Sociedad

¿Qué tan loco es el futuro que plantea “Hora de aventura”?

Luis Javier Plata Rosas 08 / Aug / 19
Vamos a tierras muy lejanas con Jake el perro, Finn el humano y toda la ciencia que quepa en este texto sobre una de las caricaturas más complejas, inteligentes, transgresoras y honestas que hemos podido disfrutar en televisión

De 2010 a 2018, los 283 episodios de Hora de aventura apenas comienzan a ser explorados por investigadores en diferentes campos, atraídos por la gran diversidad de temas y géneros con los que se topan sus personajes tan ajenos a los estereotipos de la animación que tan abundantemente han sido identificados, descritos y criticados mucho antes de que Pendleton Ward, su creador, iniciara su propia aventura en esta realidad pre-apocalíptica —al contrario del escenario post-apocalíptico, resultante de la Guerra de los Champiñones, en el que habitan Finn y Jake-.

Hay castillos, espadas y princesas para quienes gustan de lances mucho menos sangrientos que los de Juego de tronos, hay experimentos y ferias científicas, clones, armas de electrodos y otras invenciones de la Dulce Princesa para quienes prefieren la ciencia ficción, hay Pan de Canela, Señor Panquecito y otros dulces antropomórficos si uno gusta de este tipo de animación tan socorrido en los tiempos del Gato Félix y el cine mudo, y para quienes, como Guillermo del Toro, se sienten en casa con sus monstruos, hay Lobos Apapacho —que, como indica su nombre, cuando hay luna llena sólo quieren abrazar—, demonios y vampiras como Marceline… con tanta diversidad ecológica no podíamos quedarnos atrás, así que iniciemos con una cuestión astronómica.

Explicación de la Tierra incompleta

Mil años después de la Guerra de los Champiñones, ¿cuál es la razón de que a la Tierra le falte un buen pedazo de ella? Estudiantes de física y astronomía de la Universidad de Leicester retomaron una de las teorías favoritas de los fans de Hora de aventura para explicar esta pérdida. De acuerdo con esta hipótesis, la explosión de bombas nucleares durante el conflicto bélico provocó que la Tierra saliese de su órbita lo suficiente como para chocar con un cometa que, coincidentemente -si se prefiere, mágicamente-, pasaba por ahí. Para que esto ocurriese, la Tierra habría tenido que seguir una trayectoria dictada por lo que en astronáutica se conoce como órbita de transferencia de Hohmann, durante la cual un satélite es transferido de una a otra órbita mediante un cambio en su velocidad.

Los estudiantes calcularon, a partir de la energía liberada por fisión nuclear de un átomo de uranio-235, el total de átomos de este elemento necesarios para producir el total de energía requerida para que la Tierra cambiara de órbita y se pusiera en el camino de uno de los cometas que más se ha acercado a ella: el cometa Lexell, que en 1770 pasó a tan sólo 2.2 millones de kilómetros, que en unidades astronómicas (0.01) y a estas escalas es una insignificancia. Para obtener este resultado necesitaríamos 100 veces más uranio-235 que lo que existe en nuestro mundo, por lo que, de estallar una Guerra de los Champiñones la próxima vez que se aproxime un cometa o un meteorito, podemos despreocuparnos de un encontronazo planetario.

Según una de las teorías favoritas de los fans, la Tierra tiene perdió un pedazo al chocar al salir de su órbita y chocar con un cometa que iba pasando justo en ese momento. Estudiantes de física y astronomía de la Universidad de Leicester la retomaron y explicaron
Foto: Especial

El poder del frío

A otros estudiantes, también de la Universidad de Leicester, les pareció más refrescante cuantificar el poder gélido del Rey Helado. Armados con las fórmulas para obtener el coeficiente de rendimiento de un congelador y de la energía requerida para congelar una determinada masa de agua, y considerando una altura promedio de 1.6 metros, una masa de 60 kg para una princesa promedio (si es que existe algo así en Hora de aventura, dada la enorme diversidad en formas y tamaño de sus princesas. Pensemos entonces, más bien, en alguien como la Dulce Princesa) y que el cuerpo de las mujeres está compuesto por un 55% de agua aproximadamente, la cantidad de energía que el Rey Helado necesita para congelar a una princesa casi instantáneamente —en un tiempo de un segundo—, suponiendo que el monarca tenga una eficiencia energética del 100%, es de 8 megawatts, más o menos la misma que requiere la locomotora eléctrica más poderosa del mundo (la Re 620, hecha en suiza) para funcionar.

¿Para público infantil?

A investigadores brasileños lo que les heló la sangre fue la completa exclusión de los niños como agentes activos, y no como espectadores pasivos, a la hora de establecerlos criterios de evaluación de la violencia en caricaturas por parte de las autoridades responsables de ello. En Brasil Hora de aventura es clasificada como inapropiada para menores de 10 años, mientras que en Estados Unidos tiene la etiqueta PG, que significa que, aunque puede ser vista por niños de cualquier edad, se recomienda la supervisión de un adulto.

