Sin especies, no hay bocado

El 22 de mayo se celebra el Día Internacional de la Diversidad Biológica. El número de especies disminuye a un ritmo acelerado, ¿cómo impacta esto en nuestra alimentación?

Mira nuestro interactivo dando clic aquí o en la imagen
Foto: El Universal

Galindo también hace mención de la importancia nacional de plantas en proceso de domesticación que crecen en las milpas, como los quelites que son toleradas en los cultivos porque tienen muchos nutrientes e incluso virtudes medicinales.

"Esta es una parte de la biodiversidad que olvidamos. La diversidad agrícola y su relación con la salud: Los mexicanos teníamos una dieta muy saludable, que se ha ido transformando en algo espantoso encabezado por la comida chatarra, una de las razones de problemas graves de salud pública como la diabetes”.

Foto: Especial

También hay retos relacionados con el mar, una importante fuente de alimentos. El especialista explica que en México existen más de 450 especies de peces comerciales, sin embargo muchas poblaciones sufren claros ejemplos de sobreexplotación. Por ejemplo el pez sierra se encuentra en peligro crítico, según datos de la UICN. En estos casos, “el reto es restaurar poblaciones, hacer sitios de reserva para no acabarnos el capital y más bien vivir de los intereses”, apunta. Por otra parte, falta más información sobre las especies que consumimos. Saber de dónde provienen y si fueron capturadas de manera legal. Esto también propicia un consumo más responsable.

12pez5.jpg
A pesar de la existencia de 450 especies comerciales de peces en México, algunas son más explotadas y llevadas a niveles críticos, como el caso del pez sierra | Foto: Archivo El Universal 

La ganadería es reconocida por la FAO como la actividad humana que ocupa la mayor superficie de tierra. El área total dedicada al pastoreo equivale al 26 % de la superficie terrestre libre de glaciares del planeta, mientras que el área destinada a la producción de forrajes representa  33 % del total de tierra cultivable. La expansión de la producción ganadera ha sido un factor fundamental en la deforestación.

Ganadería sustentable

Este problema es aún más claro en Latinoamérica, donde se genera la deforestación más intensa del mundo, como la Amazonia con 70% de sus áreas convertidas en pastizales y cultivos forrajeros.

El experto comenta que en nuestro país la ganadería es una de las principales causas de la pérdida de selvas, debido al sobrepastoreo. Detalla que la ganadería extensiva, la que principalmente se practica en el país, se basa en animales que fueron traídos del Mediterráneo y otros lugares del mundo, como borregos, cabras y vacas.

Los animales al pastorear van cambiando la composición de la tierra. Se comen determinadas plantas y van deteriorando los lugares donde llegan. La selectividad de lo que consumen y el pisoteo es muy fuerte, así que acaban arrasando con paisajes completos”.

Según datos del INECOL, Veracruz es la entidad a donde llegaron las primeras reses (siglo XVI) y hoy es el primer productor nacional de ganado vacuno, dedicando 60% de su territorio a la ganadería. La actividad ganadera sostiene la vida de más de mil 300 millones de personas en todo el mundo. Por esta razón se han propuesto cambios en las prácticas ganaderas, como la rotación, cuando el ganado se mueve de un área a otra para dejar que se recupere parte de la superficie.

La pérdida de diversidad genética de las especies se debe a la homogenización de los cultivos y de los que seleccionamos para consumirlos. Las especies domesticadas terminan siendo más susceptibles a enfermedades, plagas y cambios climáticos

Foto: Especial

En esta Semana de la Diversidad Biológica habrá ejemplos de varias iniciativas en el país que ya están puestas en marcha tanto de ganadería de restauración, como ganadería sustentable.

Entre otros temas, se presentaran también casos de producción agrícola más amigable, pues uno de los problemas en México y el mundo es aún el exceso en el uso de fertilizantes e insecticidas. “Estamos utilizando venenos en nuestra propia comida, como el famoso caso del herbicida llamado Roundup, que se utiliza para eliminar malezas, pero es un alimento del que se alimenta la mariposa monarca en EU y Canadá. Son hervicidas que no solo le pagan a la planta, pueden matar hasta animales”. Galindo señala que este problema no se está monitoreando en México y es vital porque va directo al agua.

En un tono más positivo sobre el cuidado de la biodiversidad, uno de los informes relacionados de la FAO sobre el tema señala que durante los últimos años se ha producido un incremento en la protección  de la diversidad genética de los cultivos agrícolas mediante los bancos de genes, que han visto aumentar su número y tamaño. En 2050 habrá que alimentar a nueve mil 200 millones de personas en todo el mundo. Las oportunidades no esperan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir