Mente

Ralph el Demoledor y las lecciones psicológicas de la pantalla grande

Luis Javier Plata Rosas 23 / Nov / 18
Los psicólogos lo afirman: el cine no solamente es entretenimiento, sino también un “simulador emocional” que puede educa a niños, adolescentes y adultos

¿Sufre usted de pixiliasis? Seguramente no. ¿Conoce a alguien que sufra o haya sufrido de ella? Quienes vieron Ralph, el Demoledor, seguramente sí, pues este es el nombre de la discapacidad que provoca que Vanellope von Schweetz ‘parpadee’ -esto es, aparezca y desaparezca involuntariamente en la pantalla- y, si bien el padecimiento es ficticio, el aislamiento social y las burlas a los que se enfrenta esta conductora de autos de carrera es más que reconocible para quien, en el mundo real, tiene alguna discapacidad física o mental.

Y es que, aunque si de algo se puede acusar a Disney en sus más de 80 años de hacer películas animadas es de presentar estereotipos -entre los más evidentes: cómo debe lucir y comportarse una princesa digna de una tiara-, es justo reconocer que esta compañía no ha desaprovechado el tiempo a la hora de enmendar la plana -o las secuelas o sus nuevas cintas o sus nuevas versiones de viejas cintas- y, así como sus princesas del siglo XXI ni se enamoran a primera vista ni necesitan ser rescatadas -si acaso requieren la colaboración de alguien, no necesariamente un príncipe-, Vanellope, Ralph, Félix y el resto del elenco pueden demoler la separación entre su mundo y el nuestro para darnos más de una lección de psicología positiva (el estudio científico del bienestar físico, mental y social del ser humano).

Al estilo del filosófico maestro Yoda, otra de las adquisiciones de Disney: “Si la felicidad lograr quieres, las 24 fortalezas de carácter propuestas en 1998 por los psicólogos Martin Seligman y Christopher Peterson ejercitar debes”. Y si hay un medio masivo que nos sirva de manera análoga a un “simulador de vuelo”, en el que podamos ejercitar nuestra valentía, bondad creatividad, sentido de la justicia y las otras 21 fortalezas sin experimentar consecuencias no deseadas en nuestra vida cotidiana, ese es el cine.

Cuando los psicólogos dicen que alguien se está elevando no están,disneyanamente, pensando en elefantes que agitan sus orejas por los aires. No, para ellos elevación es la motivación que siente una persona de ayudar a otra al ver que, por ejemplo, Ralph construye un auto para que Vanellope participe en la carrera, lo que en este caso particular sería una elevación cinematográfica (esto es, la habilidad de una película para promover altruismo) y, si el cinevidente es inspirado por el comportamiento de Ralph u otro personaje de película para mejorar su propio bienestar, estaríamos en presencia de una admiración cinematográfica.

Pero no sólo en el campo de la psicología ha dejado Ralph su huella. En el terreno de la botánica la facilitación es un término que indica la presencia de interacciones positivas entre diferentes especies de plantas y en las que se beneficia al menos una de ellas
 

De acuerdo con lo que se conoce como teoría social cognitiva, una de las maneras en que aprende un niño es imitando el comportamiento de otras personas -reales o ficticias-, por lo que tenemos que las películas pueden contribuir de manera notable en la formación de un niño -lo que los psicólogos, ya no debe extrañarnos, llamancineducación-, además de ser de ayuda para permitir un cambio en su comportamiento (y en el de los adultos) al poner de manifiesto situaciones en pantalla similares a las que enfrentan los niños (o los adultos) en la realidad mundana, lo que constituye la práctica de la cinematerapia.

Como parte tanto de la cineducación como de la cinematerapia, en 2014 la psicóloga Linda Jones Ruffer identificó cada una de las 24 fortalezas de carácter exhibidas por personajes de diferentes películas animadas, incluyendo Ralph, el Demoledor, y determinó que en esta película resalta sobre todo el sentido de la justicia[1].

Según Jones Ruffer, a Ralph le parece injusto que en su videojuego él tenga que ser el villano, no porque sea malo, sino porque alguien tiene que jugar ese papel; le parece injusto que Q*Bert tenga que mendigar por estar desconectado el videojuego que estelariza; le parece injusto que en el aniversario de Ralph, el Demoledor, invitaran a todos -hasta a Pac-Man- menos a él; le parece injusto que Vanellope sea tratada de manera grosera y agresiva por las otras niñas sólo porque es diferente por su pixiliasis y… bueno, nos queda claro el punto. Y al igual que cierto demoledor de molinos de viento, Ralph decide entonces dedicarse a desfacer agravios, enderezar entuertos y proteger niñas con pixiliasis.

Pero no sólo en el campo de la psicología ha dejado Ralph su huella. En el terreno de la botánica la facilitación es un término que indica la presencia de interacciones positivas entre diferentes especies de plantas y en las que se beneficia al menos una de ellas; por ejemplo, cuando un arbusto de la especie Azorella monanthafunciona como “nodriza” o “isla de recursos” al aumentar la humedad del suelo y enriquecerlo con nutrientes que son usados por plantas vecinas.

En 2017 el biólogo Christopher Lortie advirtió que la facilitación no necesariamente implicaba que se diera una competencia entre las especies así relacionadas o, en otras palabras, la interacción de arbustos como Azorella monanthano siempre tendría que ser positiva como si de un videojuego se tratara y las opciones mutuamente excluyentes fuesen “Demoler” o “Reparar”, por lo que decidió bautizar a este hecho como  Efecto Félix, el Reparador[2]. ¿No podría tomarse esto como un caso de cineducación botánica?
 

Autor: Luis Javier Plata Rosas
Divulgador científico y profesor de la Universidad de Guadalajara. Doctor en oceanografía costera. Autor de, entre otros libros, "La ciencia y los monstruos", "El océano tiene onda" y "La física del Coyote" y el "Correcaminos". Columnista de Nexos(Sobre ciencia, en teoría) y colaborador de ¿Cómo ves? (sección ¿Será?). Premio Estatal de Ciencia, Tecnología e Innovación de Jalisco en la categoría Divulgación (2014).
Referencias:
Jones-Rufer, L., 2014, Magic at the movies: Positive psychology for children, adolescents and families, Master of Applied Positive Psychology, Capstone Projects, 68.,Lortie, C.J., 2017, Fix-it Felix: advances in testing plant facilitation as a restoration tool, Applied Vegetation Science, 20, 315-316.