Geo

Recuento de los terremotos que marcaron a la Ciudad de México

Otoniel Pavón & Susan Irais 18 / Sep / 19
La enseñanza de la trilogía sísmica en México: los terremotos de 1957, 1985 y 2017, el país, y en específico la Ciudad de México, ha hecho cambios importantes en los reglamentos de construcción y protección civil

México se encuentra en una de las regiones sísmicas más activas del mundo. En la zona donde nos localizamos ocurre interacción entre cinco placas tectónicas (Pacífico, Rivera, Cocos, Norteamérica y Caribe), éstas se desplazan, crean fricción entre ellas y generan los sismos; lo cual hace que la región presente una amenaza sísmica importante. Hasta la actualidad, no existe ninguna método o tecnología capaz de predecir los sismos.

La República Mexicana se encuentra dividida en cuatro regiones sísmicas: Zona A, donde no existen registros históricos de sismos y no se espera que ocurran fenómenos de este tipo con mucha fuerza; Zonas B y C, son zonas intermedias que no sufren de forma tan frecuente sismos y no tienen un gran movimiento del suelo, y Zona D, donde se han reportado grandes sismos históricos con gran aceleración del suelo. La Ciudad de México se encuentra en la zona C.

Antes del terremoto de 1957, se pensaba que el suelo acuoso de la CDMX servía para amortiguar la fuerza de los sismos. Pero después del sismo “del Ángel”, quedó demostrado todo lo contrario.

La ciudad se ubica en lo que antes fueron lagos (Texcoco-Xochimilco-Chalco), la cual se compone de depósitos de sedimentos blandos, que generan efectos de amplificación de las ondas sísmicas, ya que altera las ondas aumentando su intensidad de movimiento.

Mira la cápsula para conocer que dicen los expertos acerca de lo que hemos aprendido de los sismos.