Cosmos

Seis misterios sin resolver sobre el universo

Enrique Anzures 16 / Apr / 19
Los astrofísicos, herederos de la milenaria astronomía y la física moderna, han dedicado colosales esfuerzos para entender el origen, funcionamiento y futuro del universo. Pero no basta. Cuanto más sabemos más dudas surgen. Te presentamos una colección de misterios sin resolver

Materia obscura

En la actualidad, los astrofísicos se han visto perturbados en sus sueños al no lograr entender o encontrar una especie de misteriosa materia que se encuentra enredada en todas partes. 

Al hablar de ella, pareciera que se evoca a una especie de fantasma, ya que no se puede ver directamente, pero se sabe que está ahí porque jala a los objetos.

En 1933, el astrónomo norteamericano Fritz Zwicky se percató, observando el cúmulo de galaxias llamado Coma, que había un faltante de masa en sus mediciones y que ésta no se podía ver directamente al no emitir luz. Cuatro décadas después la astrónoma Vera Rubin, pudo corroborar con mayor precisión las observaciones de Zwicky.

Hoy se sabe, gracias a las múltiples observaciones astronómicas, y sobre todo usando las lentes gravitacionales, que hay algo allá fuera que no vemos pero que tiene interacción gravitatoria

Por ahora, se están haciendo esfuerzos para tratar de constatar que existe la materia obscura con aceleradores de partículas, distintos tipos de telescopios o detectores enterrados bajo tierra.

Para la ciencia contemporánea es indispensable corroborar su existencia, ya que representa poco más del 23% de la masa del universo. 

materia_oscura.jpg
Imagen ilustrativa del universo | Foto: Especial

Energía obscura

Al decir energía obscura, no se habla del lado obscuro de la fuerza que se refiere la religión Jedí de Star Wars. 

El concepto se aplica a una especie de energía, que sería responsable de la expansión acelerada del universo, descubierta en 1929 por el astrónomo Edwin Hubble.

A partir de las ecuaciones de la teoría general de la relatividad, el celebre físico Albert Einstein, observó que el universo podría estar contrayéndose, por lo cual tuvo que modificarlas a convencía para lograr tener un universo estático.

Poco tiempo después los físicos Alexander Friedmann y Georges Lemaître propusieron una alternativa, con un universo expandiéndose, que en ese tiempo fue corroborado por las observaciones de Hubble. El pasaje es histórico porque Einstein consideró que dejar ir esa idea era uno de los más graves errores de su carrera.

En la actualidad, no se ha encontrado ningún indicio o se ha detectado la energía obscura, la cual representa el 73% del contenido del universo. Los físicos han tratado de generar múltiples teorías y experimentos, pero aún no se tiene evidencias palpables de ella. 

sicuadro_1.jpg
Imagen ilustrativa de la teoría de la relatividad de Einstein | Foto: Especial

¿Hubo un antes del Big-Bang?

Todo estaba en suspenso, todo en calma, en silencio; todo inmóvil, callado, y vacía la extensión del cielo…”

Así empieza la narración de la creación del universo en el Popol Vuh, un libro que recopila la cosmogonía de la cultura maya.

En la mayoría de las antiguas culturas, se cuenta con una explicación del origen del todo del universo. Pero en la actualidad, la ciencia contemporánea, aglutina todo el conocimiento generado hasta la fecha, y desarrolla una propuesta  —sujeta a cambios— con un modelo unificador estándar que explica cómo pudo nacer el universo.

Dicha explicación hoy la conocemos con el famoso nombre del el Big-Bang, nombre que proviene de una burla por parte del astrónomo Fred Hoyle, que no aceptaba la idea de que el universo pudiera tener un principio. Siendo así, hoy se tiene evidencias de que hubo un momento en que el espacio se expandió súbitamente en todas las direcciones.

Pero antes de este momento, antes que la materia y el tiempo no existiese, no se sabe mucho. Los científicos pretenden escudriñar en ese “antes” utilizando las famosas ondas gravitacionales detectadas con los interferómetros LIGO.

teoria-del-big-bang8.jpg
Imagen ilustrativa de la teoría del Big Bang | Foto: Especial

¿Morirá el universo?

De la misma manera que las culturas han tenido su explicación del origen del universo, también tienen un final —idea que resulta perturbadora para muchos, pues implica pensar en el verdadero fin del mundo—.

La incertidumbre, ha hecho a la ciencia generar ideas basadas en el conocimiento producido en modelos que en alguno de los casos se asemejan a las ideas de algunas religiones, como lo puede ser la budista.

En la actualidad, se ha desarrollado un modelo homogéneo de la expansión del universo basado en la teoría general de la relatividad, mejor conocido como Teoría de la Gran Explosión o la Teoría del Big-Bang.

De esta gran idea se desprende dos propuestas básicas que sugieren dos posibles finales para nuestro universo. 

La primera dice que por efecto de la energía obscura el universo se desgarre y separe toda la materia, y la segunda es que se termine con un universo lúgubre y frío.

fimdel8.jpg
Imagen ilustrativa del fin del mundo | Foto: Especial

¿Qué hay dentro de un agujero negro?

Son los objetos más emblemáticos de la astronomía actual. Su misterio echa a andar la imaginación de los novelistas de ciencia ficción y de los astrofísicos.

Recientemente en Tangible se dio a conocer una de las noticias más importantes en la astrofísica en la década, respecto al logro del Telescopio Horizonte de Sucesos (Event Horizon Telescope EHT) de tomar una imagen de lo que sería el borde de un agujero negro súper masivo contenido en la galaxia M87.

A pesar de que la imagen tomada en conjunto por ocho radiotelescopios aportó una imagen en alta resolución de la zona denominada horizonte de eventos, no se ve directamente la superficie de este objeto, ya que, por su propia naturaleza, hace que no se pueda obtener información de estos misteriosos colosos, así que, por ahora no sabemos que hay en su interior. 

esta2_1.jpg
Primera imagen del borde de un agujero negro captada por el EHT | Foto: Especial

¿Hay vida en este universo?

Pese a las imágenes de platillos voladores que nos muestran en los medios de comunicación masiva. La realidad es que, en la actualidad, no se tiene una prueba sólida de la existencia de vida extraterrestre.

El astrofísico norteamericano Frank Drake propuso, en los años sesenta, una ecuación matemática con la que se podría darse una idea del número de civilizaciones que podría existir en el cosmos, con base en distintas variables, como el número de estrellas y planetas. Lo que ha llevado a generar distintas paradojas como las distancias que nos separa de las estrellas y la lentitud de la velocidad de la luz, necesaria para obtener información de las civilizaciones extraterrestres.
 
Pese a que se han detectado poco más de 3 mil exoplanetas, y alguna docena de ellos con condiciones para albergar vida, la realidad es que no se han encontrado alguna señal de vida extraterrestre.

Autor: Enrique Anzures
Enrique Anzures es periodista y divulgador de la ciencia. Ha colaborado en distintos medios informativos para las secciones de ciencia y tecnología. Fue galardonado con “Premio de la Juventud de la Ciudad de México 2010” en la categoría de Actividades Académicas, Científicas o Profesionales, y la “Medalla Luis. G. León” en el año 2011, por sus contribuciones a la divulgación de la astronomía en México.