones espaciales después de Gemini V, los miembros de la misión Apolo 11 fueron asignados con la tarea de diseñar el emblema que representaría su viaje. Un diseño que sería importantísimo, pues la travesía pretendía ser la primera que lograra el alunizaje humano y la coronación del programa espacial estadounidense. Con esta misión, además, se ponía fin a la carrera científica y tecnológica que avivaba la Guerra Fría.

Primer parche al espacio

La tradición de los emblemas o parches asociados a una misión fueron traídos al sector espacial desde el ámbito militar —donde tienen una historia que se rastrea miles de años atrás, en las culturas mediterráneas, del Medio Oriente y China— como elemento fundamental de identificación de grupos, rangos e, incluso, para resaltar elementos religiosos o de la realeza. 

Después de haberse mantenido durante mucho tiempo elementos poco conocidos y hasta irrelevantes, se sabe que el primer parche de una misión espacial fue portado por una mujer, la pionera en la conquista del cosmos, Valentina Tereshkova. Ella llevó un símbolo especialmente preparado por un par de mujeres en la oficina de investigación de trajes espaciales Zvezda a bordo del Vostok 6 el 16 de junio de 1963. El parche estaba bordado bajo el hombro izquierdo de su traje térmico color azul cielo (pero escondido debajo de su traje espacial naranja).

Así lo relatan Colin Burgess y Francis French en su libro Into That Silent Sea: Trailblazers of the Space Era publicado en 2007 por la Universidad de Nebraska. Estos autores citados por Robert Z. Pearlman en CollectSpace describen que el emblema "mostraba una pequeña paloma blanca como la nieve, empuñando una rama de olivo, volando a través de dorados rayos de Sol." Debajo, infaltables las siglas CCCP, abreviatura en ruso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Aunque la cosmonauta identificaba a su símbolo más bien como una gaviota, en referencia al apodo que utilizara durante la misión.

parche.png
Parche de misión de Valentina Tereshkova en el Vostok 6, todavía adherido a su traje térmico que usó en su viaje al espacio | Foto: Luc van den Abeelen

Parches de la NASA

Los parches de misión llegaron a la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) un par de años fruto de un desacuerdo. En las misiones tripuladas anteriores, de los programas Mercury y los primeros vuelos del Gemini, la tradición era sencillamente nombrar las naves. 

NASA decidió cambiar el bautizo de naves por parches de misión después de que Gus Grissom —segundo hombre estadounidense en el espacio y astronauta del programa Mercury—  quisiera llamarle a su nave de Gemini 3 Molly Brown, en referencia a un musical de Broadway. 

A partir del Gemini 4, en vez de nombrar la cápsula, Jim McDivitt y Ed White decidieron llevar la bandera de los Estados Unidos de América como insignia, cosa que extrañamente no se hacía antes de esa misión. Fue el Gemini 5, con Gordon Cooper y Pete Conrad, el que inauguró la era de los parches de misión, una de los elementos más emblemáticos de la conquista espacial hasta nuestros días.

parche_primera.png
Primer parche de misión de la NASA, de Gemini 5 | Foto: NASA

Elementos de un parche de misión

Los componentes principales de un parche de misión son desde entonces los nombres de los astronautas y diferentes elementos gráficos elegidos por la tripulación que simbolicen su objetivo, su procedencia o meta. 

Neil Armstrong, Edwin Eugene Aldrin Jr. y Michael Collins, miembros del Apolo 11, eran conscientes de su gran responsabilidad en esta misión, por lo que el símbolo que los representó guardóimportantes diferencias con el resto de los viajes espaciales. Cat Baldwin nos revela en un artículo publicado en nasa.gov los rasgos distintivos que tendría el emblema. 

El primero —en voz de Collins— piloto del módulo de mando y diseñador de la insignia:

Queríamos mantener nuestros tres nombres fuera de él, porque deseábamos que el diseño fuera representativo de todos los que habían trabajado por el alunizaje, y había miles que podrían tener interés propietario en éste, y que nunca verían sus nombres bordados en la tela de un parche. Además, queríamos que el diseño fuera más simbólico que explícito.

Así, las únicas letras que forman parte del parche del Apolo 11 son precisamente las 6 que conforman el nombre de la misión. El número arábigo 11 también tenía un propósito específico: que fuera entendible por la mayor cantidad de personas alrededor del mundo, cosa que no se lograría si utilizaban números romanos o la palabra inglesa “eleven”. 

La aparición del águila calva era casi una obviedad. Símbolo de la nación norteamericana desde el 20 de junio de 1782, fue sugerida por Jim Lovell, quien para entonces ya era un experimentado astronauta de las misiones Gemini 7 y 12, Apolo 8, y quien posteriormente también viviría el dramático episodio del Apolo 13. 

Collins encontró la imagen perfecta en el número “Water, Prey, and Game Birds of North America", de la revista National Geographic, de donde literalmente la calcó para el diseño. La superficie llena de cráteres de la Luna, donde el águila se posaría triunfante, fue agregada a los pies del ave, así como una vista de la Tierra azul que dejaba atrás, sobre sus alas. Pero la intención de la misión no se dibujaba completa hasta que Tom Wilson, el instructor del simulador del Apolo 11 y experto en computación, sugirió agregar la rama de Olivo para simbolizar la naturaleza pacífica de la expedición. 

Originalmente, esta rama era cargada por el águila en el pico, pero el director en turno del entonces llamado Centro de Vuelos Espaciales Tripulados, Bob Gilruth, percibió que la postura de alas y patas extendidas del ave tenía un semblante amenazante y bélico, por lo que la apariencia de sus garras fue suavizada dándoles la tarea de empuñar el olivo de la paz.
 

Vista de la Sala del Centro de Control de la Operación de la Misión durante el Apolo 11, visible desde los monitores es el parche de la misión, una cita del Presidente John F. Kennedy y el Presidente Richard Nixon saludando a los astronautas
Foto: NASA

Nacionalismo exacerbado

El emblema bordado del Apolo 11 fue fabricado por A-B Emblems, empresa de E. Henry Conrad, quien había colaborado en la elaboración de parches de misiones anteriores y que se convirtió en el único contratista en este ramo de la NASA en 1971. 

En entrevista con Travis K. Kircher de CollectSPace en el 2000, Bernie Conrad, el entonces presidente de la empresa, recuerda la fiebre que despertó entre los coleccionistas y civiles el poseer una réplica de este símbolo, objeto del deseo del nacionalismo más exacerbado que la victoria espacial había despertado. 

Todo el mundo estaba haciendo estos diseños. En Washington D.C. había una agencia de automóviles que tenía una promoción en la que si ibas a probar uno de sus carros podías ganarte un parche del Apolo 11. Algunos de los usos que le daban al producto en ese momento eran inapropiados.” 

Como respuesta, sólo dos días después de que regresara la tripulación del Apolo 11, el administrador de NASA, Tomas Paine, promulgó una legislación que convirtió la posesión "no autorizada" de los parches del vuelo de Apolo en un delito federal. La distribución fue prohibida inmediatamente, y NASA comenzó una labor de actos legales en contra de las empresas y particulares que pretendieran seguir con el indebido manejo de los parches. 

Aún hasta nuestros días, el mercado de la distribución de los símbolos que acompañan a las misiones espaciales está celosamente resguardado, pero la prohibición fue tan emblemática para la misión pionera en llevar hombres a la Luna que su parche es ahora uno de los más codiciados y difíciles de conseguir. 

La conquista en el futuro

Hay en circulación por lo menos 18 versiones autorizadas del famoso rito de aterrizaje del águila en la Luna, según recopila el sitio especializado para coleccionistas crewpatches.com. Y también se tienen identificadas por lo menos 11 versiones conmemorativas con completos rediseños de la simbología. 

Para este 50 aniversario, dos artistas especializados en la elaboración de parches de misión para el Transbordador y la Estación Espacial, se asociaron con A-B Emblems para crear una edición conmemorativa de los emblemas del programa Apolo. Tim Gagnon, de Florida, y Jorge Cartes, de España, decidieron crear una versión que honra al diseñador original, y otra que intenta capturar el espíritu de la misión.
 

Alt
Edición conmemorativa de Gagnon y Cartes comparada con la original | Foto: CollectSpace
Alt
Apollo 11 "Spirit", parche de Gagnon y Cartes | Foto: CollectSpace

El homenajeado en la primera versión es el mismo Michael Collins, quien en su libro autobiográfico Carrying the Fire, expresa su disgusto al haberse equivocado en la perspectiva que presentaba su imagen de la Tierra en el parche: "Agregué una pequeña Tierra en el fondo y dibujé la luz del Sol viniendo del lado incorrecto…”. Por lo que en la versión conmemorativa la sombra de la Tierra fue corregida para percibirse desde abajo y no en el costado izquierdo. También, para Collins, el águila lucía incómoda tratando de bajar con una rama de olivo en sus patas, y en esta nueva interpretación por fin la ha soltado. Acompaña a los elementos otra águila: el módulo de aterrizaje “Eagle”.

El parche que refleja el espíritu de la misión fue diseñado en forma de rombo, y muestra una escena en la que la majestuosa ave sobrevuela el Mar de la Tranquilidad, donde se encuentran una bandera de los Estados Unidos, la rama de Olivo y la huella de los humanos como indicación de que el sitio ha sido visitado. 

Para la próxima frontera

Casi 20 años después de su visita a la Luna, los tripulantes de la misión Apolo 11 seguían firmes en su visión de que la humanidad y la NASA no debían parar en su intento de conquistar la siguiente frontera. El 20 de julio de 1987, Neil, Buzz y Michael firmaron un parche que voló con ellos en su histórica travesía y lo llevaron ante el administrador de NASA, entonces James C. Fletcher, con una descripción en donde se lee:

Llevado a la Luna a bordo del Apolo XI, Presentado a la tripulación de la misión Marte I.”

Este es nuestro especial por los 50 años de la llegada del hombre a la Luna. Selecciona el texto y descubre detalles exclusivos de la NASA:


 

Autor: Ana Cristina Olvera
Licenciada en Filosofía y Maestra en Emprendimiento Social, con larga trayectoria en la comunicación. Fue directora de Difusión y Relaciones Interinstitucionales de la Agencia Espacial Mexicana. Actualmente es conductora de INTERFAZ, y co-conductora del Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano. Colabora en Radio UNAM y NASA en español, entre otros medios nacionales e internacionales. Creadora del proyecto 4ta Revolución.