Se regulará la venta de tiburón mako para proteger a la especie

tiburon-oceana.jpg
El tiburón mako de aletas cortas conocido como tiburón diamante, está ahora protegido por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres | Foto: Oceana / Carlos Suarez

Según indica la propuesta para incluir a esta especie en el Apéndice II,  “no hay una estimación global del tamaño de su población”, sin embargo, la UICN ha señalado que ésta ha decrecido en las últimas décadas debido a la sobrepesca, motivada por su carne de alta calidad y sus aletas altamente demandadas en Asia. Al mismo tiempo, esta especie es frecuentemente capturada de manera incidental por las flotas pesqueras de atún y pez espada. Así, según la FAO, los desembarques en el periodo 2010-2016 aumentaron un 69 % respecto al periodo 2004-2009.

Es por ello que

varias organizaciones regionales de ordenación pesquera (OROP) recomiendan que sus partes mejoren la recopilación de datos, prohíban el aleteo de tiburones y realicen evaluaciones de población y riesgos”, advierte la propuesta presentada a la CITES.

El tiburón mako de aleta larga es muy similar al mako de aleta corta, aunque tiene aletas pectorales más largas. Dado que ambas especies se comercializan por su valiosa carne, es difícil de diferenciar esta especie del Isurus oxyrinchus por lo que esta especie también fue incluida en el Apéndice II.

En cuanto a los peces guitarra y los cuña, su adhesión al Apéndice II de CITES llega luego de que la última actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN los clasificara como los peces marinos más amenazadas del mundo. De las 16 especies evaluadas, todas menos una están en Peligro Crítico por la pesca costera, cada vez más intensa y esencialmente no regulada, para la venta local de su carne y la comercialización internacional de sus aletas.

El tiburón mako de aleta larga es muy similar al mako de aleta corta, aunque tiene aletas pectorales más largas. Dado que ambas especies se comercializan por su valiosa carne, es difícil de diferenciar esta especie del Isurus oxyrinchus por lo que esta especie también fue incluida en el Apéndice II

Foto: Oceana / Carlos Suarez

Un mejor seguimiento a las especies protegidas
 
Además, durante la COP18 fueron aprobadas dos propuestas de Perú que buscan reforzar el control del comercio internacional de tiburones protegidos.

La iniciativa de la delegación peruana, integrada por representantes del Ministerio del Ambiente (MINAM), el Ministerio de la Producción (PRODUCE) y el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) consistió en que los 183 países miembros realicen un inventario de las aletas de tiburón de especies protegidas que tengan en stock y que hayan sido obtenidas antes de la entrada en vigencia del mecanismo de protección de la CITES. “Esta revisión permitirá conocer las reservas de cada país y se pondrá un límite a la emisión de certificados CITES pre-convención para su comercio internacional”, explica Oceana.

La propuesta se presenta en un año en que las autoridades peruanas han detectado una ruta de comercio ilegal de aletas que ingresan al país desde Ecuador, para ser reexportadas a China. Debido a que el Ecuador prohibió en 2007 la pesca dirigida de tiburones, traficantes han encontrado en Perú una manera de continuar con el negocio ocultando el verdadero origen de las aletas.

Entre las incautaciones que se han realizado al inspeccionar los cargamentos provenientes del Ecuador, autoridades peruanas han detectado aletas de especies protegidas por la CITES, como por ejemplo el tiburón zorro.

Según explica Kuroiwa, la falta de información acerca de los stocks que los países tienen de partes de tiburón capturados y almacenados antes de la inclusión de las especies en la CITES, “puede abrir una ventana para lavar aletas”. Ello, puesto que se pueden redactar certificados con una fecha de captura previa a la real.

Perú también solicitó mejorar el monitoreo de los cargamentos de aletas de tiburón en tránsito, tomando en cuenta que “es común que estas aletas de especies protegidas se encuentren mezcladas con otras especies de tiburón que no están incluidas en los Apéndices de la CITES”, señala la propuesta de la delegación peruana. El objetivo es identificar la presencia de especies incluidas en los Apéndices de la CITES y verificar que cuenten con los permisos y certificados exigidos.

Este texto se publicó originalmente en Mongabay Latam

Conoce estos tiburones que brillan. Para ver el video da clic aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir