Cosmos

Regresa el “Cometa de la Muerte” a la Tierra

Agencia SINC 30 / Oct / 18
Hace tres años el asteroide 2015 TB145 se acercó a tan solo 486 mil km de la Tierra en la víspera de Halloween, por lo que fue rebautizado con el nombre de esa celebración. Este noviembre, el objeto en forma de calavera vuelve a aproximarse a nuestro planeta

Nada lo distinguiría de los millones de objetos que surcan  el espacio, salvo porque se trata de una gran roca que, bajo determinadas condiciones de iluminación, cobra aspecto de una calavera humana. Razón por la cuál ha recibido muchos sobrenombres como el de cometa de la muerte o el el Asteroide Halloween. Una visitante muy adhoc para las celebraciones de este noviembre, precisamente, el mes en que el objeto alcanzará su mayor aproximación a nuestro planeta.

Su nombre oficial es 2015 TB145. Fue el 10 de octubre de 2015 cuando el telescopio Pan-STARRS en Hawaii (EEUU) lo detectó. En seguida la NASA y astrónomos de todo el mundo dirigieron sus instrumentos para comprobar que durante la noche de Halloween de aquel año pasaba muy cerca de la Tierra: a tan solo 486 mil km, alrededor de 1,3 veces la distancia que nos separa de la Luna.

Desde entonces 2015 TB145 ha seguido su viaje alrededor del Sol, cruzando las órbitas de Mercurio, Venus y Marte, y ahora vuelve a pasar cerca de nuestro planeta, aunque bastante más lejos que la vez anterior. En esta ocasión, el máximo acercamiento del asteroide ocurrirá el 11 de noviembre, cuando se situará a casi 40 millones de km de nosotros, unas 105 veces la distancia media Tierra-Luna (DL), por lo que no hay que temer ninguna colisión ni efecto alguno sobre la superficie terrestre.

“En realidad la aproximación de este año no se considera un paso cercano propiamente dicho, ya que para eso tendría que estar a menos de unas pocas decenas de DL, lo que no volverá a ocurrir hasta 2085 y, aun así, no estará tan cerca como en 2015”, apunta el astrónomo Pablo Santos-Sanz coautor del articulo Large Halloween Asteroid at Lunar Distance publicado en el 2017 en el número 598 de la revista Astronomy & Astrophysics.

“De todas formas –añade el investigador–, aunque ahora las condiciones para las observaciones no sean tan favorables como las de hace tres años, se recogerán nuevos datos sobre este objeto cercano a la Tierra (NEO, por sus siglas en inglés) que pueden ayudar a conocerlo mejor. Su poco brillo y lejanía hace que esta vez solo sea visible con telescopios grandes, como los de rastreo rutinarios de la NASA o la ESA". 

 

El telescopio Pan-STARRS en Hawaii detectó este asteroide en 2015, a tan solo 486 mil kilometros de la Tierra, alrededor de 1,3 veces la distancia que nos separa de la Luna.
Foto: Agencia Sinc

Este oscuro asteroide tiene unos 650 metros de diámetro, su periodo de rotación ronda las cinco horas, tarda 3,04 años en completar su órbita y la reflectividad o albedo de su superficie es del 6%, lo que significa que refleja aproximadamente un 6 % de la luz que recibe del Sol.

Un antiguo cometa 
Por su tipo de órbita, 2015 TB145 se considera un asteroide tipo Apolo, aunque los astrónomos piensan que en realidad puede ser un antiguo cometa que perdió sus compuestos volátiles tras múltiples pasos alrededor del Sol.

La diferencia entre los dos tipos de objetos no siempre es fácil. En general, los asteroides son más rocosos y metálicos mientras que los cometas presentan una mayor proporción de hielo con algo de roca.

Las órbitas también suelen ser diferentes, pero los límites entre unos y otros cada vez son más difusos. En cualquier caso, ambos se formaron hace unos 4.600 millones de años cuando nació nuestro sistema solar y han sido testigos de su evolución.
 

Autor: Agencia SINC