Cuerpo

Sexualidad en la tercera edad: ¿cómo vivirla en plenitud?

Susan Irais 28 / Aug / 19
El interés y el sexo no desaparecen cuando se es un adulto mayor, pero para disfrutar de una sexualidad plena es necesario adaptarse a los cambios físicos y tener hábitos de alimentación saludable

El 60% de hombres y mujeres mayores de 65 años quieren mantener una vida sexual activa —expone la doctora Martha Olivia Gómez Alvarado, uróloga certificada por el Consejo Nacional Mexicano de Urología—, pero la vejez en hombres y mujeres produce cambios anatómicos y fisiológicos que impactan negativamente en el interés y en el desempeño de la actividad sexual”.

El sexo juega un papel importante en la salud mental, física y en la calidad de vida a cualquier edad. Conforme pasan los años los cambios propios de la edad pueden interferir en el disfrute; pero tomando en cuenta a expertos en salud mental, física y nutrición el adulto mayor puede disfrutar de esta actividad.

abuelos.jpg
Imagen ilustrativa de una pareja de ancianos | Foto: Pixabay

Los años no pasan en vano 

Desde la adultez el cuerpo comienza a deteriorarse, las respuestas orgánicas en general son más lentas o dejan de ocurrir como antes lo hacían, la piel se vuelve menos sensible y elástica, los reflejos son lentos, el tono muscular menos firme, la circulación menos regular, los vasos sanguíneos menos flexibles, los huesos menos densos, en general el cuerpo entero tiene afectaciones y estos cambios afectan también la respuesta sexual, puesto que esta depende de la circulación. 

Hombres y mujeres pasan por un proceso hormonal debido a la edad, en mujeres se conoce como menopausia. Esta serie de cambios biológicos afecta la salud sexual de esta forma:

La menopausia disminuye el deseo sexual, la sensación genital, la lubricación y el flujo sanguíneo vaginal. También hay un estrechamiento y atrofia de la vagina, además hay un adelgazamiento de los labios vaginales y cambios en el pH vaginal. Pero permanece la capacidad de sentir orgasmos múltiples.

Mientras que en hombres disminuye la respuesta al estímulo, las erecciones son menos rígidas, baja la cantidad de semen eyaculado y la fuerza con la que sale. Los orgasmos son más cortos y menos intensos, la erección se pierde rápidamente y cuesta más trabajo volver a tener una erección inmediatamente después. Pero permanece la producción de espermatozoides hasta la muerte.

"Si bien en hombres no hay una etapa parecida a la menopausia, sí puede haber es un detrimento en la producción de testosterona y esta disminución está asociada con la baja del interés sexual", señala el doctor en sexología, Armando Escalante.

 

El deseo sexual hipoactivo es la ausencia de fantasías o pensamientos sexuales y falta de interés por tener actividad sexual
Foto: Pixabay

Para hacerle frente a estos procesos naturales se debe acudir con un especialista en función sexual (ginecólogos y urólogos). “Nosotros descartamos las causas de las alteraciones en la sexualidad, valoramos si son anatómicas, fisiológicas, psicológicas, o enfermedades previas. Examinamos si estos tienen que ver con medicamentos que está tomando el paciente”, dice la uróloga.

La raíz del problema es diferente en cada caso

La ausencia de fantasías (o falta de interés por tener actividad sexual) es un trastorno de la función sexual común, así como lo son la disfunción eréctil, eyaculación precoz, ausencia de orgasmos, falta de lubricación y muchos más”, explica la uróloga.

La menopausia disminuye el deseo sexual, la sensación genital, la lubricación y el flujo sanguíneo vaginal. También hay un estrechamiento y atrofia de la vagina, además hay un adelgazamiento de los labios vaginales y cambios en el pH vaginal. Pero permanece la capacidad de sentir orgasmos múltiples.
Foto: Pixabay

En hombres y mujeres, es necesario descartar enfermedades que provocan la falta de deseo sexual. “En algunos casos la presencia de algún cáncer, problemas en la glándula tiroidea, enfermedades neurológicas o incontinencia urinaria, son la causa del problema”, dice la especialista.

Los especialistas recetarán de forma personalizada “el uso de algunos medicamentos para mejorar la rigidez de la erección y otros suplementos hormonales para mejorar el deseo; en el caso de mujeres, se les puede prescribir un tratamiento con estrógenos locales a nivel vaginal”, dice.

Úsalo o piérdelo

"De la misma manera que a lo largo de nuestra vida somos seres sexuados, toda nuestra vida tenemos relaciones sexuales porque nos vinculamos erótica o amorosamente con otras personas —explica Escalante—. Entonces, el individuo debe tener convicción del placer como un fin en sí mismo, de esta manera será posible que la edad lo afecte en menor medida".

El cuerpo sí enveceje y se deteriora con la edad, pero mientras más regular sea la actividad sexual, mayor será la probabilidad de mantener la función sexual hasta edades avanzadas, en cambio, si la actividad sexual no es regular, tendrá más posibilidades de perder la función, la regla general es úsalo o piérdelo”, indica el sexólogo.

En hombres no hay una etapa parecida a la menopausia, pero con la edad disminuye la respuesta al estímulo, las erecciones son menos rígidas, baja la cantidad de semen eyaculado y la fuerza con la que sale. Los orgasmos son más cortos y menos intensos, la erección se pierde rápidamente y cuesta más trabajo volver a tener una erección inmediatamente después.
Foto: Pixabay

Alimentación que favorece el deseo sexual 

Tener hábitos de alimentación saludable pueden favorecer una sexualidad plena. “El envejecimiento no afecta a todo el mundo del mismo modo", dice la nutrióloga Samantha Uribe, quien recomienda, por ejemplo, la ingesta de maca para aumentar el deseo sexual.

Sin embargo, para poder hacer uso de la maca se sugiere que el paciente esté sano porque puede haber contraindicaciones, “cada persona es distinta, pero siempre se debe consultar a un especialista antes de integrar algo nuevo a tu estilo de vida. La contraindicación más común es el insomnio, debido al aporte de energía del producto; pero hay muchos más dependiendo del paciente, la medicación actual o su estado de salud”, 

En resumen, los especialistas recomiendan mantener estos habitos que mejoran el desempeño sexual en la vejez:

1. Realizar ejercicio a lo largo de la vida.
2. Mantener contactos sexuales regulares.
3. Gozar de un buen estado de salud.
4. Descansar las horas que el cuerpo pida.
5. Cuidar la ingesta de carbohidratos refinados.
6. Tener una dieta de acuerdo a su estado de salud actual.
7. Y si hay un trastorno de la función sexual, acudir con el especialista para recibir el medicamento adecuado.

Autor: Susan Irais
Periodista de ciencia. Colaboradora en Tangible y Asistente de Información de Iván Carrillo. Profesora adjunta de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Ha escrito para la revista Algarabía y Ciencia UNAM de la Dirección General de Divulgación de Ciencia.