Sociedad

¿Vegetariano? Tu dieta saludable podría no serlo tanto para el planeta

Citlali Aguilera 26 / Mar / 19
Una congruencia sólida entre un estilo de vida saludable, y nuestros patrones de consumo requiere conciencia de los procesos de producción de alimentos

La semana pasada estaba en medio de una sesión de yoga cuando el maestro habló sobre uno de los conceptos filosóficos de esta disciplina: Ahimsa. Una idea que en pocas palabras se refiere a la no violencia y el respeto a la vida. Mencionó que por eso un yogui no es carnívoro, ya que la manera cruenta de sacrificar a los animales se contradice con este principio.

Yo dije que en este mundo global la situación se complejiza, porque también la producción de vegetales podría estar generando violencia e irrespeto por la vida. Sin duda, mi comentario le incomodó, reacción que me pareció comprensible, pues entiendo que su postura era más bien filosófica y la mía no. Me explico.

Vegetales globales

La mayoría de nosotros consume vegetales producto del sistema que impera globalmente. La producción de estos alimentos a gran escala requiere la intensificación y tecnificación agrícola a través de monocultivos, para ello se necesitan paquetes tecnológicos que incluyen productos mejorados genéticamente y agroquímicos, entre otros; si hacemos nuestras compras de vegetales en supermercados y tiendas transnacionales es casi seguro que nos estamos alimentando de ese sistema.

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) menciona que este tipo de agricultura sustituye selvas, bosques y manglares por campos de siembra —de la misma forma que hacen los pastizales para ganado—, lo cual, en el caso de nuestro país, se traduce en pérdida de la biodiversidad.

geneticaddd.jpg
Los productos que se generan en el sistema de intensificación agrícola tienen mejoras genéticas | Foto: Especial

¿Por qué? Para conocer la respuesta hay que observar en perspectiva el proceso de producción de estos alimentos. Cuando compras en el “súper” esos grandes, jugosos y lustrados jitomates, estás consumiendo un producto que para alcanzar esas características requirió de plaguicidas y herbicidas. Es decir, de agroquímicos que mataron, en primer lugar a insectos y plantas no deseadas (por la industria y los empresarios), reduciendo así la disponibilidad de alimentos para animales más grandes  con lo que se destruye la red ecológica dentro de un ecosistema natural como resultado de una producción convencional de hortalizas.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) las estimaciones para los próximos decenios en cuanto a pérdidas de biodiversidad que, incluso, pueden llegar a la extinción varían ampliamente: Entre el 2 y el 25 por ciento de todas las especies.

campo_3_0.jpg
Los monocultivos son el sistema de producción agrícola que impera mundialmente | Foto: El Universal

¿Vegetales antiecológico?

Por ejemplo, un estudio del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) sobre el cultivo comercial a gran escala del aguacate en la zona de Michoacán (la más importante del país) reveló que la superficie de bosque disminuyó en un 78%, obligando el desplazamiento de la fauna silvestre que, se sugiere, sucumbió en su mayoría.

Bajo este esquema de producción, tanto la carne animal así como los productos vegetales pueden violentar la vida en el planeta. Lo que me llevó a la siguiente reflexión: Pienso que a estas alturas del partido la polémica ya no es una cuestión de ser vegetarianos, carnívoros u omnívoros. Cada quien está en su libre derecho de decidir su estilo de vida por las razones ambientales, políticas, culturales e ideológicas que sean; pero lo que sí es importante es cuestionarnos sobre el sistema alimentario del cuál obtenemos nuestros alimentos.

La diferencia pueden ser nuestras acciones como producir nuestros propios alimentos (el caso de los huertos urbanos es un buen ejemplo) o ir al tianguis más cercano, o comprar a pequeños productores y a marchantas sus productos agroecológicos locales, regionales y de temporada que sean culturalmente significativos.

Seguramente el sistema alimentario global no se transformará pronto, pero lo que sí podemos hacer son cambios, de manera personal, en nuestra decisión de consumo de alimentos que sí respeten la vida. Como dijo, Mahatma Gandhi, activista pacífico practicante del ahimsa durante su vida política en India, “sé el cambio que quieres ver en el mundo”.

campo_2.jpg
Los huertos urbanos, comprar a pequeños productores o en el tianguis pueden ser acciones individuales que hagan una diferencia | Foto: Especial
 

Autor: Citlali Aguilera
Maestra en Gestión Ambiental para la Sustentabilidad. Dirige el proyecto SiembraUV del Centro de Eco-Alfabetización y Diálogo de Saberes de la Universidad Veracruzana. Periodista ambiental y conductora de los programas El Show de la Tierra (RadioMás) y La Ensalada (Radio UV). En el 2018, recibió la Mención Honorífica Nacional del Premio al Mérito Ecológico en la categoría Cultura y Comunicación Ambiental entregado por la SEMARNAT.