Una evaluación de 6 episodios de las primeras dos temporadas de la serie por parte de las autoridades brasileñas encontró 51 escenas de violencia fantástica (que, al menos según éstas y en teoría, es bastante inocua para todo niño), 8 escenas de violencia con armas (edad recomendada: 10 o más años); 48 actos violentos, 4 cadáveres y 1 muerte accidental (edad recomendada: 12 o más años); 6 mutilaciones y 42 actos de violencia gratuita (edad recomendada: 16 años o más); y 4 escenas de violencia de alto impacto (edad recomendada: 18 años o más).

rey-helado-hora-de-aventura.jpg
El Rey Helado congela a princesas y personajes al instante | Foto: Especial

Ante esto, los investigadores se apresuran a advertir que el sistema de clasificación brasileño no toma en cuenta que una misma imagen puede tener diferentes significados (lo que en lingüística se conoce como polisemia, como “banco” para sentarse y “banco” para depositar el dinero), y que no es lo mismo ver a Finn decapitar a Fern -un personaje hecho de hierba que de inmediato recoge y coloca su cabeza en su lugar- que un video de una decapitación real; aunque se trate del mismo acto, es evidente en qué caso se trata de algo sólo para adultos. La conclusión del estudio es que, en lugar de enfocarse en si una escena de Hora de aventura es apropiada o no para niños dependiendo de si alguien sale mutilado o de si se usa una Bola Blam —arma inventada por la Dulce Princesa—, el objetivo principal tendría que ser entender cómo interactúan niñas y niños con caricaturas como ésta y qué es lo que piensan cuando ven estas escenas, lo que promovería el empoderamiento de todos ellos.

Diversidad de género e igualdad

Para terminar con lo más subversivo de esta caricatura, un análisis de contenido de las primeras seis temporadas por parte de Emma A. Jane, experta en estudios de género, muestra que Hora de aventura: 1) tiene aproximadamente el mismo número de personajes masculinos y femeninos en papeles protagónicos, antagónicos y secundarios; 2) incluye un número notable de personajes que tienen un género múltiple o indeterminado (como BMO o Bimo, quien estaba enamorado de la gallina Loraine y canta canciones sobre estar preñado); 3) distribuye rasgos como la inteligencia, el valor, la lealtad, el altruismo, el egoísmo, el temperamento artístico, el sentido del humor y el sentimentalismo de manera homogénea entre sus personajes, sin importar el género; 4) privilegia las familias extendidas, a las formadas por miembros de diferentes especies y, en general, a aquellas que resultan de una decisión de vivir junto más que de un lazo sanguíneo, con respecto a la típica familia nuclear, 5) presenta el género como algo fluido, en lugar de fijo y permanente.

La diversidad de género, la igualdad y la fluidez” presentes en Hora de Aventura, concluye Jane, “demuestran que los programas de televisión para niños que incorporan representaciones de género alternativas aún pueden convertirse en un considerable éxito comercial”.

Si puedes imaginar un mundo en el que uno puede comportarse libremente, de acuerdo a sus preferencias individuales y sin seguir ningún estereotipo de comportamiento establecido por la sociedad, es posible que ese lugar en algo -o en mucho- se parezca a la Tierra de Ooo en Hora de aventura.

Autor: Luis Javier Plata Rosas
Divulgador científico y profesor de la Universidad de Guadalajara. Doctor en oceanografía costera. Autor de, entre otros libros, "La ciencia y los monstruos", "El océano tiene onda" y "La física del Coyote" y el "Correcaminos". Columnista de Nexos(Sobre ciencia, en teoría) y colaborador de ¿Cómo ves? (sección ¿Será?). Premio Estatal de Ciencia, Tecnología e Innovación de Jalisco en la categoría Divulgación (2014).
Referencias:
Thomas, E.M., Ballantine, K.M., Pain, C.T. y Ward, K.E., 2016, Adventure Time: A terrible fate, Journal of Physics Special Topics, 15(1), 2 pp.,; Rhodes, K., Doherty, L. y Kamran, A., 2017, The power of Ice King, Journal of Physics Special Topics, 16(1), 2 pp.,; Sarmento, P., Gamba, N. y Tavares, P., 2018, Brazilian advisory rating and criticism of objective classification: Adventure Time analysis based on violence rating criteria, CONFIA 2018 International Conference on Illustration & Animation, 112-122.,; Jane, E.A., 2015, “Gunter’s a woman?!” – Doing and undoing gender in Cartoon Network’s Adventure Time, Journal of Children and Media, 9(2), 231-247.