Sociedad

Tu comida está en peligro... ¿Sabes por qué?

Enrique Anzures 08 / Feb / 19
75% de los alimentos de la humanidad dependen de organismos vivos como las abejas y los murciélagos que hoy se encuentran seriamente amenazados. ¿Quién producirá tus alimentos?

La cadena alimenticia que ha construido la especie humana para su supervivencia, se encuentra estrechamente relacionada con el consumo de distintas clases de plantas. Por ejemplo, los productos bovinos requieren de cereales para su adecuada nutrición; las frutas y verduras que consumimos para complementar esta pirámide alimenticia, necesitan de la producción agrícola.
 
La reproducción de las plantas se realiza mediante la polinización, proceso que consiste trasladar material genético encapsulado en él polen, hacia el órgano reproductivo de la planta para realizar su reproducción o germinación y así generar semillas y frutos. 

Para trasladar el polen, las plantas han evolucionado de manera que aprovechan dos mecanismos naturales. Por un lado, mediante corrientes del viento o del agua y, por el otro, a través de otros seres vivos que actúan como repartidores, conocidos como polinizadores.

Plantas y animales
Primordialmente las plantas de consumo humano requieren del proceso de polinización que utiliza organismos vivos, de ahí que se denominen plantas zoófilas. Los especímenes polinizadores más conocidos  entre la gente son las abejas. Pero existen todo tipos de organismos esenciales para producir la polinización como los murciélagos, ratones, hormigas, colibríes, polillas, mariposas, abejorros, moscas y avispas.

En específico, las abejas se han convertido en un foco de atención, debido a su responsabilidad en el mantenimiento de un porcentaje considerable de plantas de consumo humano. 

Las abejas Apis mellifera, mejor conocidas como abejas domésticas, fueron introducidas artificialmente desde Europa. Debido a su eficiencia y fácil manejo son las más socorridas para la polinización de los grandes cultivos masivos o monocultivos.

Existen todo tipos de organismos esenciales para producir la polinización como los murciélagos, ratones, hormigas, colibríes, polillas, mariposas, abejorros, moscas y avispas.
Foto: EFE

​Esta labor opaca el trabajo de otro polinizadores como, por ejemplo, el abejorro, responsable de la polinización del cultivo de jitomates; o algunas especies de murciélagos que contribuyen a la reproducción del agave que da origen al mezcal y al tequila. También hay que considerar el trabajo de las abejas silvestres, nativas de cada región, como puntos importantes para el desarrollo de la agronomía local, no industrializada y la preservación de hábitats completos, como las selvas al sur de nuestro país.

Fauna amenazada
Los especialistas coinciden que existe una serie de variantes que amenazan la fauna polinizadora, desde el calentamiento global, especies invasoras, enfermedades, reducción de sus hábitats naturales, cambio de uso de suelo e insecticidas.

En el caso de las abejas domésticas, se han detectado la invasión del ácaro Varroa destructor y el Nosema ceranae. Ambos, parásitos que las debilita y expone a otras enfermedades. Además de que también enfrentan depredadores que entran a sus colmenas provocando bajas importantes, como la avispa asiática.

Otro factor amenazante son los insecticidas derivados del neonicotinoides provocan la baja de colonias completas. En tanto que la industria de la alimentación ha expandido los campos de cultivo provocando que áreas que tenían un equilibrio se afecten por este cambio de uso de suelo. 

Eric Vides Borrell, candidato a doctor de Ciencias en Ecología y Desarrollo Sustentable del Colegio de la Frontera Sur ECOSUR, dedica su tema de investigación a las abejas silvestres en la región de la península Yucatán, en su investigación ha observado afectaciones en las comunidades de abejas silvestres nativas de la región, debido al avance de los cultivos agrícolas. Siendo así “el que más está asociados a la muerte de las abejas en la península… son los plaguicidas, ahí se han usado principalmente neonicotinoides y algunos organofosforados”.

Sin alimentos para el futuro
La preocupación más grande tiene que ver con la seguridad alimentaria ya que estima que un 75 por ciento de los cultivos dependen de los polinizadores. Esto ha llevado a organismos internacionales como la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), declarará que el 40% de las especies polinizadoras de encuentran en peligro de extinción. 

Por su parte, la Unión Europea ya ha tomado medidas en conjunto para sus países integrantes mediante la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), que prohibió el uso de insecticidas a base de neonicotinoides, en la salud de las abejas.

En México se empiezan a generar actos de conciencia entre la población. Recientemente, el Centro de Difusión de Ciencia y Tecnología del Instituto Politécnico Nacional instaló una exposición permanente que busca presentar más información sobre las abejas, los tipos de abejas que hay, la problemática que enfrentan y las medidas para proteger a los organismos polinizadores. 

Autor: Enrique Anzures